Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

La concertada segrega… y no lo digo yo

La Generalitat pagará 1000 euros a cada centro educativo concertado (privado subvencionado con dinero público) que acoja a alumnado pobre (fuente). No, no lo habéis leído mal. El Conseller de Educación catalán ha dicho que, para que la Concertada asuma alumnado de familias socioeconómicamente desfavorables o con necesidades educativas especiales, va a abonar un plus de dinero para que lo hagan. Es como pagar a los ladrones para que no roben. Ya sabemos todos que robar es delito pero, ¿os imagináis que para que cumplan la ley, se pagara a la gente para que no robe? ¿Surrealista no?

Los padres llevan a Sus Hijos a la concertada porque se lo permite la legislación vigente. La existencia de conciertos educativos está regulada por ley y, nos guste más o menos, permite que esos centros se incorporen a la oferta educativa y permitan, a un pequeño coste (léase cuotas “voluntarias”, comedor más caro, extraescolares de obligada realización a un determinado precio, uniformes que se han de comprar, etc.) que familias puedan disfrutar de un ambiente libre de pobres, alumnado de familias problemáticas (va, reconozcámoslo, hay familias muy problemáticas) o, simplemente, según la cantidad que estén dispuestas a pagar (el rango de las cuotas es de 60 a más de 800 euros al mes) van a poder tener “mejores” compañeros de pupitre para sus hijos. Y vuelvo a repetir, si la ley lo permite, y la administración no hace su trabajo para impedir esa segregación o ese sobrecoste, es algo totalmente lícito para los padres. Vamos a ser sinceros, si a uno le toca llevar a sus hijos a determinados centros-gueto (tenemos unos cuantos), pues a lo mejor invierte en esos pagos ilegales para que su hijo pueda tener un futuro. El problema no son los docentes de la pública ni sus instalaciones. El problema de la educación es que en determinadas aulas no se puede dar clase porque el alumnado no lo permite. Es que ya está bien de esconder la realidad.

Nunca he entendido demasiado eso de dar “paguitas” a algunos para, o bien que no hagan nada o, simplemente, que cumplan la ley. No me cabe en la cabeza el pago a agricultores y ganaderos para que arranquen viñedos, planten girasoles para que cuando pase el avión les haga la foto y cobren la subvención o, simplemente, dejen de producir leche. No me entra en mi mollera que, en lugar de dar trabajo a los que se han quedado sin él, se prefiera tener a gente cobrando del paro. No me entra tampoco en eso que tengo arriba que, a nivel educativo, nadie cuestione ni vigile qué se está haciendo en las aulas de nuestro país. No entiendo tantas cosas pero, lo de dar dinero a la concertada para que escolarice alumnado vulnerable ya es imposible, ni de entender ni de tragar. El sentido común explota por todas partes.

La administración educativa catalana ha reconocido que la concertada segrega. Además, ha reconocido por lo bajini, que está cobrando cuotas ilegales que expulsan a los pobres de esos centros, cuyo salario de los docentes (elegidos a dedo por la empresa) lo pagamos entre todos y a los que, además se paga una cantidad por mantenimiento. Con lo fácil que sería obligarles a cumplir la ley. Bueno, debería ser fácil si no fuera porque, al menos en la capital de ese lugar en el que ha habido elecciones, como sucede en la mayoría de capitales, la práctica totalidad de los políticos llevan a sus hijos a centros concertados. Eso cuando no pueden, con toda la chulería del mundo, enviar a la hija a estudiar a otro país, con el dinero que les pagamos todos, por el simple hecho de haber nacido en una determinada familia.

No me hagáis mucho caso. Seguro que todo este discurso es producto de mi ideología y tiene que ver, más con sesgos personales, que con realidades. Que esos 1000 euros por alumno son solo producto de la desinformación. Y que, el problema es que algunos no entendemos que la concertada es un servicio público más al que debemos subvencionar más y mejor porque, al final de allí saldrán los líderes de este país. Por cierto, hablando de líderes, ¿sabéis que el único candidato catalán que estudió en la pública fue el del PP? Algo realmente muy curioso. Ésta es la realidad. Y la segregación no se soluciona con esos 1000 euros. Se soluciona, simplemente, haciendo cumplir la ley.

La entrada La concertada segrega… y no lo digo yo se publicó primero en XarxaTIC.



This post first appeared on XarxaTIC, please read the originial post: here

Share the post

La concertada segrega… y no lo digo yo

×

Subscribe to Xarxatic

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×