Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Lecturas del Jueves de la 12ª semana del Tiempo Ordinario


Primera lectura

Lectura del segundo libro de los Reyes (24,8-17):

Cuando Jeconías subió al trono tenía dieciocho años, y reinó tres meses en Jerusalén. Su madre se llamaba Nejustá, hija de Elnatán, natural de Jerusalén. Hizo lo que el Señor reprueba, igual que su padre. En Aquel tiempo, los oficiales de Nabucodonosor, rey de Babilonia, subieron contra Jerusalén y la cercaron. Nabucodonosor, rey de Babilonia, llegó a Jerusalén cuando sus oficiales la tenían cercada. Jeconías de Judá se rindió al rey de Babilonia, con su madre, sus ministros, generales y funcionarios. El rey de Babilonia los apresó el año octavo de su reinado. Se llevó los tesoros del templo y del palacio y destrozó todos los utensilios de oro que Salomón, rey de Israel, había hecho para el templo según las órdenes del Señor. Deportó a todo Jerusalén, los generales, los ricos –diez mil deportados–, los herreros y cerrajeros; sólo quedó la plebe. Nabucodonosor deportó a Jeconías a Babilonia. Llevó deportados, de Jerusalén a Babilonia, al rey y sus mujeres, sus funcionarios y grandes del reino, todos los ricos –siete mil deportados–, los herreros y cerrajeros –mil deportados–, todos aptos para la guerra. En su lugar nombró rey a su tío Matanías, y le cambió el nombre en Sedecías.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 78,1-2.3-5.8.9

R/.
 Líbranos, Señor, por el honor de tu nombre

Dios mío, los gentiles han entrado en tu heredad, 
han profanado tu santo templo, 
han reducido Jerusalén a ruinas. 
Echaron los cadáveres de tus siervos 
en pasto a las aves del cielo, 
y la carne de tus fieles a las fieras de la tierra. R/.

Derramaron su sangre como agua 
en torno a Jerusalén, y nadie la enterraba. 
Fuimos el escarnio de nuestros vecinos, 
la irrisión y la burla de los que nos rodean. 
¿Hasta cuándo, Señor? 
¿Vas a estar siempre enojado? 
¿Arderá como fuego tu cólera? R/. 

No recuerdes contra nosotros 
las culpas de nuestros padres; 
que tu compasión nos alcance pronto, 
pues estamos agotados. R/. 

Socórrenos, Dios, salvador nuestro, 
por el honor de tu nombre; 
líbranos y perdona nuestros pecados 
a causa de tu nombre. R/.

Evangelio

Lectura del santo evangelio según san Mateo (7,21-29):

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No todo el que me dice "Señor, Señor" entrará en el reino de cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Aquel día muchos dirán: "Señor, Señor, ¿no hemos profetizado en tu nombre, y en tu nombre echado demonios, y no hemos hecho en tu nombre muchos milagros?" Yo entonces les declararé: 'Nunca os he conocido. Alejaos de mí, malvados." El que Escucha Estas Palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente.» 
Al terminar Jesús este discurso, la gente estaba admirada de su enseñanza, porque les enseñaba con autoridad, y no como los escribas.

Palabra del Señor

Comentario al Evangelio del 

Fernando Torres cmf

      Hay personas a las que les encanta vivir en la ilusión. Como a los niños que piensan que el mundo es una fábula. Pero Jesús nos invita a hacernos mayores, a ser adultos, a tomar libremente nuestras decisiones pero también a ser responsables de ellas. De lo que hagamos con nuestra vida somos responsables. No podemos decir siempre que no nos dimos cuenta. 
      Hace poco vi una película que ponía muy de manifiesto esta realidad. Un grupo de chicas en un instituto (o high school) deciden montar una empresa para cuidar a los niños de las familias que lo necesiten. Así ganan un dinero extra. Pasa que a veces el dinero hace crecer la avaricia. Y al poco tiempo se dan cuenta de que pueden ampliar el negocio y ofrecer a los padres (solo a los padres) otro tipo de servicios que son mucho más rentables. Como casi siempre pasa, todo va bien hasta que... hasta que alguien se entera, se publica, se entera la policía, interviene el director del instituto y explota la bomba. Problemas con sus familias, matrimonios destrozados y todas las consecuencias que trae un asunto como ese. ¿Cómo reaccionan las chicas? Pues les sale el niño pequeño que llevan dentro. Todo es lamentarse, decir que no lo habían pensado, que no querían hacer daño a nadie, que se les había ido de las manos. En la película algunas de las chicas superan esta primera reacción y terminan creciendo y madurando como personas: asumen su responsabilidad, asumen las consecuencias de sus actos. Piden perdón y ponen todo su empeño por empezar de nuevo desde el punto donde ellas mismas, con sus errores, se han colocado. 
      Pero hubo un momento en que todo era felicidad. El negocio funcionaba, tenían mucho dinero y aquello parecía que iba a durar para siempre. Ese era precisamente el momento en que pensaban que se habían construido una casa. Pero lo habían hecho sobre arena. Y la casa terminó cayendo estrepitósamente. 
      Jesús nos invita a vivir nuestra propia vida desde la honestidad. Pero esa honestidad tiene que hacerse verdad, en primer lugar, con nosotros mismos. Tenemos que ser capaces de decirnos la verdad, de llamar a las cosas por su nombre. De mirar de frente a las consecuencias de nuestros actos. Sólo desde ahí podremos crecer en el seguimiento de Jesús. Sólo así construiremos sobre roca. Y viviremos como Dios quiere que vivamos: como personas adultas, libres y responsables.


This post first appeared on AMARAJESUS, please read the originial post: here

Share the post

Lecturas del Jueves de la 12ª semana del Tiempo Ordinario

×

Subscribe to Amarajesus

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×