Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

A rio revuelto

La imagen puede contener: exterior
¿Y luego que? 
Imagen: Fredy Carbajal


El escandalo político de las últimas semanas parece que no va a dejar títere con cabeza, empezando con el presidente de la republica, pero la gran pregunta es ¿Y luego que? Esta es la crisis más grave desde el escandalo de los fujivideos. Incluso si el Fujimorismo saliera por esta vez incólume como vaticinan varios analistas, la triste verdad es que sus antecedentes –dígase salita del SIN- no lo dejan bien parado como fuerza capaz de dirigir la lucha contra la corrupción. Incluso digamos en el caso que Keiko Fujimori estuviera totalmente comprometida en ello. Por otro lado los odiadores del fujimorismo y de Keiko –que tiene los suyos propios- o sea los mismos que aducen que Doña Villarán no ha delinquido, sino que ha sido seducida por el poder,  no van a dejar de lado sus odios, aun en el caso que se encontraran con un fujimorismo libre de polvo y paja, al menos en esta ocasión. Odiadores que hay que decir manejan un enorme entramado mediático y poder en todas las esferas de la vida pública peruana.

Lo cierto del fujimorismo es que entre la debacle de la autodenominada “Reserva Moral” y la comprobada monetización de la política peruana, sus antis disminuyen notoriamente. Hasta los recalcitrantes ultras, pueden reconocer que el fujimorismo al menos no estaría inmóvil como lo esta el gobierno ppkuy.

Hay torpezas que cuestan caro. Intervenir los locales del fujimorismo y hacer oídos sordos a sus descargos, va a redundar en el fortalecimiento de la imagen naranja. Los odiad   ores pueden reír unos días. Tendrán años por delante para poder llorar a mares. Claro, a menos que Kenji acabe escribiendo otra historia.

Otro actor que parece saldrán incólume es Alan García Pérez, no se puede decir lo mismo de su gobierno, pero el expresidente, es el único de entre quienes han ejercido el poder en el postfujimorismo que no se halla envuelto en escándalos de corrupción. Si AGP sigue siendo AGP, sabrá capitalizar aquello de cara al 2021 o quizás un tanto antes.

Entre las organizaciones políticas, el horizonte se asoma bastante incierto. Dicen que cuando llueve todos se mojan y la sensación predominante, es que todos son corruptos. Un partido histórico y largo tiempo fuera del gobierno como Acción Popular podría capitalizar algo del momento, lo mismo quizás no sería tan fácil para la APP de Acuña –conocidos sus muchos turbios manejos-  Guzmán por su lado, al igual que Mendoza carecen todavía de estructura partidaria y la antorcha morada parece bastante apagada, mientras que Mendoza al igual que toda la izquierda, se exhibe como una caradura completa, hablando de la corrupción y el golpe fujimorista, cuando ella ha estado vinculada a la gestión de los hoy presos Humala-Heredia mientras que su actual lugarteniente, la revocada regidora Marisa Glave (otra de las que ahora no saben nada), ha sido hasta hace muy poco, una de las principales portavoces del entorno de Villarán.

Los intentos de instrumentalizar la lucha “anticorrupción” por la izquierda resultan cada vez más ridículos. La izquierda está demasiado manchada a nivel continental para que sean demasiados los que se traguen el cuento. Cada vez más, sus marchitas resultan.
Por cierto, Villarán ya debería ir pensando en dedicarse a la fabricación de vehículos blindados. Tiene un blindaje que ya lo quisiera un T-14. Por menos ya veriamos a varios rumbo a la cárcel y marchitas de indignados por doquier. Con Villarán, el silencio es elocuente muestra del poderío de la argolla caviar.

El outsider se dibuja en el horizonte. Si en 2016 la mesa estuvo servida para un Guzmán derrotado solo por la magnitud de sus incapacidades organizativas, la próxima elección podría acabar abriéndole la puerta a un loco con metralleta del tipo de Antauro Humala o quizás hasta peor, si cabe.

De todas formas el panorama actual resulta bastante complicado. Los poderes en pugna poseen cada uno amplios recursos y operadores dispuestos jugarse el todo por el todo ¿Quién vencerá? Lo cierto es que esto recién empieza.

Hasta más vernos.

Iván Budinich Castro


This post first appeared on CATARSIS Y HARAKIRI, please read the originial post: here

Share the post

A rio revuelto

×

Subscribe to Catarsis Y Harakiri

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×