Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Emprender y acompañarnos

Algunas personas miran con cara rara cuando escuchan mi lema «es posible emprender sin perder el espíritu de juego y el sentido del humor». Y yo cada día que pasa creo más que es mucho más sencillo cuando tenemos una red de contención bien emprendedora y con alta actitud positiva .

Las redes sociales están a la orden del día: sabemos que son necesarias para hacer crecer nuestros Negocios, que potencian fortalezas propias y ajenas, que acercan oportunidades y alianzas. Pero sobre todo, estas redes ayudan a mantenernos motivados y en carrera. La energía de nuestra red es contagiosa y si es positiva… ¡es viral!

¿Qué pasa cuando la energía es viral? ¡Salen los emprendedores a apoyar a otros emprendedores en masa!

Me quedé pensando qué necesitan nuestros colegas para contagiarse de esta energía viral, de qué manera podemos apoyarlos para que se sumen a la alegría emprendedora. Veamos…

1) Recordales sus logros

Cuando estamos pasando por un mal momento emprendedor, por una mala «racha», no necesitamos que nos abrumen con los exitosos números y estadísticas de los demás. Es más, es probable que tu colega conozca perfectamente cuáles son esos números y los celebre también. Sin dudas, como emprendedores, tenemos que conocer bien qué está pasando en nuestro mercado, entre competidores, etc. Aquí el tema es cuando dos emprendedoras colegas se encuentran a tomar un café y una de ellas necesita un poco más de comprensión y menos de estadísticas .

Todos tenemos logros, si llegamos hasta aquí, hemos caminado un rato por la vida, ¿verdad? Entonces, café de por medio, es momento de recordarle a tu colega cuáles han sido los éxitos que obtuvo hasta ahora. Revivir momentos de éxito serán una buena manera de mostrarle que cuenta con excelentes recursos y habilidades para volver a conseguirlos. No es hora de «¡pero no hiciste tal cosa!». Es hora de «¡hiciste esto y fue estupendo!».

2) Mostrales las oportunidades

Siendo parte de un mal momento de negocios, resulta un poco difícil ver dónde están las alternativas o las oportunidades. Es cierto, ¿quién es dueño de todas las respuestas? No somos asesores o expertos en la materia. Pero somos emprendedoras, somos colegas y quizás -estando fuera del problema- estemos más listas para detectar algunas opciones para ayudarla.

Las oportunidades y opciones vienen en distintos envases. A veces hay que estar atentos a noticias del diario, otras a las webs temáticas, otras a los eventos de negocios en nuestra ciudad, otras a una publicidad en una revista. Mostrale a tu colega algunos datos que consideres de su utilidad: café de por medio, o mail de por medio, o mensaje en redes de por medio; sobre una revista nueva del sector, un boletín electrónico sobre emprendimientos, un próximo evento de networking en su localidad, un grupo virtual flamante donde se encuentran los creativos de negocios. Un dato puede ser una pequeña gran oportunidad para ella.

3) «No tenés edad para emprender»

Mmm… ¡me gustó esto de no tener edad! No te sientas mal si te dijeron tal frase porque tienen razón. ¡Qué más da la edad! Para emprender necesitamos la pasión ardiendo en nuestro espíritu y eso no depende de la edad, ¿no?

Ayudale a tu colega a redescubrir: la pasión por emprender, las ganas de rentabilizar ese pasatiempo que le gusta más que a nada en el mundo, el sueño de independizarse de la empresa para la que trabajó toda su vida, el sueño de niño de crear un proyecto propio, nuevo, diferente, algo creativo que haga girar sus ideas hasta ponerlas en el camino directo hacia su éxito.

La edad emprendedora tal vez sea una mezcla perfecta de todas las edades con más ingredientes de la etapa adolescente: locura para ser intrépidos, el eterno enamorado de nuestra idea de negocios, la euforia frente a los primeros objetivos alcanzados, el incansable para seguir toda la noche en vela y trabajando, el jugarse sin red y ¡jugar como niños!

Amiga, ¡no hay edad para emprender!

4) Una palabra, un gesto, un dato… en POSITIVO

Salgamos ya de nuestro micromundo para apoyarnos entre emprendedores. Ni siquiera tenemos que movernos de casa para hacerlo. Ahora mismo está corriendo la energía a través de nuestras computadoras y no estamos mesa de por medio en el bar (¡pero como si lo fuera!). En Internet hay cientos de grupos, foros, redes y blogs donde encontrarse con otros emprendedores… ¡y conectar! Mejor dicho: ¡comunicarnos! ¡apoyarnos!

Quizás creas que estoy hablando de grandes hazañas en cuanto «apoyarnos». No, no. Hablo de una palabra, un gesto, un dato, una idea que aunque parezcan pequeños, serán inmensos para su colega. Veremos que de pronto lo mínimo se transforma en máximo.

¿Y los negocios…?

«¿Y los negocios dónde quedaron?», dirás. Somos emprendedores y vivimos de nuestros negocios. Nos apasiona emprender pero tenemos que pagar las cuentas.

¡Claro que sí! Pero son estas redes de apoyo las que nos motivan a continuar con ese «mínimo» gesto, dato o palabra. Y los negocios están allí mismo: cuando salimos adelante, cuando hacemos correr la voz para todos, cuando sabemos que otros están avanzando con nosotros. ¡AQUÍ es dónde están los negocios para todos!

Compartamos logros y también los que no fueron tales, compartamos y generemos oportunidades, brindemos datos y gestos en positivo, y ¡seamos emprendedores con corazones adolescentes por siempre!

Con afecto,

Paola.



This post first appeared on Chicas Emprendedoras – Presentación De Emprendi, please read the originial post: here

Share the post

Emprender y acompañarnos

×

Subscribe to Chicas Emprendedoras – Presentación De Emprendi

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×