Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

En Tolú, las regatas artesanales volvieron a ser protagonistas

“En canoas engalanadas con velas multicolores salen  los pescadores a convertirlas en altar, rindiendo merecido tributo a su majestad el mar”.

Con esta frase empecé, hace ya algún tiempo, a dar testimonio visual -que ahora repito con fotos de Willian Zarza- de un Ritual mágico en su esencia, bello en su colorido, paradisiaco en su entorno, con el que se tributa esa perfecta simbiosis del hombre nativo con el océano que lo circunda. Son las tradicionales y autóctonas Regatas Artesanales con las que todos los años el mar de Tolú se engalana, como lo hizo este fin de semana, llenando de colorido las espectaculares playas del golfo de Morrosquillo.
“Cual cumbianbera estrenando pollera las velas se exhiben flequeteras pues son realidad, que no quimera, de tradición imperecedera”.

Y el pasado domingo nuevamente se dio rienda suelta a la tradición y las Velas se volvieron a tornar danzantes y coquetas.
“A un lado quedan piolas y atarrayas, no le piden al mar hoy su alimento, botes y corazones cargan el bastimento que los nutre de esperanza”

Los propietarios de los botes que proveen con la pesca el diario sustento a los habitantes de Tolú los despojaron de piolas y atarrayas para transformarlos, temporalmente, en embarcaciones de competición, provistas no de sofisticados aditamentos sino de coloridos velajes artesanales elaborados con dedicación, amor, y entusiasmo, en un sagrado ritual que antecede a las justas.
“La competencia es impetuosa, el temperamento Caribe así lo reclama, es el tributo al mar que se ama y a una tradición esplendorosa”.
.
¡Si fueran embarcaciones modernas, fabricadas en serie, y provistas de sofisticados aditamentos no contribuirían, así, al embellecimiento del paisaje ni fuera tan emocionante la competencia!

Desde la partida la lucha es feroz y enconada y el éxito depende de la combinación de equilibrio, fuerza, destreza, y experiencia entre conductor y quien hace las veces de "guinda" con peripecias en el borde del bote en busca, con el contrapeso, del adecuado equilibrio y el aprovechamiento del viento con el oportuno y diestro girar de la vela. 

“Al final la competencia poco importó, motivó sí la tradición que con mar, viento, y colorido pintó la acuarela de una región”
“Quien haya ganado poco importa, se cumplió con un ritual de tradición, ahora al festejo se exhorta con Porro en Fandango y también ron”

Fotografías de William Andrés Zarza García.


This post first appeared on Desde Mi Caribe Colombiano, please read the originial post: here

Share the post

En Tolú, las regatas artesanales volvieron a ser protagonistas

×

Subscribe to Desde Mi Caribe Colombiano

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×