Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Vivir del aire

Es tres de octubre y algo más de tres mil Docentes valencianos no hemos cobrado el mes de septiembre. No, no es una cuestión menor que aproximadamente entre el cinco y el diez por ciento de los docentes que trabajan en Castellón, Valencia o Alicante no hayan cobrado este mes. No es la primera vez que sucede ni, vista la inexistencia de informatización de los datos de los docentes, va a ser la última. Parece que nadie sea el responsable. Lo único cierto, a día de hoy, es que van a ser muchas familias las que van a vivir del aire este mes. Seamos sinceros, hay muchas familias que viven el día a día, hacen cuentas con los ingresos de la nómina del mes siguiente y se planifican, suponiendo que se les va a ingresar la misma. Y este mes lo van a pasar muy crudo. Más aún cuando ellos han estado trabajando todo el mes de septiembre en sus centros educativos. No, no vale la excusa de no os hemos trasladado los datos a la aplicación de nóminas (por cierto, debe hacerse en la Comunidad Valenciana en pleno siglo XXI por duplicado y a mano). No vale tampoco alegar que los docentes no nos hemos preocupado, en caso de venir de otra Comunidad, de llevar nuestros datos de nuevo por enésima ocasión. Ya está bien de abocar las culpas del no cobrar al que no ha cobrado.

Fuente: ShutterStock

Por si alguien no lo sabía la administración educativa valenciana es un desastre. Lo ha sido antes y lo sigue siendo. Teléfonos a los que llamas que nadie responde, responsables educativos que son incapaces de asumir responsabilidades y siempre dan las culpas al de al lado y, al final, cientos de funcionarios que no saben cómo hacer las cosas porque no les dejan hacerlas bien y sólo les dan instrucciones contradictorias. Un despropósito mayúsculo. Una incapacidad manifiesta de que nada funcione como debiera. Programas informáticos de gestión de centros que, a día de hoy, siguen sin funcionar. Docentes sin sustituir y, al final, centros educativos que funcionan por sus grandes profesionales. Eso sí, burocracia elevada a su máxima expresión.

Lo de tener trabajadores que no cobran es muy triste. Seguro que el Conseller, los Directores Generales y los políticos que gestionan la Educación han recibido puntualmente sus nóminas. Los docentes no importamos. Bueno, supongo que sólo para gestionar el aula. Aquello que, por desgracia, no vende. Vende mucho más salir en los medios prometiendo que se van a construir miles de centros educativos, liar al personal con el plurilingüismo o, empezar ya la campaña electoral que en un par de años se prevé reñida en la Comunidad.

Yo he conseguido saber por qué no he cobrado. No he cobrado porque me han dado este curso el concurso de traslados y, a pesar de estar trabajando en Castellón el curso pasado en Comisión de Servicios, entre provincias no se pasan el expediente. Ni tan sólo me tenían contabilizado como docente que trabajo en un centro de la provincia de Valencia. Olé tú. Ya ni saben donde tienen a sus profesionales trabajando. Eso sí, si quiero cobrar el mes que viene tengo que presentar una copia de mi título universitario, de nuevo el certificado negativo de delitos sexuales, la declaración jurada o prometida de lealtad al Rey y hacer guardar la Constitución, el CAP y todos los trienios y sexenios que tengo reconocidos. Algo que ya entregué cuando aprobé las oposiciones, he vuelto a entregar en cientos de ocasiones (salvo lo del Rey y la Constitución) y, en definitiva, que tienen en papel en todos los lugares en los que he trabajado en la Comunidad Valenciana. A ver si alguien me explica cómo puede ser que sea funcionario, haya aprobado unas oposiciones, lleve en Comisión de Servicios años en la Comunidad Valenciana y deba, curiosamente, volver a presentar todos los papeles. Sería una charlotada si no fuera porque no he cobrado.

A día de hoy, como he dicho antes, hay más de 3000 docentes valencianos sin cobrar y nadie dimite. Alguien creo que debería asumir la culpa pero, como ya sabemos, la culpa siempre es de los docentes y algunos se movilizan más por temas de los que se pueda obtener rédito electoral que por la vida de esas familias que van a pasar este mes sin ningún tipo de ingreso. Eso sí, la hipoteca, los gastos de luz, agua y con la necesidad de que sus hijos coman. Algo que no importa a los políticos que gestionan la educación valenciana. Si realmente les importara lo anterior… no lo permitirían.



This post first appeared on XarxaTIC, please read the originial post: here

Share the post

Vivir del aire

×

Subscribe to Xarxatic

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×