Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

El Ejército Fantasma

El ejercito fantasma fue el encargado de preparar el terreno perfecto para el “Día D”, no hicieron falta ni armas ni mucho menos Tanques. Consistió en una preparada y elaborada maniobra de distracción con la que mediante cartones, hinchables y altavoces, crearon una fiel reproducción de tanques, armas y campamentos que desconcertaron a los aviones de reconocimiento alemanes y provocaron el movimiento de las tropas de Hitler dejando abierto el flanco perfecto para el desembarco de Normandía.

El uso de dichos hinchables y maquetas no estaba reservado únicamente a tanques o camiones, además se hizo uso de hinchables con forma de aviones muy similares a la realidad, como puede verse en la foto de arriba.

“En la guerra todo vale”. Sin duda, las tropas aliadas siguieron esta frase al pie de la letra cuando, en 1943, crearon el «Ejército Fantasma» -una unidad formada por expertos en efectos especiales, actores e, incluso, tanques de cartón y caucho-, con la finalidad de hacer creer a los nazis que el desembarco aliado en Francia se realizaría al este de la costa y no en Normandía.

ALTAVOCES

Sin embargo, con un engaño visual no bastaba, y la 23º se ayudó de los laboratorios Bell para realizar una serie de grabaciones de diferentes vehículos militares circulando, así como grabaciones del sonido que se escucha cuando los soldados montaban un puente móvil para poder cruzar un río en un punto determinado. Estas grabaciones eran posteriormente reproducidas por unos altavoces gigantes montados en camiones, los cuales estaban orientados hacia el enemigo para que pudieran escuchar de primera mano como se “preparaban para atacar”.

EL ENGAÑO

Urdido el engaño sólo faltaba ponerlo en práctica. Para ello, primero se formó oficialmente el ejército fantasma, el cual recibió el imponente nombre de Primer Grupo del Ejército Estadounidense (FUSAG en sus siglas en lengua inglesa). A continuación, se reclutó a sus integrantes, los cuales fueron principalmente actores, expertos en efectos especiales (los de la época), guionistas, especialistas en comunicación y, finalmente, un par de unidades militares reales para dar más credibilidad al engaño si fuera necesario.
Así, en los emplazamientos establecidos empezaron a edificarse auténticos campamentos militares falsos y que no contenían más que aire. «En el interior de las tiendas no había un solo soldado, los cajones de madera no guardaban ninguna bala, los bidones no contenían ni gota de gasolina», completa el investigador Larry Collins en su obra «Los secretos del Día D».

HUELLAS

Los aliados pensaron en todo, como los hinchables lógicamente no dejaban huellas y para hacer que los nazis mordieran el anzuelo, se encargaron de recrear las huellas arrastrando pesadas cadenas y dejando surcos similares a las orugas de los tanques

EL ATAQUE

Los nazis mordieron el anzuelo y decidieron desplazar el ataque (que se realizó) sobre dichos ejércitos, retirando un gran número de tropas del norte, lo que permitió a los aliados el famoso y sangriento “Desembarco de Normandía”

La Segunda Guerra Mundial nunca deja de sorprender y como estrategias tan elaboradas y engañosas pueden provocar y facilitar una de las más importantes y espectaculares batallas de la segunda guerra mundial.

Web del ejercito Fantasma:
http://www.ghostarmy.org/

La entrada El Ejército Fantasma aparece primero en The Wolf.



This post first appeared on The Wolf, please read the originial post: here

Share the post

El Ejército Fantasma

×

Subscribe to The Wolf

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×