Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Pandilleros presumen armas y escuchan ópera antes de un tiroteo

CHICAGO — En este video se ve a Thaddeus Jiménez, líder de una pandilla del noroeste de la ciudad, conducir su Mercedes descapotable por el vecindario de Irving Park, al noroeste de la ciudad, en compañía de otro pandillero, José Román; escuchan ópera, presumen sus armas, muestran con señas su afiliación pandillera y finalmente le disparan (en el video de abajo) a un hombre desarmado, un ex camarada, a plena luz del día.

El video es la evidencia que habla por sí misma sobre la “violencia con armas de fuego’, indicó el juez federal que los sentenció el jueves por posesión de armas.

Pandillero le dispara a ex camarada a plena luz del día

Jiménez, quien invirtió una indemnización millonaria en revitalizar a su pandilla, los ‘Simon City Royals’, fue sentenciado a 9 años y 2 meses, después que los fiscales mostraran el video en el que se le ve dispararle con toda calma a un ex pandillero en ambos muslos, después de recorrer las calles del vecindario, una mañana del verano de 2015.

El acompañante de Jiménez, Román, quien grabó el Tiroteo desde el asiento delantero del Mercedes con su iPhone, fue condenado a un poco más de 7 años de prisión después de que su abogado lo describiera como “un interesado” que seguía a Jiménez solo por su dinero.

El juez federal Harry Leinenweber impuso ambas sentencias después de sus declaraciones de culpabilidad a un único cargo federal de posesiónde armas. Cada uno todavía enfrenta cargos en la corte criminal del Condado de Cook por el tiroteo contra Earl Casteel, de 33 años.

Los fiscales buscaban una condena máxima de 10 años de prisión para Jiménez, mientras su abogado, Steven Greenberg, quería una sentencia de tres años y medio de prisión con el argumentó que su cliente ya había pasado 16 años en la cárcel por un asesinato que no cometió.

Jiménez tenía 13 años cuando fue acusado de la muerte de Eric Morro, de 19 años. Luego condenado injustamente, en 1994.

Cumplió 16 años de una sentencia de 45. Y en 2009 fue exonerado y liberado. Tres años después, en 2012, un jurado federal determinó que se le recompensara con $25 millones por los daños de la condena injusta.

Tres años más tarde, en 2015 Jiménez fue acusado de dispararle a Casteel, quien estaba desarmado.

Líder pandilleril condenado a 9 años de cárcel por tiroteo descarado

Casi la mitad de su fortuna Jiménez la gastó en costear abogados y la otra mitad, en lugar de construir una nueva vida, la utilizó para revitalizar a su pandilla, comprar armas y autos de lujo, drogas y pagar fianzas o gastos legales de pandilleros, indican documentos legales.

“La pandilla se convirtió en su nueva familia, la reconstruyó a partir del recuerdo de su infancia, de sus tíos, de los niños con los que había estado antes de su primer arresto”, escribió su abogado. “Ellos se convirtieron en su gente, le dieron la autoestima que siempre había anhelado y nunca había tenido”.

La mañana del tiroteo, Jiménez llevaba una pistola color azul zafiro, bolsas Gucci llenas de munición en el asiento trasero, según indican los registros judiciales. Su pasajero, José Román, tenía un rifle semiautomatico Mossberg de calibre .22 a su lado mientras filmaba su recorrido por las calles del barrio con su iPhone.

Cuando se encontraron a Casteel, éste los saludó con calidez, Jiménez sin vacilar, apuntó su pistola a las piernas de Casteel y abrió fuego con mucha calma.

La fiscalía calificó el tiroteo como una acción “extraordinariamente consternante” incluso para una ciudad con reputación nacional de violencia pandilleril desenfrenada. Si Jiménez y Román no hubieran sido arrestados, probablemente habrían publicado el video en las redes sociales, junto con decenas de otros clips que describen cómo la afluencia del dinero de Jiménez había puesto a los Simon City Royals’ de nuevo en el mapa, dijeron los fiscales.

“(Jiménez) podría haber usado este dinero de muchas maneras, para ayudar a amigos y familiares, contribuir a la comunidad, patrocinar a otros injustamente condenados o simplemente vivir cómodamente por el resto de su vida; sin embargo, eligió revitalizar una pandilla”, escribió la fiscalía federal.

Jiménez, no hizo declaraciones ante el juez antes de su condena, pero Román se disculpó “con el hombre que recibió un disparo”, dijo que sus decisiones no fueron correctas y que su larga afiliación a pandillas lo habían llevado por un camino equivocado.

Román negó una acusación de los fiscales de que él y Jiménez probablemente planeaban publicar el video en las redes sociales para fortalecer la reputación de la pandilla.

Cuando el juez le preguntó a Román por qué grabó el tiroteo, respondió: “No estaba en el estado mental correcto, su señoría, eso es todo lo que puedo decir”.

Después de su sentencia, al ser retirado de la sala, Jiménez, vestido con un uniforme de reo color naranja y con grilletes en los tobillos, envió un beso a su novia quien se encontraba en la parte trasera de la galería.

La novia, Jessica Taylor, dijo a periodistas que el estado mental volátil de Jiménez estaba a la vista en el video.

“Puedo ver lo perdido que estaba mentalmente”, dijo. “Él no estaba allí”.

Aunque está de acuerdo en que el video es perturbador, Taylor dijo que Jiménez tenía pocas oportunidades considerando el haber sido encarcelado cuando era un adolescente, haber estado un largo período en la prisión y luego tener una fortuna tras su liberación.

“Él no es como tú o como yo”, dijo Taylor. “No tuvo ninguna guía, nadie le enseñó … Nadie le dio ningún consejo, piensa en eso, tienes 13 años, en la cárcel por 16 años, ¿qué vas a hacer con esa cantidad de dinero?”

Desde la cárcel del condado de Cook, Jiménez siguió haciendo alarde de su poder. Semanas después del tiroteo de Casteel, las autoridades interceptaron una carta de seis páginas en la que Jiménez escribió a sus “soldados” que “impostores” se apropiaron de su dinero y les aseguró que todavía él tenía el control.

En su carta desde la cárcel Jiménez no mencionó el tiroteo de Casteel, simplemente dijo que estar detrás de las rejas no lo disuadirá de su objetivo de mantener a los Royals’ en la cima. De hecho, insinuó que estaba de vuelta a donde pertenecía.

“Si alguno de ustedes sabe algo de mí, debe saber que es de aquí de donde vine”, escribió Jiménez. “Aquí es donde fui creado, este es mi hogar”.

—Nota editada de Chicago Tribune



This post first appeared on Vivelohoy | Noticias De Chicago, Nacionales,, please read the originial post: here

Share the post

Pandilleros presumen armas y escuchan ópera antes de un tiroteo

×

Subscribe to Vivelohoy | Noticias De Chicago, Nacionales,

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×