Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Lecturas del Viernes de la 21ª semana del Tiempo Ordinario


Primera lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios (1,17-25):

No me envió Cristo a bautizar, sino a anunciar el Evangelio, y no con sabiduría de palabras, para no hacer ineficaz la cruz de Cristo. El mensaje de la cruz es necedad para los que están en vías de perdición; pero para los que están en vías de salvación, para nosotros, es fuerza de Dios. Dice la Escritura: «Destruiré la sabiduría de los sabios, frustraré la sagacidad de los sagaces.» ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el sofista de nuestros tiempos? ¿No ha convertido Dios en necedad la sabiduría del mundo? Y como, en la sabiduría de Dios, el mundo no lo conoció por el camino de la sabiduría, quiso Dios valerse de la necedad de la predicación, para salvar a los creyentes. Porque los judíos exigen signos, los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado: escándalo para los judíos, necedad para los gentiles; pero para los llamados a Cristo, judíos o griegos, un Mesías que es fuerza de Dios y sabiduría de Dios. Pues lo necio de Dios es más sabio que los hombres; y lo débil de Dios es más fuerte que los hombres. 

Palabra de Dios

Salmo

Sal 32

R/.
 La misericordia del Señor llena la tierra

Aclamad, justos, al Señor,
que merece la alabanza de los buenos.
Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas. R/.

Que la palabra del Señor es sincera, 
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho, 
y su misericordia llena la tierra. R/.

El Señor deshace los planes de las naciones,
frustra los proyectos de los pueblos,
pero el plan del Señor subsiste por siempre,
los proyectos de su corazón, de edad en edad. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (25,1-13):

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «El Reino de los cielos se parecerá a diez doncellas que tomaron sus lámparas y salieron a esperar al esposo. Cinco de ellas eran necias y cinco eran sensatas. Las necias, al tomar las lámparas, se dejaron el aceite; en cambio, las sensatas se llevaron alcuzas de aceite con las lámparas. El esposo tardaba, les entró sueño a todas y se durmieron. A medianoche se oyó una voz: "¡Que llega el esposo, salid a recibirlo!" Entonces se despertaron todas aquellas doncellas y se pusieron a preparar sus lámparas. Y las necias dijeron a las sensatas: "Dadnos un poco de vuestro aceite, que se nos apagan las lámparas." Pero las sensatas contestaron: "Por si acaso no hay bastante para vosotras y nosotras, mejor es que vayáis a la tienda y os lo compréis." Mientras iban a comprarlo llegó el esposo, y las que estaban preparadas entraron con él al banquete de bodas y se cerró la puerta. Más tarde llegaron también las otras doncellas, diciendo: "Señor, señor, ábrenos." Pero él respondió: "Os lo aseguro: no os conozco." Por tanto, velad, porque no sabéis el día ni la hora.»

Palabra del Señor

Comentario al Evangelio del 

Óscar Romano, cmf
A la paz de Dios:
La Iglesia nos invita a hacer memoria de Santa Teresa de Jesús Jonet e Ibars, fundadora las Hermanas de los Ancianos Desamparados.
http://es.catholic.net/op/articulos/32098/teresa-de-jess-jornet-e-ibars-santa.html
Patrona de los ancianos, de los de tiempo acumulado. La sabiduría de los años: el tiempo Jalil Gibrán, en El Profeta: Y como en la canción antigua: sabia virtud el conocer el tiempo.
Mediríais el tiempo, lo inconmensurable.
Ajustaríais vuestra conducta y aun dirigiríais la ruta de vuestro espíritu de acuerdo con las horas y las estaciones. Del tiempo haríais una corriente a cuya orilla os sentaríais a observarla rodar.
Sin embargo, lo eterno en vosotros es consciente de la eternidad de la vida.
Y saber que el ayer es sólo la memoria del hoy y el mañana es el ensueño del hoy.
Y que aquello que canta y medita en vosotros mora aún en los límites de aquel primer momento que esparció las estrellas en el espacio.
¿Quién de entre vosotros no siente que su capacidad de amar es ilimitada?
Y, a pesar de ello, ¿quién no siente ese mismo amor, aunque sin límites, rodeado en el centro de su ser y no moviéndose sino de un pensamiento de amor a otro pensamiento de amor, ni de un acto de amor a otro acto de amor? ¿Y no es el tiempo, como es el amor, indivisible y sin etapas?
Pero si, en vuestro pensamiento, debéis medir el tiempo en estaciones; que cada estación encierre todas las otras estaciones.
Y que el hoy abrace al pasado con remembranza y al futuro con ansia.
Capítulo 25 del evangelio de Mateo, un capítulo crucial. Una comparación: el Reino se parece a diez doncellas que se preparan para recibir al esposo. Mitad y mitad: cinco necias y cinco sensatas. Tomar las lámparas y tener preparado el aceite.
La diferencia entre ser alguien necio y ser alguien sensato. El sensato piensa en la lámpara y en el aceite: el presente, el pasado y el porvenir. Lo que tengo y los repuestos. Previsión: pre-visión, visión previa, adelantarse a la jugada. Porque los ritmos de Dios son distintos a los nuestros. Y a todos al final termina por entrarnos sueño, la modorra, la tranquilidad, el ir dejando pasar las cosas.
Pero siempre hay una “medianoche”, un momento en el que el tiempo de Dios y el nuestro se cruzan. Todo se aclara: las carrozas vuelven a ser calabazas y no hay princesas. Y la previsión es la que salva nuestra vida. Que no nos pille desprevenidos. Que estemos atentos: sabia virtud el conocer el tiempo.
Hoy pido lámparas y aceite. Y conocer el tiempo de Dios. Y poder estar atento. Buen día.
Vuestro hermano y amigo
Óscar Romano
@scarRomano


This post first appeared on AMARAJESUS, please read the originial post: here

Share the post

Lecturas del Viernes de la 21ª semana del Tiempo Ordinario

×

Subscribe to Amarajesus

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×