Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Ben Roethlisberger y Los Steelers dieron la sorpresa al aplastar a los Colts por 51 a 34

Semana 8

Una noche para la historia en Heinz Field

Creo que no me equivocaré si sostengo que acabamos de ver el mejor partido de lo que va de esta temporada regular.

  • La mejor ofensiva de la  liga contra un equipo acorralado, con la espalda contra la pared, jugando ante su público.
Tampoco estaré mal si digo que Indianápolis Colts vs. Pittsburgh Steelers ya es un clasicazo construido sobre la base de aquella victoria acerera de postemporada, aquella tarde en la que Ben tackleó y evitó la derrota y este juego que nos ha dejado a todos, propios y extraños, con una mueca de incredulidad en los rostros.
Ben Roethlisberger, records broken, Colts, espanol

Y es que los Steelers no habían podido hacer pie todavía en las virtudes de su juego. Sólo habíamos visto destellos, trazos de juego virtuoso que se agotaba y decepcionaba. Debo decir también que ahora, NADIE pedirá la cabeza de Coach Todd Haley, ni del Coach Dick LeBeau ni tampoco durante esta semana. El fanático suele ser (solemos ser), en este sentido, tan oportunistas como ingratos.
  • Y es que estaba claro que el problema de la inconsistencia de los Steelers estaba en sus cabezas. No en sus habilidades técnicas.
Tal vez el lunes pasado esta ofensiva dió una muestra de todo lo era capaz de lograr con sus veteranos y con todos sus novatos, todo ellos jóvenes muy talentosos.

Puede suceder que las estadísticas no reflejen muy fielmente el resultado del partido.
Pero en este caso el lector interesado puede tener una idea acabada de lo sucedido analizando las estadísticas. Y aquí señalo algunas que me parecen significativas:
  • Conversión de terceros intentos: PIT 61% - IND 50% (Los Colts sólo habían permitido que sus oponentes convirtieran el 26 % entrando a este partido)
  • Jugadas. PIT: 81 (39:43 en tiempo de posesión) - IND: 57 (20:17)
  • Series ofensivas: 11 (apenas 3 punts) - 13
  • Yardas totales: 639 - 448
  • Yardas por aire: 522 - 385
  • Pases completos/intentos: 40/49 (81%) - 26/45 (57%)
  • Capturas permitidas: 0 - 2 (Los Colts ranqueaban 3° en la liga en el rubro capturas de mariscal)
  • Turnovers: 2 por lado
  • En red zone, anotación/intentos: 5/6 - 1/3
  • TD de los equipos especiales: 1 - 0   
Para doblegar a la primera ofensiva de la liga, los Steelers tenían que ser mejor ofensiva. Ser implacables. Extender el desempeño de los 88 segundos del final del segundo cuarto del lunes por la noche pasado, a los 58 minutos del resto del partido.
  • El juego se ganó en varios aspectos: la Línea Ofensiva, la línea defensiva y linebackers, y en el cuerpo de receptores y el QB.
La línea ofensiva permitió una comodidad al QB pocas veces vista. Ben Roethlisberger tuvo el tiempo necesario para que sus receptores se desplegaran en el downfield. Fue prácticamente intocable. En un pase a Antonio Brown contó con unos sorprendentes 7 segundos para dejar que el receptor corra su ruta.
  • Por otra parte fue especialmente efectivo lanzando profundo, ya que completó 8 de 11 pases para 209 yardas y 2 TD en pases de más de 15 yardas.
También fue solvente lanzando bajo presión ya que completó 6 de 9 pases, para 111 yardas y 2 TD.
En semanas anteriores la Nación Steeler fue testigo de una llamativa falta de coordinación con sus receptores, en especial con Justin Brown y Markus Wheaton. Esta semana han corregido con creces esa deficiencia.

Hay que agregar que la defensiva visitante no tuvo una de sus mejores tardes. A la falta de efectividad para contener y capturar al QB, hay que sumarle la facilidad que cedieron a la ofensiva para que sus receptores recibieran absolutamente desmarcados en varias ocasiones.

Pero el juego aéreo desplegado por Ben fue tan asombroso que empalideció las nada despreciables 117 yardas terrestres del dúo LaGarrette Blount (21) - Le'Veon Bell. En efecto, el N° 26 acarreó para 92 yardas y atrapó 6 de 7 balones para completar 56 yardas.

Cinco receptores atraparon para más de 50 yardas y 4 de ellos anotaron touchdowns. En este festival de juego aéreo, hasta el FB Will Johnson también cumplió su parte al recibir dos pases de 11 yardas para 1er y 10.

Presión, presión y más presión

La defensiva de los Steelers entró al juego demostrando que se dobla pero no se quiebra: en la primera serie ofensiva de Indianapolis solo permitieron 3 puntos.
  • Debido a que los locales se despegaron tempranamente en el marcador, los Colts se vieron obligados a abandonar casi por completo el juego terrestre.
La mejor ofensiva de la liga se vió limitada (si es que pasar 385 yds se puede llamar limitada) gracias a la presión que impuso la línea defensiva acerera junto al cuerpo de linebackers sobre el pasador, Andrew Luck, llegando a presionar hasta con 7 jugadores.

Las cargas llegaban por fuera y por el centro. Aunque sólo fue capturado un par de veces, Luck fue golpeado, presionado y derribado en muchas ocasiones.

Claro que cuando la presión no llegaba a tiempo y Luck pasaba, había un amplio espacio, por donde correr luego de la atrapada. La secundaria Steeler mostró debilidades sobre todo por el lado de Cortez Allen quien fuera sentado y reemplazado por Antwon Blake quien finalmente terminó interceptando un pase que puso fin al partido.
  • William Gay fue el máximo tackleador del equipo y devolvió una intercepción para TD.
Se ha vencido a un equipo sólido, de primer nivel, con marca de 5-2, que aún hoy conserva el primer lugar en toda la liga en yardas totales, con el pasador más prolífico de la temporada y el mejor receptor en yardas, T. Y. Hilton.

No es que los Steelers se aprovecharon de los Colts en una mala tarde.
Los Colts con su ofensiva marcaron números que en cualquier otra circunstancia, hubieran sido suficientes para llevarse la victoria ante cualquier oponente.
  • Los Steelers fueron mejores. Durante los 60 minutos. Frente a una gran ofensiva que nunca se entregó. Los Steelers fueron mejores que uno de los mejores en su mejor momento.
Lo que comenzó a esbozarse hace 6 días frente a los Houston Texans, terminó por estallar hoy.
Un equipo consistente cuya ofensiva colaboró con la defensiva convirtiendo TDs.
Con una confianza tal que les permitió anotar 7 puntos en 4to y 1.
Una confianza que parece no estaba allí hace 7 cuartos.
Una confianza que revivió a un equipo que estaba latente, invernando. Que fue madurando a jugadores como Martavis Bryant hasta que estuvieran a punto para ingresar al campo y sorprender.

El Mariscal de campo tal vez más ignorado y subestimado de la liga, hoy está en boca de todos con los récords batidos. 
Y no es justamente por esos récords que Ben es Ben. O no sólo por eso. 
Ben es quien es, porque salió a jugar en una pierna, con un entablillado en su tobillo tan rígido que apenas le permitía caminar. 
Ben es Ben porque siguió jugando con su naríz rota, porque arriesga su físico porque no se entrega, porque nunca dá por terminadas las jugadas.
Para nosotros Ben era Ben aún antes de los records batidos.  

Que se sepa...

El Dr. de Acero

Para leer mas sobre los Pittsburgh Steelers en español, hagan clic acá.


This post first appeared on Steel Curtain Rising - Hard Hitting Analysis Of St, please read the originial post: here

Share the post

Ben Roethlisberger y Los Steelers dieron la sorpresa al aplastar a los Colts por 51 a 34

×

Subscribe to Steel Curtain Rising - Hard Hitting Analysis Of St

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×