Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Asia 2019-Malasia-Qué ver y hacer en Kuala Lumpur en dos días (II)-Parte 22

En el artículo anterior os contaba qué ver y hacer en Kuala Lumpur, una ciudad que visitamos hace 15 años y que encontramos muy cambiada, mucho más moderna, con bastantes rascacielos nuevos, mucho más transporte público, incluso una línea de autobús gratuito que circula por el centro, lo que ha hecho que desaparezcan de la ciudad los millones de motos que entonces había.

Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
La familia en las Cuevas Batu en 2019.
Después de desayunar cogimos un Grab para llegar a las Cuevas Batu o Batu Caves. Como éramos 5 y no estábamos alojados en el centro de Kuala Lumpur nos salía más o menos igual que en transporte público, pero si este no es vuestro caso se puede llegar tomando el KTM Komuter desde Kuala Sentral, Kuala Lumpur Station o cualquier otra estación en la misma línea del tren y llegar a la estación con el nombre “Batu Caves”.

Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
Yolanda en la cuevas en 2004.
Desde nuestra primera visita a la ciudad, las cuevas han cambiado un montón, desde los coloridos templos de abajo, antaño inexistentes, hasta la gran figura dorada de Murungan (colocada en Enero de 2006) o las mismas escaleras, que ahora son más anchas y coloridas.

Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
El interior de Temple Cave...
Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
...está repleto de pequeños templos.
Construido dentro de una enorme cueva natural (descubierta en 1878) cerca del río Batu, y dedicado a Murugan, hijo del dios Shiva y la diosa Pavarti, cuando llegamos nosotros al templo, antes de las 9 de la mañana, estaban casi vacías, todo lo contrario de cuando nos fuimos, que, aunque no abarrotadas, si que es verdad que se veía más ambiente.


Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
Batu Caves.
Las Batu Cave son el santuario hinduista más importante de toda Malasia y son un conjunto de 4 cuevas, la principal, Temple Cave, es donde se encuentra el santuario en sí y las otras tres son las Dark Cave, Ramayana Cave y Cave Villa.

Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
La estatua dorada de Murungan mide más de 42 m.
Nosotros sólo entramos a la principal, Temple Cave, y para llegar a ella hay que subir unas coloridas escaleras de 272 escalones, al lado de la estatua dorada de Murungan que hay en la entrada, de 42 metros de alto, la más alta del mundo dedicada a este dios.

Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
Dentro de la cueva también hay escaleras.

Como en todos los templos hindúes, el acceso es gratuito tanto a los templos de abajo, como a los del interior de la cueva, a unos 100 metros de altura.

Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
Templo hindú de abajo de las cuevas.
Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
Explosión de colores brutal.
Según vamos subiendo podréis ver monos campando a sus anchas, tanto en las escaleras. como en la cueva, pero he de confesar que, la primera vez, vimos muchos más.

Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
Los templos son gratuitos.
Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
Los hindús tienes más de un dios.
En la Temple Cave, iluminada por la luz natural que se filtra a través de los grandes huecos del techo de la cueva, encontraréis diversos templos y estatuas que representan fragmentos de la historia del dios Murugan, a los que, como en el resto de lugares sagrados, debéis descalzaros para entrar en el interior de los templos. 

Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
A los templos se debe entrar sin zapatos.
Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
Fieles rezando y esperando una bendición.
Damos una vuelta por el complejo, que realmente no nos entusiasma, sin embargo, el entorno natural en el que se encuentra, las escaleras, la gran estatua...es decir, la parte exterior, es tremenda y la visita merece la pena solo por ver algo así.

Cuevas Batu o Batu Caves. Kuala Lumpur, Malasia.
Figuras del templo.

Casi que mola más el colorido templo hindú de abajo a la izquierda, que visitamos al bajar, que el interior de la cueva, pero no os engañéis, esta es una visita imprescindible en Kuala Lumpur. 


Torre Menara o KL Tower. Kuala Lumpur, Malasia.
Torre Menara o KL Tower.
Tras la visita, de nuevo en Grab, llegamos en 25 minutos a la Torre Menara o KL Tower, lo que en transporte público nos hubiera costado poco más de una hora, y al ser 5, más o menos por el mismo precio.
  
Torre Menara o KL Tower. Kuala Lumpur, Malasia.
Mi chico admirando Kuala Lumpur...
Torre Menara o KL Tower. Kuala Lumpur, Malasia.
...desde el mirador o Sky Deck de la KL Tower.
Con sus 421 metros de altura, antena incluida, la torre de comunicaciones Menara o KL Tower, es junto con la Petronas, uno de los símbolos de la ciudad. Es la séptima torre más alta del mundo.

Torre Menara o KL Tower. Kuala Lumpur, Malasia.
Izan y yo en el Tower Sky Box.
La torre tiene varios tipos de entradas que se pueden combinar entre ellas, así que nosotros, los niños y yo, escogimos la entrada que incluía la emocionante experiencia Tower Sky Box, donde estuvimos en una caja con el suelo y paredes de cristal, extendida en la repisa del Sky Deck o mirador, a 300 metros de altura.

Torre Menara o KL Tower. Kuala Lumpur, Malasia.
Turno de Joel, que no estaba muy convencido.
Esta experiencia única para disfrutar de la vista panorámica de Kuala Lumpur, no existía en nuestra primera visita allá por el 2004.

KL Tower Upside Down House. Kuala Lumpur, Malasia.
KL Tower Upside Down House.
KL Tower Upside Down House. Kuala Lumpur, Malasia.
La casa al Revés de Kuala Lumpur.
A unos metros de la entrada de la torre, está la KL Tower Upside Down House, una nueva experiencia donde no solo la casa, sino todos los muebles de la casa están al revés.

KL Tower Upside Down House. Kuala Lumpur, Malasia.
El dormitorio de matrimonio.
Esta una cabaña tradicional inglesa de dos pisos, posee varias habitaciones con muebles y decoración del hogar que, como su nombre lo indica, están completamente al revés.

KL Tower Upside Down House. Kuala Lumpur, Malasia.
Aquí, en el recibidor, os descalzaréis.
Lo que en un principio fue pensado como una visita para que los niños se lo pasaran bien se convirtió en un sinfín de risas y carcajadas por parte de los 5, sobretodo al ver el resultado de las fotos.

KL Tower Upside Down House. Kuala Lumpur, Malasia.
La cocina al revés, ¿o somos nosotros?
Cocina, la sala de estar, el dormitorio principal, baños, dormitorios, de foto en foto nos pasamos más de 30 minutos de habitación en habitación.

KL Tower Upside Down House. Kuala Lumpur, Malasia.
La sala de estar se nos viene encima....
Tened en cuenta, si queréis entrar, que limitan el número de personas del interior, de modo que, si llegáis y no hay cola, visitad primero la cada y luego la torre, si hay mucha lista de espera, hacedlo al revés.

KL Tower Upside Down House. Kuala Lumpur, Malasia.
La verdad es que es muy divertido.
Debéis saber también que, si pretendéis subir a la torre con la opción del Tower Sky Box, también será una visita más lenta, de más de una hora, porque deberéis esperar vuestro turno.

KL Tower Upside Down House. Kuala Lumpur, Malasia.
El cuarto de los niños.
Justo frente a la Casa al Revés, hay un trozo de selva en plena city, el Parque de Bukit Nanas o KL Forest Eco Park, donde especies animales y vegetales de la selva malaya conviven cerca del asfalto.

Parque de Bukit Nanas o KL Forest Eco Park.
Parque de Bukit Nanas o KL Forest Eco Park.
La entrada es libre y gratuita y se puede hacer por el suelo o por los puentes colgantes que hay entre la selva.

Nosotros elegimos esta opción y caminos entre los árboles y puestos de observación. 


This post first appeared on Los Viajes De Hector Y Yolanda, please read the originial post: here

Share the post

Asia 2019-Malasia-Qué ver y hacer en Kuala Lumpur en dos días (II)-Parte 22

×

Subscribe to Los Viajes De Hector Y Yolanda

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×