Jeremie Heitz sabe que, en cada aventura, cuenta con la complicidad de su mejor amiga: la montaña. La conoce como pocos. Es por eso que se atreve a lo que pocos, esto es, esquiar en los lugares más arriesgados, donde sólo un puñado de temerarios se animan.

Esta vez puede vérselo (¿pudieron, ya?) en el pico vertical de los Alpes Peninos, en Suiza. El esquiador de 27 años está en soledad y sólo deja como rastro la estela de sus dos tablas.

El fotógrafo Tero Repo tomó las imágenes para una sesión hecha a la medida de Red Bull, la marca acostumbrada a mostrar deportes extremos. La imagen forma parte de un video que Heitz está grabando: hará lo mismo en 15 picos diferentes, todos arriesgados y peligrosos para su vida.

Al borde del abismo. Heitz suele esquiar en lugares en los que nadie se atrevería

Otro ángulo del trayecto que Heitz realizó sobre uno de los picos de los Alpes Peninos

Heitz comenzó a esquiar a una temprana edad: apenas dos años. Nacido en Suiza, comparte con sus seguidores una filosofía que lleva a cada uno de sus viajes. “Vive cada momento un 200 por ciento“, algo que evidentemente cumplió durante su viaje a los Peninos.

Heitz tiene pensado hacer una grabación en 15 picos diferentes. Aquí, una de sus muestras extremas

Heitz tiene pasión por los fuera de pista y los picos empinados. Nada lo atrae más que el peligro

Jeremie Heitz es suizo y tiene 27 años. Comenzó sus aventuras a los 2