Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

TESTIMONIOS (7)

15 de Agosto de 2013

Katie Ledecky y Missy Franklin, felices de ser católicas
 
Entre las dos sumaron diez oros y dos récords mundiales.
Las reinas de la natación en Barcelona, Katie Ledecky y Missy Franklin, felices de ser católicas
Entre las dos sumaron diez oros y dos récords mundiales
Las reinas de la natación en Barcelona, Katie Ledecky y Missy Franklin, felices de ser católicas
La natación española femenina conoció la gloria en el Mundial celebrado entre el 19 de julio y el 4 de agosto en Barcelona: al oro de las chicas de waterpolo se sumaron en sincronizada las tres medallas de plata del equipo y los cuatro bronces de Ona Carbonell (dos individuales, dos con Margalida Crespí) y en natación la plata de Melanie Costa y las dos platas y el bronce de Mireia Belmonte: en total, doce espectaculares medallas.
Pero sin duda las grandes triunfadoras fueron dos norteamericanas: Katie Ledecky, con cuatro oros en estilo libre (400 -precisamente por delante de Melanie Costa- 800, 1500 y el relevo de 200) y dos récords del mundo (800 y 1500), y la todoterreno Missy Franklin, con seis oros: tres en libre (200, relevo de 100 y 200), dos en espalda (100 y 200) y el 4x100 estilo libre.
Coincide que ambas jóvenes son católicas practicantes y consideran la fe algo realmente importante en sus vidas.
Devota de Santa Ana
Katie, un portento de 16 años que fue oro en Londres con 15, estudia en un colegio católico, la Stone Ridge School del Sagrado Corazón, en Bethesda (Maryland). "Siempre rezo un avemaría antes de cada carrera, y me gusta ir a misa todos los domingos. Es una gran oportunidad para reflexionar y para conectar con Dios. Mi fe ha sido una parte importante de mi vida desde que nací", declaró antes de acudir a las Olimpiadas de 2012.
Fue educada por las hermanas del Inmaculado Corazón de María, lo que la ha hecho muy devota de devota de Santa Ana, la madre de la Virgen María. También lo es del santo del día de su nacimiento, San Patricio. Tiene un hermano de 18 años, y con él y con sus padres, a quienes considera sus modelos, colabora en su parroquia. Responde así también a los desvelos de su padrino, el padre Jim Shea, S.I., provincial de los jesuitas de Maryland.
Conversa del protestantismo y la tibieza
Nada que ver su experiencia vital cristiana con la de Missy Franklin, que también conoció el éxito en Londres con cuatro oros y un bronce. Californiana de padres canadienses, con 18 años cumplidos en mayo, fue educada como protestante, pero tampoco de forma practicante: "La religión no era importante en la educación que me dieron mis padres. Nunca tuvimos una iglesia como propia. Acudíamos ocasionalmente a algún servicio religioso, pero me sentía incómoda y autosuficiente porque no sabía qué se esperaba de mí".
Pero luego se trasladó al Regis Jesuit High School, un instituto católico, jesuita, en Aurora (Colorado), donde empezó a sentirse inclinada a convertirse al catolicismo: "Cuando empecé a ir al instituto, mi fe no era algo importante en mi vida. Pero al recibir mis primeras clases de teología, al ir a mis primeras misas y a mis primeros ejercicios espirituales, comencé a comprender la importancia de Dios en mi vida y cuánto le amo y le necesito".
Y explica por qué: "Dios está siempre ahí para mí. Hablo con Él antes, durante y después de los entrenamientos y de las competiciones. Le pido que me oriente. Y la agradezco por este talento que me ha dado y le prometo ser un modelo positivo para los jóvenes practicantes de todos los deportes".
!Con que el listón religioso esté la cuarta parte de alto que el deportivo, ya sería un lujo como modelo!


1 de Agosto de 2013

Sylvester Stallone, el actor de los tipos duros: 
"Ser católico me pone donde debo estar"


Siendo de origen italiano, no es muy difícil concluir que nació en el seno de una familia católica. Cierto. 
Y tan cierto como que metido en el mundo de los artistas, del cine, de la televisión… su fe quedó aparcada en algún momento y en algún lugar de su vida.
Efectivamente, Rambo, Rocky o simplemente Sylvester Stallone fue así. Pero también Dios ha tenido una llamada especial para que volviese a la fe: la enfermedad de su hija Sophia.
Porno en 1970
Sylvester Stallone nació en Nueva York, en 1946, en el seno de una familia de inmigrantes católicos. Su madre era profesora de danza y su padre, peluquero. Sylvester pronto reclamó para sí un lugar sobresaliente en el mundo de la escena. 
Al principio tuvo algunos papeles secundarios para Woody Allen e, incluso, en la famosísima serie de Kojak, pero los estudios eran caros y el trabajo no abundaba. Así que lamentablemente se abría una de las páginas más oscuras de su carrera cinematográfica participando en 1970 en una película pornográfica.
El boxeador Rocky, su gran éxito
La sequía continuó hasta que en 1975 escribió el guión de Rocky y al año siguiente se estrenaba la película convirtiéndose en un éxito internacional, y haciendo del boxeador un icono del mundo del cine que habría que pasar de generación en generación, y en donde la presencia de la fe cristiana no anda muy lejos.
Una enfermedad, la puerta hacia la fe
Los tiempos cambian, dejó de ir a la iglesia y prefirió buscar fama y fortuna, pero Dios llamó de nuevo a su puerta y le encaminó de nuevo hacia la fe de su infancia. Para ello el Señor se valió de su hija Sophia.
Sophia nació con una enfermedad del corazón. En noviembre de 1996, con tan sólo dos meses de edad, tuvo que someterse a una operación a corazón abierto. Afortunadamente la operación salió bien, se encuentra en perfecto estado e, incluso, hace vida normal.
Parece que todo quedó arreglado. Sin embargo en una entrevista concedida a los medios, Stallone trata de encontrar las palabras para describir lo que provocó el abandono de su fe y el revulsivo que supuso la enfermedad de su hija. Algo muy clásico y que sucede a tantas personas: “No lo sé. Es la vida. Tu carrera profesional te está llevando por un lado, y dejas de estar en comunicación con tu familia”. 
Para los actores, el peso de la fama es “muy fuerte”, y agregó: “Yo no tenía ninguna base sólida detrás de mí o gente que me ayudase a mantener los pies en el suelo. Me sedujo extremadamente la nueva libertad que había alcanzado”.
Al tercer matrimonio
En cuanto a su vida afectiva, en 1974 se casó con la actriz Sasha Czack, de la que se divorció en 1985. En este mismo año se casó Brigitte Nielsen, cuyo matrimonio se rompió dos años después.
Sin embargo, todo empezó a cambiar a partir de la boda con su tercera y actual esposa, Jennifer Flavin, la madre de Sophia. “Cuando me casé, todo cambió”, dijo, sobre todo “cuando mi hija nació enferma y me di cuenta de que realmente se necesita un poco de ayuda aquí. Comencé a poner todo en las manos de Dios, su omnipotencia, su perdón”.
Stallone explica que ser católico “me pone donde debo estar. Estaba solo en el mundo. Pensé que iba a tener que manejar las cosas a mi manera.” 
Entonces “pensé que si me pongo en las manos de Jesús y pido comprensión y orientación, básicamente me estoy quitando el yugo de encima y usando Su inteligencia y sabiduría para tomar las decisiones correctas”.
El mensaje cristiano en sus películas 
Se trata de un proceso que no sólo afecta a su vida personal, sino también a su profesión: “Realmente siento que cuando escribí el primer guión de ‘Rocky’, alguien dirigía mi mano”. 
Algo muy similar sucede con la última película de la saga, “Rocky Balboa”, donde el actor finaliza la película “señalando con su dedo hacia arriba y muestra respeto a Jesús”. 
En ella se busca que el espectador, cuando vea la película, trate “de ser capaz de escuchar a su corazón y no tanto su mente, siguiendo la orientación de alguien mucho más poderoso que tú: Jesús”, explica Stallone.
En Rocky I: antes que nadie, Jesucristo
“En ‘Rocky I’, la primera persona que vimos fue a Jesús”, explicó en referencia a una escena de apertura del club de boxeo donde hay un gran mural de Jesucristo en una pared del fondo. 
Y si un sexto “Rocky” no es suficiente, hay “Rambo IV” donde el mensaje es más claro: “Rambo es un ateo que no cree en nada. Su trabajo consiste en llevar a un grupo de misioneros católicos río arriba en un territorio muy hostil, y Rambo está allí para llevar la Palabra de Dios y la medicina a los nativos”.
Parece ser que el héroe de la pantalla grande, de cuerpo descomunal, experimentado luchador, para quien la vida y a la muerte no valen nada, mientras se dedica a salvar al mundo también está necesitado de Dios.

Vía: REL



20 de Marzo de 2013

Mateo Kovacic, el futuro del fútbol europeo: 
"Cuando uno cree en Cristo, no tiene miedo del diablo"

Devoto de la Virgen y asiduo a Medjugorje 


Fichaje estrella del Inter de Milán con tan sólo 18 años, ya triunfaba en el fútbol pero seguía siendo monaguillo. Gran devoto de la Virgen asegura que la oración es su fuente. 
Mateo Kovacic pasa por ser uno de los grandes talentos del fútbol europeo que está por venir. Con sólo 18 años se ha convertido en uno de los fichajes más caros de la temporada. El Inter de Milán pagó nada menos que 15 millones por hacerse con el futbolista croata, después de que despuntara en el Dinamo de Zagreb, uno de los mejores equipos del país balcánico.
Dentro de sus múltiples cualidades brilla sobre todo por una visión de juego espléndida, un gran talento en la media punta, un útlimo pase demoledor, mucho olfato de gol, y una fe sólida, inquebrantable. "Mi fe en Dios me hace más fuerte a la hora de afrontar los partidos".
Una infancia peculiar
Kovacic nació un 6 de mayo de 1994 en Linz, Austria. Hasta ahí se habían mudado sus padres en 1991, huyendo de la guerra de los balcanes, procedentes de Kotor Varos, una ciudad eminentemente poblada por ortodoxos y que fue devastada por los serbios.
En tierras austriacas dio sus primeros pasos como futbolista, creciendo en el seno de una educación católica. "Era un niño tranquilo, valiente y muy religioso. Iba todos los domingos a misa". Así le definían sus padres, que en 2007 decidieron volver a casa.
No fue sencillo, pues Kovacic ya estaba llamando la atención de diversos clubes europeos. La Juventus, el Ajax o el Stuttgart, que incluso llegó a ofrecer un trabajo a sus padres, quisieron hacerse con sus servicios. Pero todos decidieron que lo mejor era regresar a Croacia.
Un grave traspiés
Nada más llegar, Kovacic se enroló en las filas del Dinamo de Zagreb, el gigante croata futbolísticamente hablando. Aunque sólo contaba con 13 años, pronto despertó el interés de técnicos y aficionados. Fue ascendido a un equipo dos categorías más alto del que le correspondía por su edad.

Pero en 2009, con quince años, sufrió un duro revés. Una doble fractura de tibia y peroné, con una complicada operación, le mantuvieron diez meses sin poder jugar a fútbol. "Me apoyé en la fuerza de Jesús para pasar ese mal momento. Definitivamente, volví aún más fuerte gracias a Él. Son experiencias que hacen que tu cabeza se vuelva más fuerte".
Estrella precoz
Y sin duda, así fue. Sólo un año después ya debutaba en el primer equipo del Dinamo, convirtiéndose en el futbolista más joven que llegaba a la Primera División de Croacia. Por si fuera poco, en el mismo día de su debut, el 20 de noviembre, con 16 años y 198 días, marcaba su primer gol, lo que le convertía en el goleador más joven de toda la historia en el fútbol croata.
A pesar de ello, y de la lógica fama que alcanzó en su país, Mateo Kovacic continuaba mostrando día a día su fe. No en vano, pese a ser la nueva estrella en Croacia, continuaba no sólo acudiendo a misa todos los domingos, sino que seguía oficiando de monaguillo.
En la iglesia encontró el amor
Aquello le valió algunas burlas de sus amigos y compañeros de equipo, pero como el mismo Kovacic afirma, "no me importaba, nunca me molesté, y nunca dejé de hacerlo. Ahora lo veo con cierto humor...".
Entre otras cosas, porque fue precisamente en la iglesia donde conoció a su novia. Isabel era corista del coro de la parroquia. Una vida tan reservada la suya que no fue hasta cuando llegó al Inter este enero que dio a conocer su nombre, para disgusto de la prensa croata, que durante más de dos años estuvo tratando de investigar de quién se trataba.
Fichaje sonado
Después de explotar en el Dinamo de Zagreb, Mateo Kovacic fue relacionado con varios de los mejores equipos de Europa. Entre ellos, el Real Madrid. Sin duda, el hecho de ser escogido como el mejor futbolista joven de Europa por el diario alemán Bild ha ayudado a ello.
Fue el Inter, el pasado 31 de enero, quien finalmente se llevó el gato al agua. Tuvo que pagar 15 millones por un jugador que ya ha sido comparado con Messi. Aunque él, modesto, rehúye tal analogía. "No tengo ni un 10% del talento de Messi", afirma. "Pero con mucho trabajo y la ayuda de Dios me puedo convertir en un gran futbolista".
No es raro oír esas palabras provenientes del futbolista croata. Desde el primer momento de llegar a Italia no ha tenido ningún problema en de hablar de su fe. "No tengo problemas en decir que creer me da fuerza, me ayuda a jugar mejor" ni en reconocer que "normalmente, debajo de la camiseta del equipo, me pongo una camiseta con una imagen de Jesús".
Por eso, a nadie extrañó cuando, el día previo al derbi de la Madonnina (partido entre el Milan y el Inter, y que recibe ese nombre por la estatua de la Virgen María situada en la cima del Duomo), Kovacic declaró que "cuando uno cree en Jesús, no tiene miedo del diablo", sobrenombre con el que se conoce al Milan.
Habitual de Medjugorje
Cómo el mismo ha reconocido en más de una ocasión, cuando puede acude en peregrinación al Santuario de la Virgen en Medjugorje. De hecho, se encontraba en Herzogovina cuando recibió la llamada del Inter. "Es algo realmente maravilloso para mí. Aquí puedes ir a Misa todos los días. Es realmente bello poder estar aquí, y me enorgullece ver que siempre somos bien recibidos en Herzegovina", afirma Kovacic.
Un futbolista que sueña en convertirse en una de las estrellas de Europa, pero que tiene claro que debe ir poco a poco, y bien acompañado. "Rezo antes de todos los partidos. Me da la fuerza y la inspiración para jugar, y el poder saber que todo va a estar bien. Como cualquer persona normal, tengo mis heridas y debilidades, y la oración y la fe me ayudan a superarlo".


20 de Enero de 2013


La Nueva Evangelización según Dominique Rey: 
9 puertas, 6 actitudes, 8 cambios.


Nuevos movimientos, grupos pequeños, itinerarios de acogida, mucha escucha, salir a la calle, una conversión pastoral completa... así es una diócesis de Nueva Evangelización.


Las 9 puertas para evangelizar

Dominique Rey se refiere a 9 ámbitos sociales donde tiene lugar el anuncio de Jesucristo y la posterior formación en la fe. Son 9 "puertas a las que tocar", lugares a los que ir.

1. La Familia: es el primer lugar donde se engendra la fe y se aprende a vivir en cristiano según el testimonio de los padres. El párrafo 14 de "Evangelium Nuntiandii" dice que en una familia consciente todos los miembros evangelizan y son evangelizados. 

2. La educación:  sin ella no hay crecimiento ni maduración ni cambio de mentalidad y cultura. Capellanías, internados, residencias de estudiantes... tienen mucho que hacer para evangelizar. Muchos jóvenes son analfabetos en lo religioso. Las escuelas católicas han de evangelizar, enseñar y educar, todo junto. Para eso, en cada centro educativo "debe haber un núcleo duro de cristianos que den orientación cristiana en esa escuela, para que sea católica de verdad". Sin "núcleo duro" es católica sólo de nombre.

3. La parroquia:  tiene un territorio, un pastor dependiente del obispo y una comunidad en torno a los sacramentos. Acompaña a la persona desde el bautismo hasta el entierro. Forma con la catequesis a niños y adultos. No la elige cada uno, sino que nos toca por territorio y la compartes con gente muy distinta a ti. Juan Pablo II decía que la parroquia tiene que ser el centro de la nueva evangelización.

4. Las nuevas realidades eclesiales: no deben despreciarse ni dejarse de lado. Juan Pablo II y Benedicto XVI han insistido siempre en su fuerza renovadora. Como las órdenes religiosas, comunidades que fueron roturadores, pioneras, tambiénn ellas renuevan toda la Iglesia. El pastor debe estar atento, "ayudarles, acompañarles, quizá corregirles". El obispo recuerda que el mismo Benedicto XVI pide no estar demasiado atado a planes pastorales hechos de normas. "Permitid al Espíritu Santo que actúe a su gusto; una pastoral planificada puede asfixiar las nuevas iniciativas, estad atentos a lo que surge, a lo imprevisto".

5. Diaconía: es la caridad, el servicio a los pobres. La diaconía verifica con actos reales, concretos, la autenticidad de la fe. 

6. La piedad popular: a menudo se da en lugares especiales, en santuarios, lugares de acogida que deben servir para evangelizar la religiosidad. "Nuestra sociedad es consumista pero también hay gente en búsqueda espiritual. Hay que reevangelizar esta piedad popular a la que acuden buscadores". 

Un ejemplo: en la diócesis de Toulon, hay un monasterio en una isla frente a Cannes, "que es una ciudad llena de sectas y de gente guapa del cine". Unas 10.000 personas en verano visitan esta islita donde solo hay un monasterio y una atmósfera distinta a Cannes. "Allí lanzamos el festival del Silencio, llevamos a los cineastas a la isla, a que estén un día desconectados, y así en un mundo de agitación mediática tienen un día de oración o silencio": así, lo más moderno y lo más tradicional se encuentran. 

7. Los medios de comunicación social e Internet: "la red invade la vida de muchos, especialmente de los jóvenes. Allí no hay intimidad sino ´extimidad´, porque exponemos todas nuestras cosas en la red. Pasamos de la información a la conversación, cada internauta es hoy un ´comunicador mediático´. La Iglesia, como Internet, está universalmente conectada. Hasta el Papa usa Twitter. Pero ojo, cuidado con la adicción. El Evangelio no llega en el espectáculo ni se mide por las audiencias". 

8. El arte y la cultura: la Iglesia pide una pastoral de la inteligencia. Transformar la cultura, evangelizarla, requiere de fe y razón, no de mero sentimentalismo ni tampoco de nostalgias del pasado. 

9. La vida social: ocio, deporte, trabajo y vida asociativa. "La evangelización puede transformar todo nuestro mundo, humanizarlo, dar una ecología de la persona humana. El evangelio no es una contracultura, sino que entra en la cultura, la impregna desde dentro y la limpia de las patologías que la afligen". 

6 actitudes pastorales evangelizadoras 

Son ideas que han de hacer cambiar las rutinas y hábitos de nuestra parroquia, grupo, apostolado, etc... para hacerlos más evangelizadores.

1-Hay que llegar a las personas donde se encuentran, en lo físico y en lo cultural. "Se crean nuevos barrios lejos del centro, mientras nuestras iglesias están concentradas en el centro. Vemos barrios sin iglesias. En EEUU cuando surge un nuevo barrio enseguida se prevé espacio allí para capillas. Nosotros también hemos de prever, ir. Y hemos de escuchar qué preguntas se hace la gente y qué problemas tienen las personas". 

2- Atender qué reprochan nuestros contemporáneos a la Iglesia. Algunos reproches son ilegítimos e ideológicos; otros tienen su legitimidad. No se equivocan muchas veces si se quejan de que usamos un lenguaje complicado, de falta de acogida, de déficit de comunicación… 

3- Diversificar: no a la pastoral monolítica. Debe haber distintas puertas de acceso a la fe y a la comunidad. Los alejados, los que tienen solo relación puntual… pueden preferir invitaciones a actos muy puntuales (una jornada, una mañana, un viaje), en vez de que les ofrezcan itinerarios muy largos y complicados. En estos actos se puede proponer una nueva conversión. Y los cristianos comprometidos deben ser ayudados a ser evangelizadores. "Pasemos del cristianismo de tradición al de adhesión y compromiso". 

4- El kerigma y el primer anuncio debe estar en el corazón de la pastoral ordinaria. Los católicos deben salir de la sombra del campanario, salir a evangelizar. Juan Pablo II decía: “la parroquia debe buscarse a sí misma fuera”. "Nada de pastoral de ventanilla, salir al mundo". Las puertas de la parroquia deben abrirse a todas las experiencias humanas. 

5- Abrir la parroquia y las comunidades a la diaconía, el servicio a los pobres. "Hay pobres por la crisis y por la ruptura familiar, la pobreza afectiva, la soledad. Esos pueden ser lugares de encuetro con el evangelio". 

6 - Aceptar una conversión pastoral. "Nada de esto es posible sin una mirada hacia dentro, sin concienciarnos. Hay que pasar del público cautivo al anuncio fuera. Hay diócesis que se preocupan por la evangelización: hay sacerdotes que se visitan unos a otros para aprender nuevas formas, experiencias. No hay una única forma y en estos intercambios se aprende mucho". 

Cómo tratar a la gente e integrarla en la comunidad

1 - La acogida es algo central. Con ella mostramos nuestra caridad y diaconía. La acogida incluye tener capacidad de escucha, mostrar gratuidad y ofrecernos con disponibilidad. Sin esto, no somos acogedores.

2- La escucha de las demandas de los fieles. "Unos vienen pidiendo sacramentos, exequias, etc… Otros sólo quieren la catequesis de los niños. Otros tienen cierta religiosidad: quieren bendecir objetos. Otros quieren ayudas materiales. Otros sólo necesitan hablar con alguien. Hay que ver cómo evangelizar cada una de esas demandas. A menudo en las parroquias sólo creamos actividades para los muy habituales, no proponemos nada a estas personas que vienen buscando otras cosas". 

3- Atender el itinerario de la persona. "Implica personalizar las relaciones, saber que cada uno está en una etapa o en un camino distinto . Hay métodos que dan resultado, cosas ya probadas. Por ejemplo, los Cursos Alpha, con una comida y testimonios y lenguaje accesible, no recitando el Catecismo. Son 8 ó 10 sesiones. También funcionan las células de evangelización parroquial: pequeñas células en casas, abiertas a gente que no iría a la iglesia pero que son invitadas a esta reunión semanal en la casa.  Tenemos una parroquia con decenas de células. Se pueden crear también círculos bíblicos, comunidades y movimientos de pequeña fraternidad, etc… No basta con decir:  “¿quiere ser cristiano?, pues vaya a misa”. Está bien ir a misa pero mucha gente no hará eso por sí sola.

4- Los círculos de compromiso. Hay que reconocer los cuatro tipos de trato que alguien tiene con la iglesia.

-el parroquiano ordinario y practicante
-el de temporada: va si no llueve, son intermitentes
-los de misas, bautizos y comuniones
-los que no tienen ningún contacto con la iglesia.

Y hay que desarrollar formas de llegar a todos ellos y aumentar su fe, formación y compromiso.

5 - Acoger los dones, carismas y capacidades de cada fiel. "El pastor debe ayudar a cada uno a desplegar sus carismas para que crezcan en fe y se vayan integrando en la comunidad. Al recién llegado o alejado hay que inscribirlo en una pequeña comunidad o grupo adecuado para él con un camino de iniciación cristiana que le de un autentico encuentro con Cristo. Es una estructura pequeña personalizadora, que permite lo espontáneo, como es, por ejemplo, la oración en un grupo pequeño". Un cura no puede acompañar personalmente a 300 personas, no puede ser director espiritual cercano y disponible para todos. Basta con un acompañamiento por alguien con sentido común y algo de formación, cosas muy básicas pero en acompañamiento personalizado. 

6 - Formación continua: para clero, laicos, feligreses...

7 -Participación: "hagamos cosas juntos, movamos a la gente, que no sea pasiva, receptora, que usen sus capacidades".

8 -Momentos para proclamar la fe y el Credo; explícitamente. "Sí, lo hacemos en la Eucaristía dominical, pero hay que expresarlo en más momentos. En Toulon hemos bajado la edad de confirmación: antes era con 15 años; ahora con 10 o 11. Pedimos que sea la comunidad la que establezca momentos para profesar su fe ante todos, en voz alta: durante una peregrinación en Lourdes, por ejemplo. Hacemos que proclamen el Credo en público, como en la Vigilia Pascual, ante los hermanos".

Dominique Rey también respondió algunas preguntas de los asistentes.

Sobre evangelizar a inmigrantes y musulmanes

"Tenemos comunidades cristianas evangelizadoras de Brasil, Chile, Colombia, etc… nos ayudan a evangelizar a los inmigrantes de esos países en nuestra diócesis. También tenemos unos pocos musulmanes conversos. Y  un seminarista que viene del protestantismo. En Toulon, el 15% de los habitantes ya son musulmanes. Nuestro método con ellos es: caridad y coherencia de vida,  y proponer la inteligencia de la Fe, proponer la razón y la sabiduría. Hay musulmanes que impresionados por la caridad reflexionan sobre el cristianismo y entonces ven su razonabilidad. Tengo una comunidad que trabaja la presencia directa entre musulmanes. Es arduo, no tenemos decenas de conversiones. Pero ya pasan cosas: cada año tenemos 8 o 10 musulmanes que se convierten. Y bautismos en clandestinidad, en secreto, por miedo a la persecución familiar.

Sobre la adoración evangelizadora 

"La experiencia demuestra que donde hay adoración permanente se genera evangelización. Hay que buscar la fórmula pastoral para ello: que se rece en la adoración por la evangelización de la parroquia, por el apostolado. Los mismo adoradores generan fecundidad misionera. Están, por ejemplo, los Misioneros de la Santísima Eucaristía, que el padre Justo, entre Francia y España,  promueve".

Sobre "el puerta a puerta" eficaz: ¡rezando!

"A veces yo mismo salgo a la calle, a evangelizar. O voy puerta a puerta. Pero todo empieza antes, ¡con la oración personal y con la conversión permanente! Eso crea el estado de ánimo que hace que los cristianos sean creíbles y audibles".

Sobre los cristianos en la política

"El cristiano por definición debe estar comprometido con la política en el sentido noble del término. El gobierno de la urbe debe buscar la solidaridad, la subsidiariedad, la defensa de la vida y dignidad humana desde la concepción hasta la muerte. En Toulon hemos lanzado un observatorio sociopolítico para forma la conciencia de los cristianos. Intentamos dar voz a la Iglesia en los medios de comunicación, ahora contra el matrimonio homosexual y la entrega de niños a parejas del mismo sexo. El compromiso político es fundamental en este momento histórico en que se cuestionan cosas básicas". 

Sobre las zonas rurales y los cristianos muy dispersos

"En nuestra diócesis tenemos pueblecitos al norte de 300 habitantes y menos, y además son socialistas, radicales. Son parroquias demasiado pequeñas, el cura solo no puede. Hay que unir allí a los cristianos en torno a monasterios y comunidades. En un clima de desertificación, una comunidad de vida y oración, de tipo monástico o similar, puede dar aliento a los cristianos. Los curas diocesanos nos dicen que para ellos es fundamental poder alimentarse también ellos en este terreno pastoral tan ingrato y árido. Si la parroquia es muy pequeña, creamos también “polos misionales”, un trabajo colectivo donde los curas trabajen y reflexionen juntos". 

Sobre el papel de los nuevos movimientos y comunidades

"Tenemos unas 50 comunidades nuevas en Toulon, algunas más monásticas, otras carismáticas, otras de espiritualidades más clásicas. Y todas ayudan muchísimo a revitalizar la diócesis. Cada año ordenamos a 8 o 10 sacerdotes y la mitad son de alguna de esas comunidades. Antes de acogerlas hay que verificar la autenticidad del carisma, ayudarles a madurar, a integrarse en un territorio concreto, que no estén solos sin conectarse los demás. Los carismas no se yuxtaponen, no han de estar sin contacto: no, al contrario, deben tratarse y colaborar. Si una comunidad solo ayuda a sus miembros es que eso no es eclesial, es que no están al servicio del evangelio.  En el seminario todos aprenden a respetarse, conociéndose. Así, han de funcionar como una sinfonía".


10 de Enero de 2013


"TAMBIÉN VOSOTROS DARÉIS TESTIMONIO"



10 de Enero de 2013



Luke Vercollone, futbolista profesional





"Ganar la Champions no sería tan grande como lograr la corona del cristiano"



Juega en Estados Unidos y se las arregla para ir a misa los domingos aunque haya partido, y para no faltar a su rato diario de oración.



“¿No sabéis que en las carreras del estadio todos corren, más uno solo recibe el premio? ¡Corred de manera que lo consigáis! Los atletas se privan de todo; y eso por una corona corruptible; nosotros en cambio por una incorruptible”. Esta cita de San Pablo a los Corintios es la inspiradora de Luke Vercollone, futbolista profesional de 29 años de Estados Unidos.



Su vida y su carrera están ofrecidas a Dios y él lo tiene muy claro: “jugar al fútbol es un parte importante de mi vida pero estoy corriendo hacia una meta mucho mayor”, la vida eterna.



Luke proviene de una familia católica en la que creció junto a otros nueve hermanos. La fe que le transmitieron sus padres le ha ayudado sobremanera en su carrera futbolística. “Yo pongo mi confianza en el Señor, sus planes para mí son buenos siempre”, asegura con certeza.



Preguntado a menudo por compañeros y periodistas sobre cómo afecta su fe en su trabajo, siempre responde que “mi fe afecta a todas las áreas de mi vida y me motiva a ser mejor con un propósito más elevado: dar gloria a Dios”.

Por ello, tiene clarísimo que “si jugara en el FC Barcelona o jugase la Champions League no sería tan grande como el premio de la corona del cristiano” de la que hablaba San Pablo a los Corintios.

Los valores del deporte aplicados a la fe
Es esta perspectiva eterna la que le inspira como futbolista. Incluso ha aprendido a relacionar y a aplicar las virtudes del deporte a la vida espiritual. “Éstas nos pueden ayudar a entrar por la puerta estrecha, a ser santos”. En su opinión, los cristianos “tenemos que ser valientes para defender nuestra fe y nadar contra la corriente de la cultura, incluso en tiempos de grandes pruebas”. Aquí entra la disciplina para seguir el plan espiritual día a día. 

Luke cuenta a propósito de esto una anécdota que resume perfectamente estos valores aplicados a la fe. “Un sacerdote amigo mío me preguntó si alguna vez llegaría tarde a un partido o entrenamiento. Cuando le dije que no, me sugirió que tomara esta misma perspectiva para mi tiempo diario de oración con Dios”.

Su experiencia en el mundo del fútbol le ha confirmado que si un jugador no tiene hábitos de disciplina, perseverancia o esfuerzo no dura mucho en la élite. Lo mismo con la fe. “Con cada pequeña victoria, construimos nuestros músculos espirituales”.

También los sufrimientos le han ayudado a crecer. Hubo una temporada en la que apenas jugó y en la que pasó de ser una estrella en la universidad a ser uno más en el banquillo. Sin embargo, había una lección para él en todo esto. Afirma que “el sufrimiento me hizo apoyarme en Dios y a volver a centrarme en una perspectiva eterna. Doy gracias a Dios por estas duras lecciones”.
Para Luke Vercollone no ha sido complicado compaginar su vida como católico y futbolista, puesto que todo se puede arreglar si uno tiene empeño. Indica que no ha sido difícil para él ir a misa los domingos pese a su apretada agenda. “Los católicos tenemos la suerte de tener muchas opciones de comunicación y durante el viaje es fácil encontrar iglesias locales a través de internet o gracias a los recepcionistas del hotel. He tenido que saltarme comidas del equipo o algún evento programado pero mis entrenadores lo han entendido”.

Su crisis de fe en la juventud 
Sin embargo, Luke también pasó por crisis de fe sobre todo en su adolescencia y el comienzo de la universidad. “Tenía una fe débil y empecé a justificar mis acciones por lo que tuve problemas con ciertas enseñanzas de la Iglesia”, sobre todo relacionadas con el alcohol y la castidad, al confundir “equivocadamente” el concepto de libertad. “Fue una época difícil, el equilibrio entre ser cristiano y ser el chico popular”.

Todos estos hechos le llevaron a una gran insatisfacción. “No encontré la alegría que yo pensaba que iba a tener con esta supuesta libertad”, recuerda. Así empezó a ver que los mejores momentos de su vida eran “cuando estaba cerca del Señor” y “me di cuenta de lo que necesitaba a Dios”.

“Nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti”. Espoleado por la cita de San Agustín, Luke siguió el camino del Señor, que utilizó distintos instrumentos para seguir tirando de aquel joven y prometedor futbolista cuya fe tambaleaba.
De este modo, añade que “durante mi primer año de universidad, me sentí alentado por un amigo a pasar quince minutos al día de meditación. Tomé este consejo y oraba delante del Santísimo en la iglesia”. Como si nada hubiera pasado se fue transformando “dejando que el Señor entrase en todas las áreas de mi vida”. A partir de aquí todo cobró un sentido, incluidas aquellas enseñanzas de la Iglesia que antes no entendía. 
“Todas mis metas para el objetivo del cielo”
A raíz de este momento, afirma Vercollone, “enfoqué todas mis metas hacía el objetivo del cielo, mientras trataba de adorar al Señor a través de todas mis acciones”. Su fútbol y sus relaciones personales se benefician ahora de ello.

También le encomendó a Dios, gracias a esta relación de confianza, que le regalara una mujer santa. Y así fue. Conoció a la que hoy es su mujer gracias a unos misioneros durante unos encuentros universitarios. Se comprometieron el 7 de octubre, fiesta de Nuestra Señora del Rosario. “Doy las gracias a María por su poderosa intercesión para ayudar a responder mis oraciones por una esposa hermosa y santa”.

Desde entonces Andrea y su hijo Agustín han sido su gran apoyo y sus mejores fans en todo momento. Todo ello a pesar de los cambios de residencia y los viajes que implica el fútbol. “La recompensa de poner las necesidades de la familia por delante de mis deseos ha sido genial y nuestra relación matrimonial se nutre y aumenta cuando ponemos al otro en primer lugar”.

Atletas Católicos de Cristo
Luke Vercollone trata de aprovechar su situación para evangelizar y para animar a los más jóvenes. De hecho es frecuente verle dando charlas y conferencias con su experiencia de fe, exhortando a los jóvenes a aplicar los valores del deporte a su vida espiritual.

Es además miembro de los Atletas Católicos de Cristo, una agrupación que trabaja con los deportistas de todos los niveles para promover la cultura católica. Surgió tras el llamamiento de Juan Pablo II de evangelizar este mundo del deporte. Ya el Pontífice recordaba, y por ello lo hacen suyo, que: “todo cristiano está llamado a convertirse en un atleta fuerte de Cristo, que es un testigo fiel y valiente de su Evangelio”. Luke ha apostado por esto.


10 de Noviembre de 2012



Una inyección de Alegría

Luis y María adoptaron a Josemaría, un niño con síndrome de Down, cuando ya tenían siete hijos. Al poco tiempo a Luis le diagnosticaron una leucemia. En casa, los niños decían a su madre: ¿te imaginas cómo habría sido este año si no hubiéramos tenido a Josemaría?




1 de Noviembre de 2012


Dejó el béisbol profesional para ser monje premonstratense 

en una abadía de héroes



A sus 26 años, ha pasado dos en el noviciado hasta que este verano hizo los votos de pobreza, castidad y obediencia.



La carrera como jugador de béisbol de Grant Desme le abocaba a convertirle en una estrella, su sueño desde que empezó a batear a los 4 años siguiendo los pasos de su abuelo, ex jugador profesional. Compartió el título de MVP (Most Valuable Player, Jugador Más Valioso) en la liga local cuando estudiaba el bachillerato, fue Jugador del Año en la liga regional cuando fue a estudiar a la Universidad Politécnica de California y, ya como profesional en los Oakland Athletics y tras un año lesionado, cuajó en 2009 una temporada excepcional en las ligas menores, recibiendo de nuevo el MVP de una de ellas.



En 2010, a sus 23 años, con un contrato de 430.000 dólares en el bolsillo, todo parecía dispuesto para el gran salto a la MLB (Major League Baseball)... y entonces el 22 de enero anunció su retirada: "Me iba bien en el béisbol, pero la verdad es que quería ir al fondo de las cosas. Me encanta ese deporte, pero aspiro a cosas más elevadas. No estaba en paz donde estaba, y no lamento dejarlo", declaró a BBC News.



Héroes de la persecución comunista

Su nuevo destino fue la abadía de San Miguel en Silverado, su California natal. Allí le esperaban dos años como novicio, en los que tendría que perseverar para lograr el home run que finalmente corrió la semana pasada, cuando hizo los votos como monje premonstratense. Ahora, el siguiente paso serán los ocho que le separan del sacerdocio y los votos perpetuos.



El monasterio en el que Grant Desme quiso cambiar las polainas y el casco por el hábito blanco del fundador San Norberto (1080-1134) tiene toda una historia. Lo fundaron en 1957 siete monjes premonstratenses húngaros que habían huido de su país en 1950. El régimen comunista cerró su abadía y ordenó su detención, pero ellos consiguieron escapar a Austria, en una huida épica en la que atravesaron un campo de minas y cruzaron a nado un río. De allí pasaron a Estados Unidos, donde trabajaron duramente siete años hasta que reunieron el dinero suficiente para comprar el terreno -entonces deshabitado- donde actualmente la orden se mantiene fiel al espíritu de fervor, austeridad y silencio propio de la vida norbertina, que empieza, como en tantos claustros, a las cinco de la madrugada.




Grant Desme, ahora Fray Mateo, con su familia. Ahora Grant Desme ha cambiado su nombre y le conocen como Fray Mateo, y una vez hechos sus primeros votos este verano, fue entrevistado por Jeff Passan para Yahoo Sport News. "Tenía todo lo que quería, pero no era suficiente", afirmó en referencia a su decisión vocacional.



El éxito fue la "tentación", pero la decisión estaba tomada

Ésta había nacido dos años antes, justo en su momento más bajo, cuando las lesiones no le dejaban jugar todo lo que su calidad le prometía. Entonces empezó a confiar sus frustraciones a algunos sacerdotes, y se dio cuenta de que la sensación de vacío que le agobiaba no tenía nada que ver con la mala racha deportiva. Empezó a visitar distintas congregaciones para ir discerniendo la llamada de Dios, y fue así como descubrió la abadía de San Miguel. Fue en ese momento cuando empezó a ver claro su futuro.



Pero, para estar seguro de su vocación, necesitaba jugar de nuevo al béisbol, explica Passan. ¡Y vaya si llegó! Hizo la mejor temporada de su vida con unos emolumentos de fábula. No fue casualidad, sino producto de meses de rehabilitación y entrenamiento durísimos y de perfeccionamiento técnico. Cuando saboreó el éxito de verdad, la "tentación" estaba ahí, pues. Pero no fue más fuerte que su voluntad de servir a Dios.



Y es que en su interior nada había cambiado. Seguía hablando de Dios con sus compañeros de equipo. Con Steve Kleen, cristiano adscripción religiosa concreta, discutía hasta la madrugada sobre la fe. Y Grant se sentía bien evangelizando: "Disfrutaba más con eso que con un home run", confiesa.



Su éxito fue "una gracia especial", añade: "Era aquello que había anhelado siempre. No pude hacerlo mejor aquella temporada. Para mí, fue una gran señal. ¿Qué estaba pasando? Debería ser feliz por ello. Pero no lo era. Había algo más. Dios estaba tocando mi corrazón. Porque eso es la vida religiosa. Una llamada de Dios".



La llamada a "Brad Pitt"

Pero antes de esa llamada, había que hacer otra. Nada menos que a Billy Beane, el hombre a quien Brad Pitt interpreta en la película Moneyball, ambientada en el mundo del béisbol. Era a él, con quien había negociado diversas cuestiones de su vida profesional, a quien tenía que decirle que dejaba el béisbol para ser sacerdote. 



Todo un trago que le facilitó uno de los hombres más poderosos del mundo del béisbol: "Pasé la mitad de la conversación felicitándole. He crecido en una familia católica y lo que le estaba pasando no me era ajeno", explica Beane.



Tras comunicarlo a padres y amigos, Grant ingresó en la St Michael´s Abby para dos años de formación y discernimiento en los que apenas tendría contacto con el exterior. Y que no han sido fáciles: "Muchas veces me gustaría salir a tomar una pizza o a dar una vuelta con los amigos. Es ahí cuando tienes que elegir estar aquí, más que seguir tus impulsos", explica.



Es la vieja disyuntiva de San Pablo: "Cosas que debemos hacer y son buenas para nosotros no las queremos hacer, y cosas que son malas para nosotros nos gusta hacerlas. Es algo irracional. La oración es lo mejor para nuestra alma, pero a veces no apetece rezar. Es como un padre, que ama a su hijo, pero cuando tiene que levantarse de madrugada porque llora, no le apetece ir a consolarle. Lo hace porque es lo que debe hacer. Eso es el amor. El amor no es un sentimiento. Es una decisión".



Y él tomó la suya: "En cierto sentido, es un milagro. No es normal abandonar algo por lo que has trabajado toda tu vida, y que millones de chicos en el país querrían hacer. ¿Qué es lo que pasa? Es la acción de la gracia y del amor de Dios. Por eso pasa. Pienso mucho en ello. Por alguna razón, Dios me eligió".



Ahora Grant espera saber si Dios quiere de él que, además de monje, sea sacerdote: "Si Dios no quiere que lo sea, no lo seré. Hay que vivir al día. El futuro no está en nuestras manos. El pasado ya pasó. Todo sucede ahora. Cada día tienes que levantarte y elegir estar aquí".



Es la elección que cada día, a las cinco de la mañana, convierte a Grant Desme, antigua promesa estelar del béisbol, en fray Mateo, monje premonstratense escondido para todos salvo para Dios.





22 deSeptiembre de 2012


DE POSAR DESNUDA PARA 

LA REVISTA PLAYBOY, 

A REZAR EL ROSARIO 

TODAS LAS NOCHES CON SUS HIJOS





Además, prepara un documental para la televisión sobre los últimos descubrimientos sobre la localización del Arca de Noé.




Donna D’Errico ha dado un giro total a su vida. De haber posado en la revista Playboy en 1995 y tras participar entre 1996 y 1998 en la conocida serie televisiva Baywatch (Vigilantes de la playa) ahora es una devota católica y prepara un documental sobre el Arca de Noé.



Una persona religiosa

Al ser preguntada sobre si se considera una persona religiosa, Donna D’Errico afirma que “totalmente. No me gusta el término espiritual porque creo que encierra una excusa. O eres religioso o no. No existe el ser espiritual, es un término tonto que se ha convertido en un cliché. Si no eres religioso, no lo eres y ya. ¿Qué significa ser espiritual? Voy a Misa todos los domingos y rezo el Rosario todas las noches con mis hijos”.



La madre de familia explica así la oposición que muchos en Estados Unidos intentan establecer entre los términos “religioso” y “espiritual” para justificar la postura de quienes, en el segundo caso, dicen tener alguna experiencia trascendente pero sin contar con religión alguna o “estructuras” como la Iglesia, por ejemplo.



Su pasado de chica Playboy

Sobre su pasado en la revista Playboy, Dona D’Errico afirma que “he cometido errores y he tomado opciones en mi pasado que no tomaría hoy. Ese es un capítulo en mi vida en el que he cerrado la puerta. Me parece que fue otra persona. No es quien soy hoy”.



La ahora catalogada como “actriz exploradora” permanece en Turquía realizando una serie de grabaciones para el documental que produce sobre el Arca de Noé.



Documental sobre el Arca de Noé

Dona D’Errico es madre de dos hijos y exesposa del líder de la banda de rock Motley Crye, Nikki Six, esta católica de 44 años. Confiesa a FoxNews su fascinación desde pequeña con el Arca de Noé y afirma que viajó a Turquía, específicamente al Monte Ararat, en donde algunos científicos afirman estaría la emblemática barca, para cumplir el sueño que tuvo desde pequeña cuando la historia bíblica la deslumbró.



Hace unos días, mientras escalaba el Monte Ararat sufrió un accidente y se golpeó el rostro y otras partes del cuerpo. Por error colocó una de esas fotos en su cuenta de Twitter para enviarlas a su familia y las imágenes se hicieron virales en Internet.



Sobre el Arca de Noé relata que “creo en lo que la Biblia dice. Además con el paso de los años ha habido registros históricos sobre el hecho de que el Arca de Noé puede estar en el Monte Ararat, así que no soy ingenua ni creo sólo en lo que dicen las Escrituras. Hay datos de la historia de gente respetable que han visto esto”.



En efecto, uno de estos registros data del año 2006 cuando la revista Space en Estados Unidos dio cuenta de unas investigaciones realizadas con fotografías de satélites sobre una “anomalía” que podría ser el Arca de Noé.



La anomalía está a 4.663 metros de altura, en la zona noreste del Monte Ararat. El tamaño de la formación, de acuerdo a las imágenes del satélite, 309 metros, equivaldría a los 300 por 50 cúbitos que medía el Arca de Noé, como explica el libro del Génesis.



En esta investigación, también están incluidas imágenes tomadas por la unidad aérea GeoEye´s Ikonos del satélite QuickBird, el Radarsat 1 de Canadá, y otras imágenes tomadas por varias agencias de inteligencia de Estados Unidos.





¿QUIERES VER

MÁS TESTIMONIOS?

PINCHA AQUÍ:





This post first appeared on Parra Fecunda, please read the originial post: here

Share the post

TESTIMONIOS (7)

×

Subscribe to Parra Fecunda

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×