Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Dieta baja en histamina | Histaminosis alimentaria

Dieta baja en histamina para migrañas, intestino irritable, alegias crónicas. Histaminosis alimentaria

En este artículo te explicamos cómo puedes hacer una Dieta Baja en Histamina. Esta dieta está indicada cuándo en una analítica de sangre se confirma un nivel alto de histamina basal o un déficit de la actividad de la enzima DAO (diaminooxidasa).

Qué es la histaminosis alimentaria

Cada vez se relaciona más la histamina con la prevalencia del sobrepeso asociado a retención de líquidos y de patologías crónicas de fondo alérgico como la migraña, fibromialgia, fatiga crónica o intestino irritable.

La histamina actúa a través de los receptores que presentan todos los órganos y tejidos de nuestro cuerpo. Hay una relación directa entre el exceso de histamina en el cuerpo y los niveles de la hormona antidiurética, que produce mayor retención de líquidos. Se estima que más de un 40% de las personas con problemas de peso tienen histaminosis crónica.

Los test de liberación de histamina o de actividad de la enzima DAO (diaminooxidasa) encargada de la degradación de histamina, ya no se consideran tan útiles para el diagnóstico de la histaminosis alimentaria.

Lo ideal sería estudiar la actividad de la enzima DAO en una biopsia digestiva, lo cual no es muy operativo, por ello el test más significativo por el momento es el estudio de activación y sensibilización celular. Este test inmunológico permite descartar la contribución de los alimentos de mayor frecuencia de consumo como: leche de vaca, carne de pollo, carne de cerdo, pescado blanco, pescado azul, harina de trigo, tomate, arroz, huevo entero, levadura o naranja. La intolerancia se manifiesta entre 3 y 10 nanogramos/mL. Déjanos un comentario para recibir más información sobre este test.

Patologías que mejoran con una dieta baja en histamina

Las patologías que suelen  beneficiarse de una dieta baja en histamina son: migraña, cefalea tensional, problemas intestinales, dolores musculares, parestesias, piel atópica, cansancio, vértigos, acúfenos, trastornos del sueño, trastorno de la memoria y de la atención, trastornos de la temperatura (predominio de sensación de frío, aunque puede haber febrícula), labilidad emocional, alteraciones en la visión, bruxismo, palpitaciones, hipotensión ortostática, síndrome vasovagal, síntomas digestivos (dispepsia, distensión abdominal severa, diarreas y/o estreñimiento, dolor abdominal inespecífico, sialorrea, halitosis), síntomas urinarios inespecíficos, retención de líquidos, sobrepeso con dificultad para adelgazar, deshidratación de discos intervertebrales, sudoración excesiva, obstrucción nasal, mucosidad o hidrorrea, disnea,…

Síndromes que mejoran con una dieta baja en histamina

Existen muchos síndromes que mejoran si se reduce el aporte de alimentos que favorecen la elevación de histamina como fibromialgia, síndrome de fatiga crónica, síndrome de Intestino Irritable, síndrome de piernas inquietas, cistitis intersticial, síndrome de la articulación témporo-mandibular o síndrome químico múltiple…

Cómo hacer una dieta baja en histamina

Lo ideal sería que el etiquetado de alimentos incluyese la concentración de histamina. Algunos autores proponen evitar los alimentos con concentraciones superiores a 20 mg/kg, otros son mucho más estrictos y sólo permiten el consumo de alimentos con una concentración de histamina inferior a 1 mg / kg. 
Por otro lado, además de tener en cuenta los alimentos ricos en histamina, se deberían tener en cuenta otros factores que provocan la acumulación de histamina como la cantidad de otras aminas, la capacidad para liberar histamina endógena o factores bloqueadores de la enzima DAO como las bebidas alcohólicas.

Lo ideal es hacer siempre en primer lugar la analítica de activación y sensibilización celular, para saber qué alimentos generan una mayor respuesta de histamina.

Para valores inferiores a 5 nanogramos/mL, probablemente se pueda conseguir la tolerancia después de unos meses de exclusión de dicho alimento, en este caso no tiene sentido tomar un suplemento de DAO.

Para alimentos que den una respuesta mayor de 6 nanogramos/mL, es necesario evitarlos durante más tiempo y se debería realizar otro test de sensibilización celular a los 2-3 meses par comprobar si ha disminuido la respuesta.

La retirada del alimento genera una desensibilización, pero no basta, es necesario realizar un plan alimentario elaborado por nutricionistas para evitar la reactividad cruzada de unos alimentos con otros.

Alimentos a evitar en una dieta baja en histamina

Lo primero es confirmar en una analítica la contribución de cada uno de estos alimentos antes de su eliminación de la dieta. Consulta a tu Nutricionista antes de empezar una dieta baja en histamina.

Alimentos liberadores de histamina o que contienen otras aminas que retardan su eliminación

  • Conservas y semiconservas de pescado (atún, caballa, sardina, boquerón,..). En el pescado post mortem se alcanza los niveles más altos de histamina, con diferencia sobre el resto de alimentos.
  • Mariscos, quesos curados (sobre todo la parte de la corteza), carnes curadas o ahumadas y pescados ahumados.
  • Embutidos (chorizo, salami, fuet, salchichón, morcilla, chistorra, mortadela, beicon, tocino, frankfurt, patés …).
  • Legumbres (sobre todo garbanzos y soja -leche de soja, tofu, salsa de soja…-).
  • Café, té, cerveza y bebidas alcohólicas.
  • Lácteos de mamíferos (quesos, leches, yogures) con o sin lactosa, proteínas lácteas, trazas leche, lactosa, suero de leche, caseína, caseinatos, riboflavina, lactoflavina y otros aditivos*.
  • Bebida, queso y yogur de soja (se pueden consumir brotes de soja, harina o salsa de soja).
  • Trigo, centeno, malta, avena, espelta, cebada, kamut, triticale, gluten, almidones modificados (E1404, E1410, E1412, E1413, E1414, E1420, E1422, E1440, E1442, E1450).
  • Huevo (clara, yema, deshidratado, globulina, livetina, lisozima, mahonesa, merengue, ovoalbúmina, ovomucina, ovomucoide, ovovitelina, simplesse, E322, E161b, E1105).
  • Naranja, mandarina.
  • Condimentos y especias: curry, glutamato monosódico, vinagre balsámico, mostaza.
  • Pescado azul (en algunas personas): salmón, sardinas, pez espada, atún, melva, bonito, trucha, salmonete, caballa, arenques, anchoas, boquerones, cazón, emperador, palometa, anguila.

Dependiendo de la tolerancia individual, puede ser necesario reducir el consumo de los siguientes alimentos:

  • Verduras: tomate, espinacas, berenjenas, calabacín, calabaza, aguacate,
  • Frutas: cítricos (naranja, pomelo, mandarina, limón), plátano, pera, kiwi, fresa, ciruela roja, frambuesa, piña, papaya.
  • Frutos secos (nueces, anacardos, cacahuetes…).
  • Conservas de verduras y hortalizas, fermentados (col fermentada o chucrut, tofu, tempeh).
  • Cefalópodos: sepia, calamar, pulpo…
  • Vino tinto, levadura (productos de panadería y bollería), té, chocolate, cacao, mazapán, turrón
  • Platos precocinados (pizzas, croquetas, verduras con cremas, lasaña, barritas de pescado), patatas fritas de bolsa.
  • Condimentos y especias: vinagre de vino, vinagre de manzana, vainilla, canela, nuez moscada y anís.
  • Las especias picantes favorecen la asimilación de histamina.

Bloqueadores de la DAO (Diaminooxidasa)

Es importante que evites alimentos que bloquean la enzima encargada de la degradación de histamina (DAO), como el alcohol, cacao, té y las bebidas energéticas.

Aditivos que pueden activar la Histamina

  • Colorantes: riboflavina (E101), tartracina o amarillo 5 (E 102), amarillo ocaso (E 110), azorrubina (E 122), amaranto (E 123), rojo cochinilla A (E 124), eritrosina (E 127).
  • Conservantes: ácido sórbico y sales (E 200-203), ácido benzoico y sales (E 210- 213), PHB-ester (E 220-227), difenil y ortofeniles (E 231-232), sulfito, metabisulfito de sodio (E 223), ácido láctico (E 270).
  • Antioxidantes: butilhidroxianisol (BHA), droxitoluol (BHT).
  • Espesantes*: caseinato cálcico (H 4511), caseinato sódico (H4512).
  • Emulgentes*: E 481, E482, E472b.
  • Acidulantes*: E 325, E 326, E 327.
  • Otros: nitrato (E 251-252), glutamato (E 620-625), reguladores de acidez: (di-, tri- y polifosfatos).

Medicamentos que bloquean la DAO

Consulta a tu farmacéutico si tu tratamiento incluye: ácido acetil salicílico, antihistamínicos (cimetidina), mucolíticos/expectorates  (ambroxol y acetilcisteina), tranquilizantes (diazepam), neurolépticos (haloperidol), antidepresivos, antihipertensivos, diuréticos (amilorida y furosemida), antitusivos (codeína), antibióticos (ácido clavulánico e isoniazida)…

Puedes seguirnos en nuestras RRSS, FacebookTwitterPinterestGoogle +Instagram o nuestro Canal de Youtube para seguir todos nuestros consejos.



This post first appeared on Dietas Personalizadas | Nutricionistas Online, please read the originial post: here

Share the post

Dieta baja en histamina | Histaminosis alimentaria

×

Subscribe to Dietas Personalizadas | Nutricionistas Online

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×