Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Abrocharse correctamente el cinturón de seguridad en invierno: ¡Fuera la chaqueta!

La cuestión de SI hay que abrocharse el cinturón es tan importante como LA FORMA de abrochárselo. En torno a este tema todavía existen en la actualidad importantes lagunas, que se manifiestan especialmente en los meses de invierno.

Afortunadamente ya no hace falta explicar a la mayoría de conductores la necesidad de abrocharse el cinturón, dado que prácticamente todos saben que conducir sin el cinturón abrochado es un disparate y la muerte segura.  El airbag tampoco es un sustituto, pues en ausencia del cinturón puede llevar a situaciones mortales.

Entre los camioneros, no obstante, los que conducen sin abrocharse el cinturón todavía son muchos, dado que algunos consideran que no sirve de nada, lo que obviamente no es más que un disparate. Incluso en el Caso de los accidentes contra el final del atasco, la posibilidad de sobrevivir en una cabina moderna existe solo con el cinturón abrochado.

La cuestión de SI hay que abrocharse el cinturón es tan importante como LA FORMA de abrochárselo. En torno a este tema todavía existen en la Actualidad Importantes Lagunas, que se manifiestan especialmente en los meses de invierno, pues pocos son los que se quitan la gruesa chaqueta de invierno antes de abrocharse el cinturón. Pero, de no hacerlo así, el peligro de sufrir lesiones es significativamente superior, ya que en tal caso el cinturón no queda tan ceñido al cuerpo como debería para poder garantizar la máxima seguridad.

También durante el verano, con la ropa más ligera, es preciso asegurarse de que el cinturón inferior quede correctamente situado. Es decir, no a la altura de la hebilla del cinturón y preferiblemente tampoco por encima, sino por debajo. Esta colocación no es viable para quienes tienen mucha barriga, puesto que hay poco espacio. Pero, en todo caso, el cinturón inferior debe quedar en la posición más baja posible y, sobre todo, tensado. Así, es recomendable tensar el cinturón de nuevo antes de salir con el coche. En los vehículos más caros, este procedimiento es automático. En caso de no hacerse así, queda demasiado espacio entre el cuerpo y el cinturón, lo que eleva el riesgo de lesiones internas provocadas por el cinturón.

Los poco entendidos presumen, además, que en caso de choque, la parte superior del cuerpo cae sobre el cinturón. Pero si el cinturón no está correctamente abrochado, existe el peligro de que uno se deslice hacia abajo.

Si se lleva una chaqueta gruesa o incluso un abrigo de invierno, el cinturón ya no queda ceñido al cuerpo. En caso de choque, el cuerpo recorre una distancia de entre 10 y 30 cm antes de que el cinturón lo retenga, lo que resulta peligroso. Además, el cinturón inferior suele quedar demasiado arriba, lo que en caso de choque incrementa la posibilidad de que se produzcan lesiones internas, además de aumentar el riesgo de deslizarse hacia abajo.

En caso de llevar una chaqueta, se puede reducir este riesgo abriendo la chaqueta y colocando los extremos inferiores por encima del cinturón, algo que sin embargo no sería posible con un abrigo. Los expertos recomiendan, no obstante, quitarse por completo el abrigo o la chaqueta, pues, por una parte, el acolchado de la parte superior aumenta la distancia hasta el cinturón y, por la otra, a menudo el cuello grueso de la chaqueta bloquea la visión completa al ángulo muerto al mirar hacia atrás.

También se debe quitar la chaqueta de invierno a los niños antes de abrocharlos en la silla del coche. Siempre se les puede poner por encima una vez abrochados.

Los vehículos modernos tardan solo unos minutos en alcanzar su temperatura de funcionamiento. Si pasar frío durante 5 minutos puede ahorrarnos una larga hospitalización por lesiones, deberíamos renunciar a ese mínimo confort. En todo caso, no deberíamos dejar el motor encendido del vehículo para eliminar la nieve y el hielo acumuladas y para aumentar la temperatura interior más rápidamente, pues renunciando a este ínfimo confort estamos ahorrándoles a muchos vecinos un ruido y mal olor innecesarios.

Tweet


This post first appeared on El Blog Del Transporte, please read the originial post: here

Share the post

Abrocharse correctamente el cinturón de seguridad en invierno: ¡Fuera la chaqueta!

×

Subscribe to El Blog Del Transporte

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×