Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

La Raíz de la Desobediencia - Paul Ellis

Tags: dios


La raíz de la desobediencia:


Por Paul Ellis.

Traducción por: Arturo Perales


"Adán desobedeció a Dios y sufrió las consecuencias. Jesús nos ha dado una segunda oportunidad, No lo arruines esta vez. Dios exige total obediencia. El diablo hará lo que pueda para hacerte desobedecer porque sabe que 'la ira de Dios viene sobre aquellos que son desobedientes'. Así que haz lo que te dicen y obedece ".

Justo ahí está tu sermón estándar sobre la obediencia. ¿Lo has escuchado antes?

Si lo has hecho, te preguntarás: "¿Cómo se relaciona esto con el amor de Dios?" El predicador de la inseguridad tiene una respuesta fácil:

Presta atención a las palabras de Jesús: "Si me amáis, obedeceréis lo que yo mando" (Juan 14:15). Amar a Dios significa obedecer sus mandamientos. Dios debe ser temido y obedecido.

Trago saliva. Eso suena aterrador. Eso suena como que el amor de Dios depende de mi perfecta obediencia y para ser honesto, no soy perfectamente obediente. ¿Eso significa que Dios no me aceptará? ¿Eso significa que no estoy realmente salvado?

Bingo.

Ahora el predicador de la inseguridad te tiene justo donde te quiere: sentado en el borde de tu asiento con terror mortal listo para tragarte la lista de instrucciones que tiene para ti hoy. Usando una retórica ardiente y escrituras fragmentadas, él te llevará a un frenesí emocional de hacer promesas. "Señor, haré todo lo que dice la Biblia".

¿Qué pasa después? Bueno, si tu carne es fuerte, puedes ser señalado como una historia de éxito cristiano que habla caminando. Pero si tu carne es débil, estarás encadenado con la culpa y la condena. De cualquier manera, haz las maletas porque vamos a hacer un viaje de carne .

Tal es la vida del creyente inseguro.

Lo que diagnosticas mal, lo tratas mal

Después de leer mi pequeña diatriba, puedes pensar que estoy en contra de la obediencia. ¡No lo estoy! En lo que estoy en contra es el cristianismo impulsado por la carne, que es a lo que la predicación sobre la obediencia normalmente huele.

Para llegar al corazón de este problema de la obediencia, debemos volver al principio, al Jardín del Edén. Para obtener la respuesta correcta, tenemos que hacer la pregunta correcta, y aquí está: ¿Cómo cayó Adán?

Durante muchos años, mi respuesta a esa pregunta fue: "Adán desobedeció". Eso parece bastante simple, ¿no? Dios le dijo a Adán que no comiera; Adán comió. Fin de la historia.

Solo que no es el final de la historia. Ni siquiera es la historia correcta. La desobediencia de Adán no fue el problema sino un síntoma de un problema más profundo, que es que no confiaba en Dios. Al comer la fruta prohibida, Adán declaró que Dios es un mentiroso indigno de confianza. A través de sus acciones, él estaba diciendo: "Dios, estoy mejor sin ti". Gran error.

La desobediencia sigue a la desconfianza

Al igual que nosotros, Adán vivió en un mundo de incertidumbre. Al igual que nosotros, tenía preguntas que no podía responder. Aquí están las preguntas de Adán:

- "¿Por qué Dios me prohibió comer de este árbol en particular?"
- "¿Qué es esta muerte que dijo que vendría si comiera de ella?"

Adán estaba en la oscuridad, y ese era el punto. Dios intencionalmente estableció las cosas de esa manera porque quería que Adán y Eva confiaran en él. Al introducir la incertidumbre en su mundo, los invitaba a una relación de dependencia con él. Si hubieran confiado en él, habrían vivido, de hecho, habrían tenido vida abundante, pero optaron por desconfiar y así cosechar las terribles consecuencias de su elección.

La gente piensa que Dios rechazó a Adán en el Jardín, pero es al revés. Adán rechazó a Dios. Al rechazar las palabras de vida de Dios, se aisló de la Fuente de la vida y cuando lo haces, mueres. Y esa es la verdadera historia de la humanidad.

El propósito de la vida

La vida es una puesta a punto y lo ha sido desde el comienzo. La vida es una invitación a responder a los llamados de un Dios que nos ama y desea compartir su vida con nosotros. Piénsalo. Hay mucho más en la vida de lo que podemos comprender o manejar Por más que lo intentemos, simplemente no fuimos diseñados para hacer frente a todo lo que la vida nos arroja. Más bien, fuimos diseñados para una vida de dependencia de un Dios bueno que promete satisfacer todas nuestras necesidades según sus gloriosas riquezas en Cristo Jesús (Fil. 4:19).

El secreto de la vida no es "obedecer o morir" sino "confiar en Dios o morir en el intento" (véase Juan 5:24, 11:25 si necesita verlo en la Biblia).

La conclusión no es “si obedeces a Dios”, sino si confías en él. Es imposible confiar en Dios y no obedecerlo, pero hay muchas personas que piensan que están obedeciendo a Dios, pero que no confían en él.

Las dos caras de la incredulidad

Hablaré más sobre la obediencia en las próximas publicaciones, pero quiero terminar aquí con una imagen de desconfianza. ¿A que se parece la desconfianza en Dios? La desconfianza tiene dos aspectos:

(1) Adán hizo lo contrario de lo que Dios le dijo que hiciera
(2) Los israelitas en el Sinaí dijeron: "Dios, solo dinos qué hacer y lo haremos" (ver Ex 19: 8)

No se deje engañar por el deseo de los israelitas de obedecer: fue un viaje de carne puro y simple . Si realmente hubieran confiado en Dios, no habrían pedido reglas. Habrían dicho: "Dios recuerda tu pacto con nuestro padre Abraham y bendícenos". En cambio, básicamente dijeron: "Dios, no creemos en tus promesas a Abraham, cuéntanos cómo podemos bendecirnos a nosotros mismos". Y Dios les dio lo que pidieron, muchas reglas para la auto-bendición .

(¿Te gusta esa palabra? Lo inventé para impresionarte con mi jerga teológica. ¡Vaya! Eso me cansó. Volvamos ahora a lo simple).

Hoy hay personas que, al igual que los israelitas, están buscando claves, principios, pautas y estrategias, todo menos a Dios mismo. Están haciendo su mejor esfuerzo para obedecer todas las reglas de la Biblia, pero el triste hecho es que no confían en Dios. Confían en sí mismos, y lo hacen al pensar ...

- Estaré a salvo SI guardo las reglas
- Seré aceptado, justo y lo suficientemente bueno SI guardo las reglas
- Dios me bendecirá SI guardo las reglas
- Dios estará complacido conmigo SI Guardo las reglas

¡Es como si Jesús nunca hubiera venido! Es como si aún estuviéramos bajo el antiguo pacto de los mandamientos de la ley. Si conoces la historia bíblica, sabrás que el tratar de cumplir las reglas es una receta para el desastre. ¿No lo ves? Los israelitas no pudieron hacerlo y tú tampoco. De hecho, nadie puede cumplir todas las reglas excepto Dios mismo.

No se trata de las reglas

La vida no se trata de reglas, se trata de una relación. Esto es tan obviamente cierto que las personas tienen problemas para creerlo.

"Paul, ¿estás diciendo que Dios no está interesado en mi obediencia?" Si lo está, pero probablemente no por las razones que piensas. (Hablaré de ello en mi próxima publicación )
"¿Estás diciendo que Dios no me está juzgando de acuerdo con mi obediencia?" No lo está - si estás en Cristo, entonces ya has sido juzgado justo, santo y bueno a causa de SU obediencia. ¡Esa es la buena noticia !
"¿Estás diciendo que no necesitamos guardar los mandamientos del Nuevo Testamento?" El hecho de que hayas hecho esta pregunta me dice que todavía estás confundido acerca del propósito de la vida. Ve a leer todo arriba, nuevamente.
Aquí está la frase final:

Un predicador del antiguo pacto usará zanahorias y palos para motivarte a obedecer. Presta atención a ese tipo de predicación (de “La obediencia trae la bendición”) y te convertirás en un creyente inseguro y desconfiado con un estilo de vida de estar arriba y luego abajo. Tu caminar con Dios será una caricatura del verdadero cristianismo y serás una mal testimonio para el evangelio.

Un predicador del nuevo pacto, por otro lado, buscará revelar el amor incondicional de Dios hacia ti y desde este fundamento seguro y sólido como una roca, te  lo inspirará a caminar con confianza como un hijo de Dios. Al hacer esto, te encontrarás obedeciendo a Dios sin esfuerzo y ¡Serás un asombroso testimonio del evangelio!

Tomado de: 
https://escapetoreality.org/2013/03/26/the-root-of-obedience/



This post first appeared on Morando En Las Alturas, please read the originial post: here

Share the post

La Raíz de la Desobediencia - Paul Ellis

×

Subscribe to Morando En Las Alturas

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×