Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Qué ver en el Peloponeso. Micenas, Epidauro y Corinto. Parte 19

Dejaba el artículo anterior a mitad de visita de las ruinas de Micenas, ya que no os había explicado nada sobre su museo.
Península del Peloponeso. Museo Arqueológico de Micenas.
Copia de una máscara de oro.
Península del Peloponeso. Museo Arqueológico de Micenas.
Copias de las joyas halladas.
El Museo de Micenas, está muy bien organizado y explicado, claro que en Inglés y Griego, pero es bastante interesante.


Península del Peloponeso. Museo Arqueológico de Micenas.
Pequeños hallazgos de Micenas.
Península del Peloponeso. Museo Arqueológico de Micenas.
Collares y adornos.
Aunque los objetos más valiosos hallados en los ajuares funerarios se exponen en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, el Museo Arqueológico de Micenas alberga otros hallazgos, maquetas y textos explicativos de la historia de las excavaciones y de los logros y la forma de vida de los micénicos y fue nuestra siguiente visita.

Península del Peloponeso. Museo Arqueológico de Micenas.
Colección de vasijas.
Península del Peloponeso. Museo Arqueológico de Micenas.
Escritura micénica.
Es recomendable su visita porque explica cómo era Micenas y muestra algunos de los objetos encontrados en el yacimiento, como magníficas joyas de oro (copias, ya dije donde están las auténticas) , una máscara funeraria que se pensó en un principio que era la del rey Agamenón y numerosas armas.

Península del peloponeso. Anfiteatro de Epidauro.
Desde aquí arriba se ve poco, pero se escucha todo.
 A más o menos una hora en coche está Epidauro (Ἐπίδαυρος), llamado también Asclepio por su gran templo, una gran ciudad-estado independiente de la que a nuestros días han llegado unos vestigios más que interesantes que incluyen un museo arqueológico, un entramado urbano de gran tamaño y un largo etcétera.

Península del peloponeso. Anfiteatro de Epidauro.
Lo más importante de Epidauro es su Teatro.
En medio de suaves colinas sobresale el espectacular anfiteatro de Epidauro, colosal edificio del s. IV a. C. con capacidad para 14.000 espectadores, el más famoso de los conservados en Grecia, famoso por tener una magnífica acústica incluso hoy en día, ya que hasta desde la última grada, a más de 60 metros de altura, se escucha con nitidez a quienes hablan en la orquestra.

Península del peloponeso. Anfiteatro de Epidauro.
La orquestra del Teatro de Epidauro.
Os dejo con un vídeo demostrativo:



Península del peloponeso. Museo de Epidauro.
Museo de Epidauro.
Península del peloponeso. Museo de Epidauro.
Piezas expuestas en el pequeño museo.
Península del peloponeso. Museo de Epidauro.
Capitel de estilo corintio.
Como la mayoría de yacimientos arqueológicos, posee un museo nutrido fundamentalmente por piezas procedentes de la excavación de Epidauro a lo largo del siglo XIX y, en especial, del Templo de Asclepio, aunque es el más pequeño y flojo de los que hemos visto en Delfos, Olimpia y Micenas.

Península del peloponeso. Estadio de Epidauro.
Estadio de Epidauro.
En el Estadio, del s. V a. C., uno de los que mejor se conservan en Grecia, todavía se aprecian los límites y buena parte de las gradas. En él también se celebraban periódicamente eventos deportivos que rivalizaban con los juegos de Delfos y los olímpicos.

Península del peloponeso. Estadio de Epidauro.
Ruinas de Epidauro.
La verdad es que de no ser por su teatro no se si merece la pena la visita de Epidauro, pero una vez aquí es una lástima no visitarlo, incluso después de haber visto teatros tan impresionantes como los de Termessos o Aspendos en Turquía.

Zoom Beach Hotel.
Zoom Beach Hotel.
Desde aquí hasta nuestro alojamiento había menos de una hora, así que a eso de las seis y pico llegamos al mejor alojamiento de todos los que estuvimos en este viaje por Grecia, el Zoom Beach Hotel.

Zoom Beach Hotel.
Nuestra habitación.
Está situado en primera línea de playa unos 10 minutos al sur de Nauplia (Náfplio o Ναύπλιο), la que fue capital de Grecia entre 1827 y 1834 y que lamentablemente no tuvimos tiempo de visitar.

Zoom Beach Hotel.
Aquí pusieron una cama supletoria.
El apartamento era completamente nuevo, con cocina, nevera, aire acondicionado y una pequeña terraza, y estaba decorado con mucho gusto y elegancia...los azulejos del baño, casualmente los habían comprado en la empresa en la que trabajo...ja, ja, ja, ja...

Zoom Beach Hotel.
Por la tarde había olas, y los peques disfrutaron mucho.
Zoom Beach Hotel.
Por la mañana se había calmado.
El resto del día lo usamos para bañarnos en la playa, relajarnos un poco y descansar, que ya llevábamos más de dos semanas de roadtrip.

Zoom Beach Hotel.
Hora de cenar.
A la mañana siguiente tocaba madrugar, desayunar y poner rumbo a Corinto, donde haríamos dos rápidas visitas, y una tercera mucho más fugaz de lo deseado.

Península del peloponeso, Acrocorinto.
Yolanda frente a las ruinas de Acrocorinto.
Península del peloponeso, Acrocorinto.
Acrocorinto.
Dominando el golfo Sarónico, la antigua Corinto fue la primera ciudad cosmopólita debido a su prosperidad comercial.Fue arrasada en el 146 a. C. por los romanos, quienes la reconstruyeron llegando a albergar a 750.000 personas.

Península del peloponeso, Acrocorinto.
Las ruinas de Acrocorinto.
Llegamos a la acrópolis de Corinto o Acrocorinto (Ακροκόρινθος), en poco más de una hora, donde aparcamos en la explanada que hay en la entrada.

Península del peloponeso, Acrocorinto.
Acrocorinto es más bien una fortaleza medieval.
Como en todos los yacimientos, os aconsejo llevar calzado y ropa cómodos, además de agua, y tened en cuenta que el recorrido es muy exigente físicamente, pues apenas hay terreno llano. 

Vistas desde Acrocorinto.
Vistas desde Acrocorinto.
Vistas desde Acrocorinto.
Ubicado sobre un promontorio inexpugnable, hace que desde distintos puntos del yacimiento se pueda disfrutar de una panorámica preciosa de toda la región.


Las ruinas de Corinto desde Acrocorinto.
Las ruinas de Corinto desde Acrocorinto.
Las ruinas de Corinto desde Acrocorinto.
Corinto, Templo de Apolo.
También es fácil de reconocer a los pies de Acrocorinto las ruinas de Corinto, ya que estás muy cerca de aquí, a escasos 5 minutos de coche, lo que se dice bajar la montaña y toparte con ellas.

Península del peloponeso, Acrocorinto.
Acrocorinto está en lo alto de una montaña.
Península del peloponeso, Acrocorinto.
La entrada de las ruinas.
No fueron las Ruinas que más nos gustaron, porque más bien parecen las ruinas de una fortaleza medieval que las típicas ruinas griegas. pero si que fueron las más baratas, ya que su visita es gratuita.

Antiguo Corinto.
Antiguo Corinto.
Como ya os había dicho antes, a los pies de Acrocorinto está Corinto (Kórinthos o Κόρινθος), Ancient Corinth o Antiguo Corinto, para diferenciarlo de la ciudad moderna.

Antiguo Corinto.
Templo de Apolo.
Su principal seña de identidad y uno de los grandes edificios de la Antigua Grecia es el Templo de Apolo (550 a. C.), el templo griego de mayor tamaño de todo el Peloponeso, y como se puede admirar perfectamente desde el exterior, decidimos ahorrarnos la entrada, que barata no es.

Acrocorinto desde Ancient Corinth.
Acrocorinto desde Corinto..y nuestro coche alquilado.
De estilo dórico arcaico, se conservan siete columnas de más de siete metros de alto cada una que están talladas en una sola pieza, algo muy poco habitual.

Odeón Romano y Teatro de Corinto.
Odeón Romano y Teatro de Corinto.
También desde el estertor, donde teníamos aparcado el coche, se puede ver el odeón romano (destinado a conciertos y otros actos musicales) y el antiguo teatro.

Antiguo Corinto.
Ancient Corinth o Antiguo Corinto.

Lástima no haber podido parar en la autopista a ver el famoso Canal de Corinto...lo pudimos der, pero no fotografiar.

A finales del s. XIX, en 1893, el gobierno griego abrió un canal en la estrecha franja de tierra que separaba el continente de la península, llamado istmo de Corinto, separando ambos trozos de tierra definitivamente (a no ser por los puentes de autopistas y ferrocarril) llamado Canal de Corinto (Διώρυγα της Κορίνθου) con el fin de evitar rodear toda la península del Peloponeso, con un ahorro de 400 km.

Canal de Corinto.
Os dejo con esta foto cogida de Google imágenes.
Este canal entre paredes de 90 metros de altura que tiene una longitud de 6 kilómetros, 23 de ancho y 8 de profundidad, conecta el Mar Egeo con el golfo de Corinto.


This post first appeared on Los Viajes De Hector Y Yolanda, please read the originial post: here

Share the post

Qué ver en el Peloponeso. Micenas, Epidauro y Corinto. Parte 19

×

Subscribe to Los Viajes De Hector Y Yolanda

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×