Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

¡Regresión! (AndroidOne)


Cambio de móvil.

¿Recuerdas cómo harrrrto del iPhone me pasé a un Xiaomi Redmi3 (clic)?
Al principio me supuso un shock porque sigo reconociendo que, pese a sus pijotadas, el iOS de Apple es un Sistema mucho más cómodo y sencillo que Android.
Sí, Android me volvió loco, me obligó a enterarme de lo que eran las roms, los roots y sopotocientas gilipolleces más, y más si uno tiene en cuenta que el sistema de Xiaomi, el MIUI, es encima más complicado aún y hay que meterse en mil foros cuando tienes el más mínimo problema.
Pero año y medio después uno se acaba haciendo y sí, finalmente me gustó el trastear con MIUI.

Y ahora voy y la cago pero bien.
¿Y eso?
Pues nada, que he evolucionado regresivamente.
De iOS a MIUI y ahora... ¡a AndroidOne!

Sí, he tenido la brillante idea (las ideas siempre son brillantes) de comprarme el nuevo Xiaomi, el Mi A1.
 


¿Por qué?

El Redmi3 se había quedado un poco limitadillo con sus 2 Gb de RAM y sus 16 Gb de memoria interna. Sí, es un buen teléfono y ha funcionado de maravilla, pero últimamente algunas apps iban despacio y, lo que es más importante, el sistema MirrorLink de mi Coche Nuevo (ah, ¿que no te he contado que tengo coche nuevo?) no reconocía el móvil.


Así que móvil nuevo. 
Esencial: de gama media, es decir lo suficientemente potente como para que no vaya a pedales pero sin gastarme una pasta porque, sinceramente, me parece una barbaridad no justificada pagar dinerales en terminales móviles y ni necesito que tenga mil gigas de RAM, ni soy fotógrafo profesional, ni muevo videojuegos gigantescos.

Y como Xiaomi me ha gustado (y en casa tenemos ahora casi todo de la marca xina) veo que saca un terminal sin MIUI, con Android puro (AndroidOne), un poco más grande que el mío y que trae muy buenas críticas en los medios especializados (clic), el Xiaomi Mi A1.

Y voy y me lo compro por Gearbest a 200 eurillos.


Y joooooooo.
¡Ahora echo de menos MIUI, sus miles de opciones y tonterías!
Aparte, es un teléfono muy grandote, muy ancho, mis delicadas y finas manitas no llegan a abarcarlo.
Ha sido como un Back to Basics.
Me han desaparecido algunas opciones que me gustaban mucho, como lo de compartir la WiFi con un código QR (sí, hay apps que lo hacen, pero NO es lo mismo), el gesto de los tres dedos para hacer una captura de pantalla, la gestión de notas e imágenes con la cuenta Mi o, lo más sangrante, la galería es la horripilante Google Fotos.

Aparte, el MirrorLink del coche reconoce el dispositivo, pero aún no he conseguido hacer que funcione (puede ser cosa del sistema, porque le pedí a una de mis múltiples sobrinas que probara con su Sony Xperia Super y tampoco)
Agh, o sea, agh.

Imagino que me iré acostumbrando con el tiempo pero vamos, que como esto siga así se lo endilgo al Tx para nuestro cumple (no lo va a querer, fijo).

Si es que compro sin mirar.




This post first appeared on Pasa El Mocho, please read the originial post: here

Share the post

¡Regresión! (AndroidOne)

×

Subscribe to Pasa El Mocho

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×