Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Intimidación, intriga y espionaje en Hialeah: Acusan a alcalde d e crear red contra opositores

ENRIQUE FLOR Y BRENDA MEDINA

Cuando Julio Rodríguez, un residente de Hialeah, esperaba su turno para hablar la noche del martes 24 de enero del 2012 ante el Concejo de la ciudad, lo dejó perplejo la arremetida de un ex policía. Se trataba de Glenn Rice, entonces un aliado del alcalde Carlos Hernández que se le acercó para decirle al oído “pedazo de basura” y otros insultos.

Rice acosó a Rodríguez varias veces más durante las sesiones públicas en las que el vecino buscaba que el alcalde cumpliera con la promesa de televisar las reuniones municipales.

Pero Rodríguez no fue el único a quien Rice fustigó. En el 2012 y 2013 Rice protagonizó incidentes similares con varios adversarios políticos de Hernández, como el ex alcalde de Hialeah, Raúl Martínez, el ex candidato a la alcaldía Juan Santana y un representante sindical de los bomberos.

Ahora, por primera vez, Rice declara que esos ataques fueron parte de un plan de acoso y vigilancia orquestado por el propio alcalde Hernández para amedrentar a sus enemigos políticos, poco después de ganar las elecciones de noviembre del 2011. Entre sus tareas, según Rice, estaba también mantener en la mirilla a empleados municipales y revisar los historiales de los opositores del alcalde.

Y Rice, que sirvió por 25 años como policía de Hialeah, asegura que no hacía el trabajo de espionaje y acoso de gratis. Rice dijo que Hernández se encargó de que dos empresas privadas que buscaban contratos con la ciudad, lo emplearan como consultor. El ex policía mostró cheques y su estado de cuenta bancario que muestran los pagos hechos por esas empresas.

El ex policía de Hialeah, Glenn Rice, reveló que el alcalde de esa ciudad, Carlos Hernández, orquestó un plan de acoso y vigilancia contra los enemigos políticos de su administración. Según Rice, los ataques protagonizados entre el 2012 y el 2013 no fueron de gratis.

“Mi verdadero trabajo era estar ahí para el alcalde, espiar a sus enemigos políticos”, dijo Rice. “Mi tarea era espiar a los empleados de la ciudad y a los oponentes políticos y reportarle al alcalde de sus acciones”.

Hernández soltó una carcajada al escuchar sobre las declaraciones de Rice.

“Si yo me iba a buscar a alguien para intimidar a la gente, ustedes creen que hubiera buscado a un payaso como Glenn Rice”, dijo Hernández, quien rechazó enfáticamente las acusaciones.

“Toda la gente sabe quién es Glenn Rice, es un chivato político, un mentiroso y ahora se ha sabido que es hasta un delincuente”.

En una entrevista con dos reporteros de el Nuevo Herald el alcalde se distanció de Rice, diciendo que éste nunca fue su aliado y que no era un hombre de confianza de su administración.

Por su parte, Rice tildó de irónica la respuesta del alcalde.

“Ah, entonces le confió a este payaso encargarse de más de $300,000”, dijo Rice, refiriéndose al comité de acción política (PAC) Citizens for Efficient Government. “Él [Hernández] fue quien me llamó y me dio las instrucciones para crear el PAC”.

En enero del 2013, Rice fundó ese PAC, del cual continúa siendo el director. El PAC llegó a tener más de $360,000, dinero con el cual se han financiado, primordialmente, campañas de Hernández.

Las sorpresivas declaraciones de Rice surgen tras una reciente división en el gobierno local de Hialeah, que tiene enfrentados a Hernández y a la concejal Isis García-Martínez, quien de estrecha aliada del alcalde ha pasado a ser una de sus más feroces críticas.

Rice aseguró que decidió revelar las intimidades de todas estas operaciones tras haber sido informado de supuestos comentarios amenazantes que indicaban que “iba a ser destruido por el alcalde”. Antes, Rice había declarado que todo los ataques los había hecho exclusivamente él “por iniciativa propia”.

Pero Hernández dijo que Rice estaría tratando de “hacerse la víctima”. Según el alcalde, Rice se encuentra bajo investigación de las autoridades por recibir, a espaldas del gobierno municipal de Hialeah, pagos simultáneos de las compañías que participaron en la licitación para privatizar el servicio de recogida de basura.

La Fiscalía Estatal y de la Comisión de Ética de Miami-Dade investigaron los pagos de las compañías a Rice. Un reporte de la investigación indica que Rice recibió al menos de $176,000 durante un periodo de tres a cuatro años por parte de tres compañías que buscaban contratar con la Ciudad de Hialeah. Se trataba de un contrato de ocho años por $40 millones.

El alcalde Hernández rehusó ser entrevistado por los investigadores, según documentos de agosto revelados esta semana por la Fiscalía ante un pedido de información de el Nuevo Herald.

De acuerdo con los documentos, Hernández dijo que accedería a una entrevista solo con el director ejecutivo de la Comisión de Ética, Joe Centorino, con quien el año pasado protagonizó una controversia al pagar una multa de $4,000 en monedas de 1 y 5 centavos por haber mentido en inglés y en español en negocios que el alcalde mantuvo con un joyero que purgó prisión por una millonaria estafa.

La Unidad de Corrupción Pública de la Fiscalía cerró el caso.

Rice dijo a el Nuevo Herald que hace unos meses fue contactado por los investigadores de la Fiscalía y de la Comisión de Etica para recoger su testimonios sobre el caso, pero éste rechazó hablar con ellos.

“Yo no soy un chivato (soplón)”, dijo.

Los operativos

Pese a haber sido uno de los más estrechos colaboradores de Hernández, Rice rompió relaciones con éste tras expresarle, a comienzos de este año, sus críticas por el despido de Rick Fernández, un veterano oficial que luego de un prolongado proceso legal, debió ser reincorporado en la policía de Hialeah.

Sin embargo, Hernández tiene una versión diferente sobre el distanciamiento. El alcalde dijo que rompió toda relación con Rice luego de que este supuestamente intentara recomendar que una empresa de personal temporal fuera contratada por la Ciudad de Hialeah.

Rice dijo que el encargo de acosar a figuras incómodas a la administración de Hernández derivó en ataques contra el ex candidato al Concejo, Julio Rodríguez; el vicepresidente del Sindicato de Bomberos, Eric Johnson; el ex candidato a la alcaldía Juan Santana; el ex empleado municipal José Azze; y el ex alcalde de esa ciudad, Raúl Martínez.

Todos esos incidentes fueron reportados por el Nuevo Herald entre el 2012 y el 2013.

Además, durante la campaña municipal del 2011, Rice arremetió reiteradamente contra la bloguera Elaine De Valle.

En el caso del incidente protagonizado con Raúl Martínez, Rice llegó la mañana del 12 de septiembre del 2013 al restaurante Maruch para filmar a Martínez, quien se encontraba reunido con Francisco Alvarado, entonces reportero del Miami New Times.

El incidente derivó en un intercambio entre Martínez y Rice de calificativos como “pedófilo” “mentiroso” y de “hombre sin vida y sin mujer”.

Por primera vez, Rice reveló que aquella mañana recibió “una llamada del despacho de la alcaldía” que lo alertó de que Martínez se encontraba reunido en ese restaurante con el representante sindical de los bomberos de Hialeah, Eric Johnson. En realidad, este último se encontraba en otra mesa. En aquel entonces, el alcalde rechazó haber dado instrucciones a Rice para arremeter contra sus opositores, y aseguró que se trataba de “un problema exclusivamente entre ellos dos”.

Tanto Hernández como su jefe de despacho, Arnie Alonso, negaron en una entrevista el 11 de octubre, que de la oficina del alcalde se le haya avisado a Rice sobre Martínez.

En junio del 2013, Rice acudió a la casa de Santana, en el oeste de Hialeah, y empezó a filmarlo con la cámara de su celular. Pero el ex policía ignoraba que Santana lo estaba grabando con una diminuta cámara que aparentaba ser un auricular telefónico.

De forma ofensiva, Rice le dijo a Santana que apestaba y le preguntaba “¿Eres gordo?”. Santana le respondió “¿Y tú, eres feo?”. Luego, Rice cuestionó a Santana por su postulación a la alcaldía de Hialeah, ante lo cual el candidato respondió: “Yo no soy corrupto como lo es tu líder”. El video fue difundido por medios locales.

Sobre este último caso, Rice dijo que el objetivo encargado por Hernández era fotografiar la vivienda de Santana, la cual estaba en venta y encaraba violaciones municipales.

Rice también detalló que el alcalde lo instruyó a espiar a la concejal Vivian Casals-Muñoz, actual aliada política de Hernández. Según Rice, montó vigilancia frente a una oficina de campaña de la concejal, en la calle 68 del oeste.

“El alcalde quería saber en detalle quién entraba y quién salía de la oficina de Vivian”, dijo Rice, quien recordó que en aquella época, Hernández mantenía una relación distante con esa concejal.

Hernández dijo que nunca mandó a espiar a Casals-Muñoz. La concejal no respondió llamadas de el Nuevo Herald.

Los pagos

Documentos en poder de el Nuevo Herald, prueban que Rice recibió pagos de las empresas Waste Pro y Waste Management, las cuales participaron sin éxito en la licitación para privatizar el servicio de recogida de basura.

También recibió pagos de una tercera compañía: International Management Consultants Inc. (IMC), empresa que de acuerdo al reporte fiscal fue controlada por el ex concejal de Hialeah, Hermán Echevarría, quien, según las autoridades, intervino como cabildero de la compañía que en el 2015 ganó la licitación: Progressive Waste Solutions. El mismo reporte fiscal indica que los representantes de Progressive negaron tener conocimiento de que Rice haya sido contratado por IMC.

Los estados de una cuenta bancaria de Rice muestran depósitos mensuales de $2,000 que le realizó Waste Pro. Rice indicó que entre el 2013 y el 2015, esa compañía le pagó un total de $72,000.

Rice mostró además copias de varios cheques girados por IMC por montos de $2,000, $6,000 y $4,000, correspondientes a pagos de enero, febrero y abril de este año, respectivamente. Esos cheques, según Rice, le fueron entregados personalmente por Echevarría, en su oficina de Brickell.

“Yo empecé a recibir los pagos mensuales de estas dos compañías [Waste Pro y IMC] poco después de que el alcalde ganara las elecciones en el 2011”, dijo Rice. “Yo nunca llené ninguna solicitud de empleo para esas compañías, todo lo manejó el alcalde”.

Un reportero de el Nuevo Herald buscó la versión de IMC, con sede en Brickell, pero no hubo respuesta al pedido de entrevista. También se buscó la versión de representantes de Waste Pro pero tampoco respondieron.

Según la investigación fiscal, IMC le pagó a Rice al menos $76,000 desde abril del 2012.

En el caso de Waste Management, una fuente de esa corporación que declaró bajo la condición de no revelar su identidad, dijo que contrataron a Rice a fines del 2014. Según la investigación fiscal, Rice recibió de esta empresa al menos $30,000.

“Vimos que [Rice] era del entorno del alcalde y queríamos tener alguien de [adentro] que nos pudiera informar sobre los pasos que se daban en la licitación”, dijo la fuente. “Pero el contrato que hicimos era muy claro: no hacer lobby”.



This post first appeared on Cuba En Hialeah, please read the originial post: here

Share the post

Intimidación, intriga y espionaje en Hialeah: Acusan a alcalde d e crear red contra opositores

×

Subscribe to Cuba En Hialeah

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×