Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Alimentación en Insuficiencia Hepática Crónica

Sigue una alimentación en insuficiencia hepática que se ajuste a tu patología.

En este post exponemos la alimentación en Insuficiencia Hepática. Una insuficiencia hepática supone la pérdida de la capacidad funcional del hígado. Existen dos tipos de Insuficiencia Hepática, la Aguda y la Crónica.

La Insuficiencia Hepática Aguda puede producirse tras una hepatitis vírica, cirrosis o el abuso de medicamentos. Suele aparecer en semanas. La Insuficiencia Hepática Crónica es de más lenta evolución, y tarda años en manifestar el daño de una gran superficie del hígado.

Las funciones del hígado son depurar la sangre, metabolizar las toxinas y facilitar la digestión y el tránsito intestinal. La alimentación en insuficiencia hepática se basa en controlar el consumo de proteínas, restringir el sodio en la dieta, evitar el alcohol pero a veces es necesario un trasplante hepático.

Síntomas de la Insuficiencia hepática

Normalmente los pacientes presentan ictericia, cansancio, debilidad y pérdida de apetito. Además son frecuentes las hemorragias los hematomas y la acumulación de líquido en el abdomen (ascitis). Se ha descrito que el aliento puede oler como a humo o moho.

Con frecuencia se produce encefalopatía hepática, un estado de intoxicación sanguínea producida por las toxinas que el hígado no es capaz de procesar. Suele afectar al sistema nervioso, con confusión, somnolencia e incluso pérdida de consciencia.

Como el hígado ya no puede procesar adecuadamente la bilirrubina (producto de desecho formado a partir de la degradación de los glóbulos rojos envejecidos), ésta se acumula en la sangre y se deposita en la piel, otorgando el tono amarillo a estos pacientes (ictericia).

También falla la síntesis de las proteínas que controlan la coagulación, por lo que se forman hematomas y se producen sangrados con facilidad. La retención de líquidos hace que aumente la presión en las venas hepáticas (hipertensión portal). En ocasiones se forman nuevas venas en el esófago y estómago que desvían la sangre del hígado. Si se dilatan, se forman varices esofágicas o gástricas que sangran con facilidad, pudiendo aparecer sangre en el vómito o en las heces.

Es común que los pacientes con insuficiencia hepática desarrollen una insuficiencia renal, lo que se conoce como síndrome hepatorrenal. También son frecuentes alteraciones inmunitarias y del metabolismo, como diabetes, hipoglucemias o hipopotasemias.

Alimentación en Insuficiencia Hepática

En los pacientes con insuficiencia hepática se debe asegurar una ingesta adecuada de Kcal y proteínas y el mantenimiento de un peso saludable. El paciente debe seguir una dieta restringida, limitando la cantidad de proteínas de origen animal, para no comprometer la función cerebral.

También debe limitarse el consumo de sodio (sal y muchos alimentos). Si se hace, se puede ayudar a evitar la acumulación de líquido en el abdomen. El alcohol está completamente prohibido, ya que agrava la lesión hepática.

La ración de carne debe ser de 100-125 gramos (pollo, ternera, cerdo, conejo, cordero) y la de pescado 140-150 gramos. Si aumentas la cantidad de proteína se puede descompensar el fósforo.

Dieta para Insuficiencia Hepática

Está indicada en los pacientes con enfermedad hepática crónica que tienen disminución de al menos el 50% de la función hepática y que con la regulación de la alimentación, de la medicación y de los hábitos de vida, se puede frenar la progresión de la insuficiencia y retrasar la necesidad de transplante.

En cuanto se diagnostica una insuficiencia hepática se deben tomar las siguientes medidas alimentarias:

El sodio en la Insuficiencia Hepática

Cuando los riñones no funcionan, el sodio y el líquido se acumulan en el cuerpo, causando inflamación en los tobillos, hinchazón, hipertensión, dificultad para respirar e insuficiencia cardiorrespiratoria. Ten en cuenta que en la dieta occidental existe mucha  y sal oculta en los alimentos, como puedes ver en nuestro post.

Dieta en cirrosis

En una cirrosis compensada no es necesario hacer restricción de proteínas, pero cada caso debe ser evaluado de forma individual. Estos pacientes tienen alterados la utilización y el almacenamiento de los carbohidratos y presentan un aumento del catabolismo proteico y graso, que conduce a la pérdida de las reservas proteicas y lipídicas.

Si a esto le sumamos una menor asimilación de nutrientes, un menor apetito e ingesta, tienen un gran riesgo de malnutrición proteico-calórica. La alteración metabólica más importante de los pacientes con insuficiencia hepática avanzada es el cambio en el metabolismo de los aminoácidos. Los niveles plasmáticos de los aminoácidos de cadena ramificada (AARR) están disminuidos y los niveles de aminoácidos aromáticos (AAA) elevados. Esto debe ser evaluado por el médico y el nutricionista para ajustar el tratamiento y la Alimentación en Insuficiencia Hepática.

Hidden Content

Si te ha gustado nuestro post de Alimentación en Insuficiencia Hepática, o tienes dudas con algún alimento en el que te podamos ayudar, déjanos un comentario y nuestros nutricionistas te responderán enseguida. Be coher!

Puedes seguirnos en nuestras RRSS, FacebookTwitterPinterestGoogle +Instagram o nuestro Canal de Youtube para seguir todos nuestros consejos.

  • Ebook dieta para insuficiencia hepática

     7,03 Iva Incluído


This post first appeared on Dietas Personalizadas | Nutricionistas Online, please read the originial post: here

Share the post

Alimentación en Insuficiencia Hepática Crónica

×

Subscribe to Dietas Personalizadas | Nutricionistas Online

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×