El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara junto al presidente de Docentes de Religión de Centros Públicos en Extremadura, Diego Miranda / Marea Amarilla
El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara junto al presidente de Docentes de Religión de Centros Públicos en Extremadura, Diego Miranda / Marea Amarilla
Los socialistas han llevado su ERE ideológico a Extremadura, al reducir la Asignatura de Religión a la mínima expresión y abocar al paro a un centenar largo de docentes. 
Tras las polémicas declaraciones del Presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, sobre la asignatura de Religión, los profesores extremeños se han defendido, escribiéndole una carta en la que han señalado sentirse: “Vejados, denigrados e insultados”.

Recibe el Brief de Actuall en tu email

El presidente de Docentes de Religión de Centros Públicos en Extremadura, Diego Miranda, explica a Actuall que con esta carta “no están en contra “ de Vera, pero sí que están llevando a cabo “reivindicaciones laborales como cualquier otro colectivo”. Y por lo tanto, piden “respeto por la labor que desempeñan como profesores de esta asignatura”.
¿Tienen razones para manifestarse en contra?
Si, motivos tienen. En primer lugar, por las declaraciones de Vara en las que decía: “Si tengo que elegir entre que la gente sepa muy bien el Padre Nuestro o que la Filosofía entre en las aulas, elijo la Filosofía”.
Y por otro lado, por el decreto que ha aprobado la Junta de Extremadura que reduce al mínimo de horas las clases de Religión en Primero de ESO (de tres a dos horas semanales) y Bachillerato (de dos a una hora semanal). 
La medida supondría una rebaja del sueldo para 380 profesores y dejarían sin trabajo a otros 120
Eso significa jibarizar los contenidos de esa asignatura a la mínima expresión y también enviar al paro a una importante porción de docentes.
En total, la medida afectaría a 500 profesores extremeños de Religión. 120 podrían quedarse sin trabajo por la reducción de horas y el resto, 380, verían mermado su sueldo entre el 30% y el 40%, ya que se les paga dependiendo de las horas de docencia.
“Sin ton ni son reducen una asignatura a la mínima expresión, dañando la calidad de la enseñanza y dejando de lado a los padres en una decisión tan importante como es la educación de sus hijos. Y de paso, asfixian a unos padres de familia a la hora de reducir su sueldo”, denuncia Miranda.
El presidente de Docentes de Religión en Extremadura, añade que el Gobierno de Fernández Vara les prometió medidas preventivas. “El Gobierno anunció medidas para que no el sueldo no se viera afectado, pero todavía no hay nada concreto ya que están esperando a la matriculación del alumnado. Tenemos esperanzas en que esto no llegue, porque confiamos en la palabra del presidente Vera”, subraya.
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, acompañado del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara / Wikipedia
El líder del PSOE, Pedro Sánchez, acompañado del presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara / Wikipedia
Miranda exige a los partidos políticos “que de verdad se haga un pacto por la educación y que la asignatura de Religión deje de ser utilizada como arma arrojadiza entre ellos”, pero también que “sean suficientemente maduros como para mirar hacia otros países, a los que se suele mirar cuando se habla de Educación. Como es el caso de Alemania”.
Jesús Losada (Federación de enseñanza religiosa): “Hay una obcecación por parte del Partido Socialista con la asignatura de Religión”
Pero, ¿este ataque tiene que ver con la ideología del PSOE?
“Todas las comunidades autónomas gobernadas por la izquierda reducen horas de nuestra asignatura, sin tener en cuenta el conflicto laboral que hay encima de la mesa. Van a por la asignatura y de paso a por nosotros. Por eso, en su día hablamos de Ere Ideológico”, sentencia Miranda.
Por otro lado, el presidente de la Federación Estatal de Profesores de Enseñanza Religiosa, Jesús María Losada, se ha sumado a la defensa de la asignatura de Religión en Extremadura. “Hay una obcecación por parte del Partido Socialista con la asignatura de Religión”, asegura.
Para Losada, lo que están viviendo los profesores extremeños es “una situación viciada”, pues “hay posiciones atrincheradas y una lucha de poder entre el Partido Socialista y la jerarquía eclesiástica”.