Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

El agua tibia

Waldo Acebo Meireles

Al parecer los pinareños han descubierto el agua tibia, pero en este caso debemos celebrar tan perturbador y provocativo descubrimiento : El Documental ‘Aprender a vivir desde la distancia’ por primera vez aborda desde una fuente oficial, u oficiosa, la traumática experiencia de los llamados colaboradores, personal de la salud y de otros sectores que van a diferentes países en las llamadas ‘misiones internacionalistas’, y las consecuencias para sus familiares que quedan en la isla.

El documental presentado por la Universidad de Pinar delo Río y Tele Pinar fue realizado bajo la dirección y el guion de Dayelín Machín Martínez y comienza con un exordio que nos da las claves de lo que vendrá a continuación: “A mi mamá a quien las necesidades más grandes la hicieron alejarse de mi…”

Las entrevistas a una decena de personas participantes en las antedichas misiones y a sus familiares dejan en claro el Costo Humano de las mismas; divorcios, extrañamientos, muertes de familiares cercanos que quedan como dolores y perdidas no resueltas, afectividades desatendidas y al retorno un complejo proceso de readaptación al entorno familiar. El costo es alto, muy alto.

Entre los entrevistados hay dos sicólogas, una que aborda la problemática de las consecuencias afectivas, y otra la que se lanza en una justificación de estos sufrimientos y es la única persona que utiliza los términos de altruismo, ética, solidaridad, digamos que es la ‘cuadrada’.

Pero sorprendemente alrededor del minuto 11 se menciona el tema de las verdaderas causas que llevan a que miles [el documental menciona 4 mil en Pinar del Río] a abandonar su familia y ello son razones económicas: problemas de vivienda, una computadora, entre otras son las cuestiones aludidas, las verdaderas razones y nada de solidaridad y otros similares lemas revolucionarios. Esta situación nos recuerda a los abnegados macheteros que marchaban a las llamadas ‘Zafras del pueblo’, no por fervor revolucionario sino porque recibían un notable incremento en su salario, la posibilidad de ganarse un televisor, o un tan necesario refrigerador, o incluso un ‘polaquito’.

Y una nueva sorpresa: aparece una tabla con los salarios devengados por los ‘internacionalistas’ en seis diferentes países, lo cual deja en claro la miserable paga mensual por el cual esos hombres y mujeres se vieron en la necesidad de abandonar por dos años o más a sus familias.

Una madre habla de su hijo como un ‘emigrado definitivo’ y el costo humano de la decisión tomada, que por cierto nadie critica. Finaliza el documental con otro tema conflictivo y es la respuesta a la pregunta ¿Te volverías a ir?



This post first appeared on Cuba En Hialeah, please read the originial post: here

Share the post

El agua tibia

×

Subscribe to Cuba En Hialeah

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×