Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Canciones escatológicas (Séptima parte)

10 razones por las que abandoné el dispensacionalismo.

En esta entrada compartiré la cuarta razón por la cual dejé de ser dispensacionalista. Aquí está:

4. Porque 1 Tesalonicenses 4:13-18 dice que al ser arrebatados recibiremos al Señor, no que nos iremos.

El dispensacionalismo afirma que cuando el Señor rapte a su iglesia se la llevará al cielo y citan entusiastamente el pasaje de 1 Tesalonicenses 4:13-17 para respaldar dicha afirmación. Sin embargo, cuando lees detenidamente las palabras de Pablo, el texto nunca Dice que nos iremos para el cielo, dice otra cosa. Mira:

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz
de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá
del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero.
Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos
quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos
en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así
estaremos siempre con el Señor.

1 Tesalonicenses 4:16-17.

El texto dice claramente que cuando Jesús regrese seremos arrebatados para recibir al Señor en el aire, ¿ok? Quienes profesamos no ser dispensacionalistas no negamos que habrá un arrebatamiento, simplemente creemos que ocurrirá el mismo día de la Segunda venida. No dos eventos separados por siete años, uno solo ocurriendo simultáneamente.

Entonces, si lees otra vez Tesalonicenses en ninguna parte del texto se dice que nos iremos al tercer cielo o que el Señor nos llevará hasta allá. No, el texto solo dice que llegaremos a las nubes, de allí no pasaremos. ¿Qué pasará después de encontrarnos con Jesús en el aire? Descenderemos a la tierra. ¿Por qué? Porque es lo que Pablo realmente está diciendo.

La mayoría, sino todos los dispensacionalistas, cuando leen 1 Tesalonicenses 4 se concentran en la palabra “arrebatados” y quienes conocen de griego hasta apelan al idioma original para respaldar la doctrina del rapto secreto; sin embargo, ellos obvian otra palabra que es igual de importante y que aparece también allí. Es la palabra “recibir”. “Seremos arrebatados…” dijo el apóstol, para “recibir” al Señor. Aquí Pablo usó el griego: “apantesis”. Palabra que tiene que ver con salir a encontrarse con alguien a quien se le quiere dar la bienvenida.

Si haces el tiempo y buscas un buen diccionario bíblico descubrirás que, en el idioma original, “apantesis” (“recibir”) se refiere a dar la bienvenida oficial a un dignatario, no para irse a otro sitio, sino para volver al lugar donde se salió.

A continuación, te mostraré dos pasajes donde también se usa la palabra “apantesis” y verás que en ambos se refieren a “recibir” a alguien para volver al lugar de donde se salió, no para recibirlo e irse a otro sitio.

El primer pasaje es la Parábola de las diez vírgenes. Lee bien y verás la connotación de la palabra “recibirle”:

Y a la medianoche se oyó un clamor:
¡Aquí viene el esposo; salid a recibirle!
Mateo 25:6.

En este texto la palabra “recibir” es “apantesis”, la misma que Pablo usó en 1 de Tesalonicenses 4:17. Pero ojo: el Señor Jesucristo la usó dentro de una parábola que trata sobre la Segunda venida al igual que Pablo cuando habló del arrebatamiento. Y este elemento es muy importante ya que nos confirma que la iglesia, al igual que las vírgenes de la parábola que estaban preparadas, saldrán a recibir al Señor (al esposo), no para irse con el esposo a otro sitio, sino para regresar a donde salieron primero.

Te animo a que leas la parábola completa y verás que cuando las vírgenes oyeron el anuncio de salir a recibir al esposo, entendieron perfectamente que debían salir a darle la bienvenida, no para irse con él a otro lado, sino para que al recibirle entraran a la boda, lugar donde ellas ya lo estaban esperando.

El segundo pasaje que usa la palabra “apantesis” es este:

Donde habiendo hallado hermanos, nos rogaron
que nos quedásemos con ellos siete días; y luego
fuimos a Roma, de donde, oyendo de nosotros
los hermanos, salieron a recibirnos hasta el Foro
de Apio y las Tres Tabernas; y al verlos, Pablo
dio gracias a Dios y cobró aliento.
Hechos 28:14-15.

En este pasaje se relata la vez que los cristianos en Roma salieron a recibir (“apantesis”) a Pablo (y a quienes lo acompañaban) al Foro de Apio y las Tres Tabernas. Cuando estos hermanos se encontraron con Pablo no partieron de allí hacia otro sitio, sino que lo escoltaron y acompañaron para entrar a la ciudad. Es decir, salieron a recibirle para luego regresar al lugar de donde habían salido, Roma.

En resumen, en todos los casos anteriores, incluyendo 1 de Tesalonicenses 4, el griego “apantesis” significa la misma cosa cada vez. Como muy bien explica N. T. Wright en su artículo “Adiós al rapto”, al comentar 1 de Tesalonicenses 4:17 dice: “Pablo presenta la imagen de un emperador que está visitando una provincia. Los ciudadanos salen a encontrarlo en campo abierto y luego lo escoltan a la ciudad. La imagen de Pablo del pueblo “reuniéndose con el Señor en el aire” debe ser leída con la asunción de que el pueblo inmediatamente dará la vuelta y llevará al Señor a un mundo nuevo” (1).

En el caso de 1 Tesalonicenses 4:13-18 saldremos a recibir al Señor en los aires para entonces descender de nuevo a la Tierra. Tal vez ahora podrás entender por qué ante canciones como “Él es el Rey” escrita por Jesús Adrián Romero e interpretada por Danilo Montero, cuando al final del coro dice: “Él es el Rey que viene a su pueblo a llevar”, algunos de nosotros no la cantamos o preferimos substituir dicho verso por otro más bíblico.

“¡Espera, espera, espera!” exclamará alguien, “Pero 1 Tesalonicenses 4:17 afirma que después de encontrarnos con Jesús en el aire “así estaremos para siempre con el Señor”. ¡Ya ves! ¡Eso significa que nos iremos al cielo!”

No, allí dice: “así estaremos”, no: “de allí nos iremos”. Dice: “así estaremos para siempre con el Señor”, no: “de allí nos iremos al cielo con el Señor”. ¿Ves la diferencia?

¿Qué significa la expresión “así estaremos para siempre con el Señor”? Que nunca nos separaremos de él, que a partir de entonces jamás nos distanciaremos de su presencia. Simple. No significa que nos iremos desde las nubes hacia el tercer cielo. ¿Por qué? Porque el texto no dice eso.

Notas:

(1) Tomado de: http://ntwrightpage.com/2016/07/12/farewell-to-the-rapture/ Sitio visitado por última vez el 08/05/2017.

Continuará…



This post first appeared on La Aventura De Componer | El Blog De Noel Navas, please read the originial post: here

Share the post

Canciones escatológicas (Séptima parte)

×

Subscribe to La Aventura De Componer | El Blog De Noel Navas

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×