Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

5 ventajas de tener una segunda cita en caso de duda

Tener segunda cita

Toda historia de amor comienza por una primera Cita. Sin embargo, es posible que existan historias que quedaron pendientes de escribir porque los protagonistas no se dieron la oportunidad de un segundo encuentro. A veces, las conclusiones de una primera cita resultan repentinas, precipitadas y superficiales al no conocer de verdad a la otra persona.

Evidentemente, existen casos en los que tienes tan claro que no deseas tener una Segunda Cita, que debes escuchar ese sentimiento. Sin embargo, también puede ocurrir que tengas dudas sobre ello, tal vez no estés seguro de lo que deseas. ¿Por qué es positivo darte la oportunidad de concretar una segunda cita en ese caso?

1. Tener más información

En una primera cita tuviste muy poco tiempo para obtener una visión real sobre los intereses, aficiones y demás detalles de la otra persona. Al compartir un segundo encuentro puedes tener más tiempo para hacerle preguntas e intercambiar conversación. Sigue siendo muy pronto para hacer preguntas demasiado personales, sin embargo, sí puedes profundizar en su modo de ser.

Por tanto, aplica tu sentido común. ¿Qué le dirías tú a una persona que estuviese en esta situación de dudas después de una primera cita? Lo más probable es que, por pura lógica, le recomendases tener una segunda cita. Por tanto, intenta aplicar este criterio a tu propia vida.

2. Tomar tu decisión con más seguridad

Al acabar esta segunda cita, tanto si decides volver a quedar como si ya llegas a la conclusión definitiva de que no quieres continuar quedando con esa persona, estarás más seguro de la decisión que has tomado porque tienes más argumentos de valor para tomar una elección u otra.

Esto es importante no solo en el presente, sino también, en el futuro próximo ya que, de este modo, evitas preguntarte qué hubiese pasado en caso de arriesgar. Por tanto, una segunda cita puede ser la decisión definitiva para resolver todas las dudas que puedas tener al respecto.

Al terminar esta segunda cita es muy posible que ya tengas más claro qué quieres hacer a partir de ahora.

3. Expectativas más realistas

En una primera cita, puedes estar condicionado por las altas ilusiones de ese primer encuentro. Pero, además, también es habitual tener un mayor nivel de nerviosismo en este momento. Por el contrario, en una segunda cita, tras haber compartido esta primera experiencia, las emociones están más calmadas, especialmente, si tienes dudas sobre si continuar quedando o no.

Muchas personas no consiguen ser cien por cien naturales en una primera cita porque están tan pendientes de causar una buena impresión que no se relajan. Por el contrario, en esta segunda cita es posible que tanto tú como tu acompañante alcancéis un mayor nivel de espontaneidad. Y esto es muy positivo para que el encuentro fluya desde la sinceridad.

4. Tener una amistad

Puede ocurrir que en esta segunda cita te des cuenta de que esa persona no te interesa a nivel sentimental, sin embargo, sí te interesa en el plano de la amistad. Y si el nivel de interés amistoso es recíproco, esta segunda cita puede ser una perfecta oportunidad para construir esta relación de amigos.

Ese no fue el propósito inicial de la primera cita, sin embargo, las relaciones personales no siguen un guión previsible. También es un gesto de inteligencia emocional adaptar las decisiones a cada momento. Tal vez en esa persona encuentres a una gran amistad que quieres cultivar y mantener en tu vida.

Flores en una cita

5. Darte la oportunidad a ti mismo

Tal vez pienses que al tener una segunda cita estás dando una oportunidad a la otra persona, pero en realidad, también te la estás dando a ti mismo. Es decir, tomas esta decisión con un propósito práctico, específico y concreto: resolver las dudas. Y, además, puede ocurrir sencillamente que tú necesites tomarte este tiempo, vivir esta historia con tranquilidad y no precipitarte en tus decisiones.

La vida es muy larga, el amor es muy complejo y las interpretaciones que una persona extrae de otra en una primera cita pueden ser totalmente subjetivas. Una de las frases de amor que puede servirte de reflexión es esta idea de Fernando Pessoa: “Del amor solo he exigido que nunca dejase de ser un sueño lejano”. Pues bien, a veces ese sueño no llega en la primera cita, pero sí se percibe más claro en un segundo encuentro.

Si pones una balanza aquello que ganas y aquello que pierdes cuando tienes una segunda cita en caso de dudas te darás cuenta de que los beneficios emocionales son más significativos. Inviertes una parte de tu tiempo, un fragmento concreto de tu agenda, sin embargo, ganas la libertad de descubrir qué sientes.

¿Alguna vez has vivido esta experiencia de tener dudas después de una primera cita y no saber si concretar un segundo encuentro? ¿Qué hiciste en ese caso?



This post first appeared on Conocer Gente Gratis - El Blog De Mobifriends | Co, please read the originial post: here

Share the post

5 ventajas de tener una segunda cita en caso de duda

×

Subscribe to Conocer Gente Gratis - El Blog De Mobifriends | Co

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×