Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

El último eructo del fascista Giampietri.- Sargentón alanista quiere declarar el VRAE zona de combate.- Se pregunta que hacen allí sus 200 mil habitantes

https://bit.ly/3h4599f
Escribe: César Vásquez Bazán



El gorila que aparece exigiendo al Congreso Peruano se declare zona de combate al valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE) y que luego asoma en cuatro fotos abrazando, conversando y compartiendo con su colega, el delincuente fujimorista Vladimiro Montesinos Torres, responde al nombre de Luis Giampietri Rojas, vicepresidente de la ratonera alanista y uno de los ejecutores de la masacre de El Frontón en 1986.

Desde hace más de dos décadas, el sargentón Luigi Sampietri hace noticia cuando se trata de reprimir a la cholería. Por ejemplo, hace algún tiempo declaró a la prensa que el seguimiento que se efectuaba en contra de un grupo de peruanos que organizaron una reunión en Puno, formaba parte de “labores de inteligencia que no se pueden comentar”. En este blog nos preguntábamos por qué en el Perú –país supuestamente “democrático”– no se podían comentar las pendejadas y dirty tricks de la policía política en contra de un grupo de ciudadanos ejerciendo su derecho a reunirse pacíficamente y sin armas.

Nuevamente el gorila Giampietri Rojas acaba de defecar fuera del bacín, como puede el amable lector comprobar visionando el vídeo que acompaña este post. Presintiendo por alguna razón la estupidez oral que cometía, el gorila Luigi ha exigido que el valle de los ríos Apurímac y Ene sea declarado zona de combate y que se desaloje de la región a sus pobladores.

Como nuestros lectores saben, la región que Giampietri quiere declarar bajo total control de la milicia –y de la cual quiere desalojar a la población– es habitada nada menos que por 200 mil peruanos, en su mayoría pobres y dedicados a la agricultura. Ellos se encuentran organizados en 680 comunidades campesinas y ocupan una extensión de 12 mil kilómetros cuadrados.

Es por estos antecedentes que las palabras de Giampietri, un verdadero salvaje de uniforme, cuello y corbata, serán registradas en la historia de las mayores bestialidades pronunciadas en el Congreso: “Escuchen bien lo que voy a decir… Probablemente sea una barbaridad… Hay que declarar la zona [el VRAE] como zona de combate. ¿Qué hacen civiles metidos allí, que estorban y que dificultan el trabajo, y dan pie a que después las ONGs denuncien a los oficiales de violación de los derechos humanos?”

Obviamente, el milico Giampietri hizo el requerimiento para iniciar una política de rompan todo, parafraseando malamente el título de una excelente canción de Los Shakers, rockeros uruguayos de los años 60. A arrasar todo, con ejecuciones extrajudiciales al estilo del Frontón y bendecidas por el sanguinolento cura Cipriani. Break It All en el VRAE, sin televisión y sin prensa presentes, sin fiscales, sin poder judicial y sin Amnesty International. En pocas palabras, sin esa cojudez que respetar llamada derechos humanos.

Después de presenciar el eructo del simio Giampietri, queda claro que en materia militar los peruanos no tenemos nada que envidiar a los demás países latinoamericanos. Con Luis Giampietri Rojas como el mejor ejemplo, los habitantes de Chololandia demostramos que estamos a la altura de las más oprobiosas dictaduras latinoamericanas y que contamos con milicos que pueden codearse de igual a igual con ejemplares de la talla de Pinochet, Somoza, Batista o Stroessner.

© César Vásquez Bazán, 2009
Todos los derechos reservados
Septiembre 7, 2009


This post first appeared on César Vásquez PERÚ: Política, Economía, Histo, please read the originial post: here

Share the post

El último eructo del fascista Giampietri.- Sargentón alanista quiere declarar el VRAE zona de combate.- Se pregunta que hacen allí sus 200 mil habitantes

×

Subscribe to César Vásquez PerÚ: Política, Economía, Histo

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×