Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Algunos detalles que se empiezan a intuir para el nuevo curso

No me gusta hablar de intuiciones pero, la verdad es que cada vez se confirman más las mismas. No sé si es tener un sexto u octavo sentido o ver cómo, por desgracia, los patrones tienen una determinada tendencia muy marcada. Es difícil no poder suponer ciertas cosas porque, sinceramente, están tan a la vista que es muy difícil sustraerse a ellas. Y no me estoy refiriendo a qué sucederá en las aulas (que va a depender, como siempre, de la capacidad de cada uno de los docentes que están en ellas para adaptarse a sus alumnos) y sí a lo que nos van a vender, situaciones que se van a producir y, a lo que va a llenar medios digitales. El Nuevo Curso aún no ha empezado en muchas Comunidades (me refiero a nivel de alumnado) y ya se pueden intuir determinados detalles.

Fuente: https://conceptodefinicion.de/

Lo primero que intuyo es el aumento exponencial de determinadas Redes de docentes que se basan en una metodología concreta. Quizás, en muchos casos, serán determinados micronodos pero con una estratificación bastante bien diseñada. Hay los que entran, los que están y, finalmente, los que son una referencia para unos y para otros. No entro en enumerar las modas concretas pero, sinceramente, si uno bucea por las redes y los medios (más o menos tradicionales) va a poder poner nombre a todas ellas. Por cierto, también se puede deducir fácilmente que las modas carecen de evidencias y cuyo único sustento es la praxis subjetiva que cada uno pueda exponer. Es compleja la investigación educativa y, por eso se permiten determinadas variaciones muy poco sistémicas de las cosas que suceden en el aula. O que Algunos creen que suceden. O, yendo aún más lejos, que algunos edulcoran eliminando cualquier rastro de fracaso o errores puntuales que puedan haberse producido.

También preveo una repetición del discurso de los que viven de vender discursos educativos. No veo a corto plazo nuevos nombres pero, auguro un otoño, en el que algunos van a intentar añadirse a la representación de los influencers. Muy relacionado con lo anterior está, la cada vez más aceptada moda por parte de algunos, del coaching educativo. Personajes que nunca han dado clase que, curiosamente, van a ayudar a los docentes a diseñar estrategias para que se usen en su aula. Y a precios nada baratos. Un detalle que, también deberíamos tener en cuenta, es que muchos de los que se anuncian como tales proceden de sectores variopintos (desde teleoperadores, reponedores de algún supermercado o, simplemente, economistas que han visto un modelo de negocio muy boyante). Añádase a los anteriores los que ofrecen guía espiritual para enfocar mejor el aula, mejorar la felicidad de los alumnos y conseguir que se sea empático. ¿Se ve hacia dónde voy?

Las redes educativas seguirán automatizándose. Reuiteadores de todos los retuits que les menciones. Personas que marcan como favorito, de forma automática, todas aquellas tonterías que hacen determinados programas (¡mira cuántos seguidores has ganado hoy!, has interactuado con esos “amiguetes”, has conseguido veinte matches en Tinder,… bueno, esto último, aún no lo he visto publicitado en las redes educativas pero todo se andará). Además habrá un mantenimiento de las prácticas que consisten en intentar conseguir seguidores, especialmente en Twitter, porque para algunos esa campaña de captación indiscriminada es lo que les permitirá vender ciertas cosas. Las redes como negocio. El vivir de lo que hacen otros como algo que se ha importado, muy alegremente, de otros ámbitos.

El arte de no pisar callos también llegará a su máxima expresión. Incapacidad absoluta de algunos de criticar a los suyos con independencia que, curiosamente, estén criticando lo mismo si lo hacen quienes no son de su cuerda. Los chiringuitos y sectarismos llevados a su máxima expresión. El alumno, como siempre, al margen de cualquier intervención en los blogs que, parecen diseñados algunos, como estrategia y no como objetivo de aprendizaje o ayuda a ello. La crítica de los bandos. El crítico sesgado.

La política también va a tener su parcela fotográfica en la educación. Prometer hasta meter. Perfiles y más perfiles. Intentos de amagos para seguir amagando las intenciones. Mucho palmero educativo. Demasiada ausencia de crítica ante algunos errores que, quizás criticándose o cuestionándose, podrían modificarse. No creo que la política deba estar aislada del concepto de la educación. La educación es política. La ideología es la que hace que optemos por una cosa u otra. Noticias de poca afección en el aula plagando las declaraciones. Debates cada vez más estériles.

Desaparecerán los eventos educativos gratuitos para convertirse en eventos de pronto pago. Ya no sorprende ver que las “quedadas” se convirtieron, en un principio, en algo más reglado hasta acabar siendo espectáculos en los que se pide una pasta por poder asistir. Innovadores de salón al ataque del talonario. Las chequeras vuelven con fuerza al mercadillo educativo. Espectáculo hasta las últimas consecuencias. Lo intuyo. Lo veo. Y qué decir de los cursos de formación del profesorado, que parecen diseñados para el ponente y no para los asistentes. Mucho nombrecillo innovador, para encubrir que lo que se va a decir sirve entre poco y nada. El trinque. Ya se sabe.

Libros, manuales, exposiciones magistrales criticando las exposiciones magistrales, deberes que se mandan por parte de quienes defienden su desaparición, tecnología como base y no como herramienta,… un largo etcétera de situaciones que aportan poco, se venden muy bien y dejan, como siempre, de lado el objetivo último del asunto.

Hay algunos detalles que se pueden llegar a intuir para el nuevo curso. Y creo que, en este caso, no voy a equivocarme demasiado.



This post first appeared on XarxaTIC, please read the originial post: here

Share the post

Algunos detalles que se empiezan a intuir para el nuevo curso

×

Subscribe to Xarxatic

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×