Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Dios Está En Su Trono [Traducido]






Hasta hace dos semanas, nuestro país veía la televisión como la pandemia COVID-19 se propagó de China a Corea del Sur, Italia y España. Mientras eso sucedía, nadie aquí estaba demasiado preocupado porque todo estaba sucediendo en el otro lado del mundo. Sin Embargo, cuando el presidente anunció los dos primeros casos en nuestro país, el miedo se apoderó de todos.

Me gustaría compartir una reflexión práctica y teológica sobre lo que ha sucedido en nuestro país y en el mundo.

1. El miedo a la muerte

Cuando se importaron los primeros casos del virus de otros países, la gran mayoría de las personas entraron en una histeria colectiva. Los peruanos vieron que la amenaza de muerte se acercaba. Sin embargo, debo aclarar que el temor de la gente en mi país no es tanto el virus, sino la muerte misma. Nadie quiere morir, todos quieren vivir una larga vida, una larga vida sin Dios.

Ante esta histeria, los supermercados se quedaron rápidamente sin suministros en un tiempo récord. Las autoridades sanitarias trataron de calmar a todo el mundo afirmando que la tasa de mortalidad era muy baja, pero a pesar de sus esfuerzos, la gente manifestó una y otra vez lo que hay en el corazón de todas las personas: el miedo a la muerte y la búsqueda egoísta de la autoconservación. ("Satanás respondió al Señor y dijo, '¡Piel por piel! Sí, todo lo que un hombre tiene lo dará por su vida.'" - Job 2:4)

El hombre no sólo ha demostrado repetidamente el miedo a la muerte, sino también, junto con él, la ignorancia de lo que es realmente la vida eterna. La gente anhela la vida y la eternidad, pero la quiere sin Dios. No entienden que la muerte en esta vida es el resultado de su muerte espiritual, debido al hecho de que la humanidad rechazó a Dios en el pecado. ("Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es la vida eterna en Cristo Jesús, nuestro Señor". - Romanos 6:23)

Por otro lado, puedo ver los grandes esfuerzos que la gente está haciendo para prepararse materialmente para la aparición del virus, y no hay nada malo en ello. Sin embargo, esta es una preparación muy parcial. ¿De qué servirá a alguien comprar todo el alcohol de limpieza, todos los desinfectantes y todas las máscaras, si su alma no está preparada para encontrarse con el Señor?

Mientras medito sobre esto y miro hacia el día del juicio que nos espera a todos, sospecho que muchos de los que están haciendo tales preparaciones materialmente están también asumiendo que llevarán con ellos sus propias obras ante Dios en el juicio como su justificación ante Él. Pero así como la preparación material no tiene ningún valor aparte de la preparación espiritual, también nuestras supuestas buenas obras no tienen ningún valor ante el Dios justo. La obra que todos necesitamos es la única obra que es justa y aprobada por Dios, y es la obra de su Hijo Jesucristo.

Repito que creo que la preparación material es buena y necesaria, pero sólo es parcial. Durarán sólo por un corto tiempo, y no tienen ningún valor en la eternidad.

2. El Ministerio de la Iglesia

Pensando en lo que acabo de escribir, me pregunto: "¿Cómo se enterarán los hombres y las mujeres de estas verdades si no hay nadie que se las diga?" ("¿Cómo, pues, invocarán a Aquel en quien no han creído? ¿Cómo creerán en Aquel a quien no han escuchado? ¿Y cómo oirán sin un predicador?" - Romanos 10:14)

El trabajo del Estado es garantizar la salud de los peruanos de esta generación; el trabajo de la Iglesia es garantizar a través de las Escrituras la salvación de los hombres y mujeres para esta vida y la venidera. El cristiano, al igual que el incrédulo, debe tomar medidas para garantizar la seguridad. La diferencia entre ambos se encuentra en el hecho de que mientras el cristiano se prepara en esta vida, también está preparado para el día en que se encuentre con Dios.

Creo que esta crisis es el megáfono que Dios está usando para hacer que la gente escuche la Buena Nueva de la salvación. Los cristianos deberían decir, "¡Aquí estoy!" En medio de todo lo que está sucediendo, es necesario que ejerzamos la sabiduría, especialmente si estamos viviendo con personas que son vulnerables al virus. Pero también quiero dejar claro que debemos aprovechar todas las oportunidades (sin poner en riesgo la salud de los demás) para anunciar el evangelio de la gracia de Dios.

Queridos hermanos y hermanas, que siempre estemos dispuestos a proclamar el evangelio. El mayor problema del hombre no es el coronavirus, es su necesidad de reconciliación con Dios, y el único remedio es la predicación apasionada del evangelio.

Esta semana predicaré en un auditorio vacío de la iglesia. Ninguno de los miembros de la iglesia estará allí, pero grabaré el mensaje y lo compartiré con ellos. Siempre debemos buscar la manera de seguir pastoreando la vida de nuestros hermanos y hermanas en Cristo. La iglesia siempre prevalecerá. Amo a la Iglesia de Cristo y siempre he creído que el ministerio de la iglesia es la esperanza del mundo.

3. Una oportunidad para meditar en familia

A nivel personal, he recibido muchas preguntas de mis dos hijos mayores sobre este tema. Tienen una sensación de incertidumbre sobre todo esto. Como padre, esta ha sido una nueva oportunidad para hablarles de Cristo y su obra. Estoy seguro de que este es el único mensaje que puede dar descanso a cada persona.

El gobierno peruano anunció que a partir de la medianoche del domingo pasado, todos deben permanecer en sus casas. Nadie puede salir, excepto para comprar comida o recibir atención médica. El ejército está en las calles para garantizar el orden y el cumplimiento. Hay mucha especulación sobre el aumento de los precios en las tiendas, la escasez de alimentos y el número de personas que se enfermarán sin la atención médica necesaria.

Sin embargo, puedo confiar en el Señor que no me fallará. Mis ojos no están fijos en el gobierno o los médicos, sino en el Señor que hizo los cielos y la tierra. ("Levantaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi ayuda? Mi ayuda viene del Señor, que hizo los cielos y la tierra". - Salmo 121:1-2)

4. La soberanía de Dios

La buena noticia es que Dios está en su trono. Él reina y tiene sus propósitos que han sido decretados desde antes de la fundación del mundo. Ningún virus, bacteria o átomo está fuera de Su control. Él está usando esta pandemia y confunde la sabiduría de los hombres.

Expone a los falsos apóstoles de nuestros días y su falso evangelio de prosperidad. Una cosa que me hizo reír recientemente fue leer que el falso apóstol Guillermo Maldonado tuvo que posponer su gira de sanación y milagros en Honduras debido al coronavirus. ¡Ciertamente, algo está mal allí! Estos falsos mensajeros no son una competencia para la soberanía de Dios. No pueden ordenarle, no pueden decretar contra Él, no pueden "activar" la fe, no pueden sanar. ¡Son nubes sin agua! Ningún hombre puede exigir nada del santo y soberano Dios.

Él humilla a aquellos que han puesto su esperanza en la ciencia. Enseña a los que esperan en sus riquezas que su dinero es un dios sin poder. Obliga a los ateos que mueven el puño en el cielo a creer en algo más grande. Hace añicos el orgullo de las naciones.

"Todos los habitantes de la tierra son considerados como nada, pero Él hace su voluntad en el ejército del cielo y entre los habitantes de la tierra; y nadie puede apartar su mano o decirle, '¿Qué has hecho?'" - Daniel 4:35

Amados hermanos y hermanas, ¡confiemos en este Dios y en todo lo que hace!

23 de marzo de 2020


Traducido al español con https://www.deepl.com/translator

Pastor José Luis Siancas – HeartCry

Enlace: https://heartcrymissionary.com/mission-updates/god-is-on-his-throne/



This post first appeared on PREDICACIONES Y REFLEXIONES CRISTIANAS, please read the originial post: here

Share the post

Dios Está En Su Trono [Traducido]

×

Subscribe to Predicaciones Y Reflexiones Cristianas

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×