Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Lo ‘sagrado’ de la noche latina en un bar gay

CHICAGO — La noche del 11 de junio comenzó como cualquier otra de ‘Latin Saturday’ en la discoteca Pulse en Orlando, Florida.

“¡Aviso a nuestros latinos y a cada uno a quien le guste un poco de sabor latino!”, se leía en una publicación de la página de Facebook de Pulse, aproximadamente a las 7 p.m. “¡Esta noche es noche de fiesta! Aquí dejamos un poco de música para que escuchen mientras se ponen sexy para esta noche!”, continuó.

Inmediatamente debajo, la canción “La Gozadera” de Gente de Zona comenzó a sonar.

“Y se formó la gozadera, Miami me lo confirmó, y el arroz con habichuelas, Puerto Rico me lo regaló”, sonaba al ritmo de Gente de Zona y Marc Anthony.

“La noche latina es realmente especial para nosotros”, dijo Emmanuel García, organizador comunitario Queer en Chicago que aboga por la Comunidad LGBTQ.

“Significa bachata, salsa, merengue, luego tienes los personajes y la gente quien encarna todo lo que es parte de Nuestra Comunidad LatinX y que se únen en una noche”, añadió.

Esa noche, aproximadamente 320 personas asistieron al ‘Latin Saturday’ en Pulse Orlando.

“El flyer que promovía la noche en Pulse Orlando, era como muchos de los flyers que promueven las noches gays latinas por todo EEUU”, contó García con la voz entrecortada.

García confesó su homosexualidad a sus padres —inmigrantes de la clase obrera— cuando era muy joven y durante los últimos 15 años se dedicó a crear espacios seguros para ofrecer recursos a los queers latinos.

“Una de las cosas que pasan en nuestra comunidad es que no somos aceptados por nuestras familias o por nuestra comunidad latina”, explicó. “Y por eso, la Latin Night es realmente especial y muy valiosa para nuestra comunidad porque es nuestro espacio para celebrar, para ser nosotros mismos. Es un espacio donde se nos acepta, se nos da la bienvenida, donde podemos estar con otros, darnos la mano, besarnos en privado y, para muchos jóvenes, es un lugar donde acuden para descubrirse a sí mismos”, continuó García.

“Pero estos espacios también son limitados y casi exclusivos para nosotros (los LatinX queers). El resto de cantinas y clubes no son para nosotros”, afirmó.

Por esa razón, García explicó, que la ‘Latin Gay Night’ en los clubes gays es “sagrada”.

“Sé lo que es ir a antros gays que sólo tienen una Latin Gay Night. Sé lo que es saber que cuando las luces se encienden, ese lugar ya no es mío o nuestro por más tiempo. Sé lo que es ver flyers que anuncian Bachata, Corridos, Salsa, Hip-Hop, Reggaeton y saber que cuando la música deja de sonar, no regresará hasta que encuentre el siguiente flyer”, escribió García en una emotiva publicación.

Ese ‘Latin Saturday’ en Pulse, Orlando, acabó trágicamente antes de lo esperado.

El 12 de junio, aproximadamente a la 1 a.m., una publicación inusual fue compartida en la página de Facebook del local.

“Que todo el mundo salga de Pulse y corra”, se leía.

Omar Mateen, de 29 años, interrumpió la noche al abrir fuego en el interior de la discoteca y mató a 49 personas e hirió a 53 en la balacera masiva más mortífera de la historia de EEUU.

“Estaba en estado de shock, estaba alarmado por el número de víctimas y por el hecho de que principalmente hubiera víctimas puertorriqueñas y LatinX; nuestra comunidad atacada una vez más”, mencionó García. “Realmente me afectó mucho y lo tomé muy personal porque comencé a ver mi cara reflejada en las caras de la gente que falleció. Comencé a ver a mis vecinos, a mis amigos, a mi comunidad LGBTQ”, añadió.

Durante la balacera masiva, Mateen llamó al 911 y juró lealtad al líder del Estado Islámico, según las autoridades. El hombre también publicó un estado en su página de Facebook en la que juró lealtad al grupo.

“Sé lo que es estar en una discoteca con mis amigos. Sé lo que es tener un único espacio donde podemos reunirnos como una comunidad, como gay, bisexual, lesbiana, como transgénero”, mencionó García.

“Como latinos y gays, se nos dan partes de espacios constantemente. Ese espacio que se supone que es nuestro santuario, nuestra zona de seguridad, el lugar donde nos reunimos para celebrar, nos lo arrebataron”, dijo mientras apartaba la mirada.

El padre de Mateen, Seddique Mir Mateen, sugirió el domingo que su hijo era homofóbico y que “no tenía nada que ver con la religión”, mencionó a NBC.

García considera que la balacera fue un crimen de odio.

“Este es el momento cuando decimos ‘eran nuestros hermanos y hermanas’ y tenemos que hablar por ellos para que todos seamos visibles en ambas comunidades, la LGBTQ y la comunidad latina”, mencionó.

Junto a otros líderes LGBTQ, García acudió a lugares locales y a los medios para dar voz a las preocupaciones de su comunidad. Aseguró que a pesar de la tragedia, su responsabilidad es crear espacios seguros para los jóvenes latinos LGBTQ.

“No dejemos que las muertes sean en vano”, expresó García. “Aunque vayamos a pasar por un momento de luto”, explicó García. “Es una oportunidad para que nuestra comunidad se una, para que nuestra comunidad latina comienza a abrirse al diálogo sobre lo que significa la homofobia y sobre cómo todos somos parte de esta comunidad”.



This post first appeared on Vivelohoy | Noticias De Chicago, Nacionales,, please read the originial post: here

Share the post

Lo ‘sagrado’ de la noche latina en un bar gay

×

Subscribe to Vivelohoy | Noticias De Chicago, Nacionales,

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×