Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Racumín pa Belcebulio, "el Dañabaile"

Belcebulio, Negro con el alias “Dañabaile”, se clavaba
en rumbas con la consigna “no me invitaron, pero
no me pidieron no venir”. Si porque no lo convidaran
era echado, ¡no se iba! De una armaba pleitos.
Trompadas propinaba, puñaladas, machete y bala.
Nunca por eso cayó a la chibunga, según por oraciones
–o ensalmos- inspiradas en el Diablo. Formaba bonches
si no le servían licor o si era en poca medida,
como igual si no le ponían canciones que pedía.
Injuriaba de miles modos a mujeres que no bailaran
con él, o si lo hacían pero sin que se dejaran
apercollar o serruchar. Braveaba si comida le negaban,
o si le daban poca o si repelar le impedían.
Como represalia por eso a la cocina iba y, enseguida
de sacar sopa con hartas presas y de arroz olladas,
con sal dañaba el bitute; o con jabón lo hacía.
Hembras que a irse a la cama con él se negaran
resultaban desairadas con sus muy guaches palabras,
o a golpes las cogía, o él a las bravas era que las poseía.
…¡Chao, Belcebulio!, por Racumín en guaro y en comida.


This post first appeared on Ebanolia Rebelada, please read the originial post: here

Share the post

Racumín pa Belcebulio, "el Dañabaile"

×

Subscribe to Ebanolia Rebelada

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×