Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Zermatt y la montaña Matterhorn con niños. Diario II


En el post anterior os contamos algunas de nuestras aventuras los primeros días en Suiza, donde os hablamos de la casa donde nos hospedamos gracias a Homeexchange, del lago que teníamos a 10 minutos, de nuestra visita relámpago a Montreux y de las fantásticas piscinas naturales alpinas a més de 1000m de altura. 


L'Arche des Crétillons y el Labyrinthe Adventure

Al día siguiente pasamos una jornada más tranquila y muy muy calurosa por la zona. Visitamos la granja de animales L'arche des Crétillons y un pequeño parque lúdico para los peques, el Labyrinthe Adventure.
Debo admitir que hacía tantisimo claor que no lo disfrutamos al 100%. En la granja los animalitos estaban catatónicos del calor, al igual que Nosotros, y en lo único que pensabamos era en encontrar una sombra y descansar. El camino hasta la granja discurre durante unos 10 minutos andando al dejar el coche en un parquing que tiene habilitado. Allí la entrada es gratuita pero te invitan a consumir en su pequeño bar/retaurante, cosa que para nosotros no fue ningún problema porque a pesar que llevábamos agua, nos tomamos una cocacola con doble ración de azucar para recuperar las fuerzas (los padres, no los niños eh!)
A parte de los animales que tienen, hay una zona de juegos para los niños, con tractores y bicis, y un par de casitas de madera. Ello lo pasaron en grande, sobretodo después de pasar por el baño y rociarlos con una botella de agua para refrescarlos. En serio que las temperaturas que tuvimos esos días en Suizas fueron altísimas. En plena ola de calor, llegamos hasta los 38º...
 El Labyrinthe Adventure resulto un poco pobre. La entrada carisima para lo que es, la verdad, pero había un par de atracciones chulas y ellos lo pasaron pipa en los toboganes de agua.
 En el parque hay el laberinto más grande de Europa, y la verdad es que nos costó un buen rato encontrar la salida. Fue divertido porque hubo un momento que realmente no la encontrábamos y siempre volvíamos al mismo punto.





Después  otra cenita en casa de las nuestras a los pies de los Alpes , como las que os conté en el anterior post,  y a dormir pronto porque el día siguiente tocaba madrugar. A las 7h de la mañana nos fuimos rumbo a Visp con nuestro coche (también de intercambio). Allí dejamos el vehículo en un parquing que hay en la estación. Por 15 francos puedes dejarlo todo el día y coger el tren rumbo a Zermatt. 
Hay que remarcar que aunque el coche nos fue muy bien para ciertas escapadas, en Suiza, si quieres moverte libremente y de una manera cómoda el tren es lo mejor. Te sube hasta cimas altísimas y esto facilita muchísimo los accesos a según que partes del país. Ademas en muchos casos van por zonas que, o bien son peligrosas de recorrer en coche, o bien simplemente no puedes porque no hay carreteras para ello, por lo que la vuelta que tienes que dar en coche no compensa. Así que si viajáis a Suiza tenerlo en cuenta.  

Zermatt i el Matterhorn o Monte Cervino

Como os comentaba nosotros dejamos el coche en la estación de Visp para subir a Zermatt. Zermatt es una Ciudad Sin Coches. Solo pueden circular coches eléctricos así que si o si tienes que llegar en tren. O bien desde Visp como en nuestro caso o desde Täsch. el viaje en tren, entre bosques, lagos y ríos es precioso. 

 
Una vez en Zermatt, y al bajar des del tren, convine coger aire por dos motivos. Uno porque se respira oxigeno del de verdad, sin contaminación, y dos porque estáis a pocos metros de ver una de las montañas mas maravilloso del mundo (o eso dicen). A mi desde luego me enamoró. No me cansaría de verla y para mi es uno de los mejores momentos del viaje, que siempre recordaré.
En Zermatt, en la zona de información turística, cogimos tiquets para ir a ver el Schwarzsee (lago negro) y Furi. Se puede visitar el Glaciar pero nosotros optamos por esta excursión.
Con los tiquets en la mano nos fuimos paseando hasta la lanzadera del teleférico que nos tenía que llevar hasta nuestra cima. Recomiendo pasear un rato por el pueblo porque es precioso, con casitas de estilo tradicional, muchas flores y bastante ambiente de visitantes, aunque todo muy tranquilo. Eso si,  id con mucho cuidado porque aunque es la ciudad sin coches, si que circulan unos pocos coches eléctricos y hay que vigilar y estar atento puesto que no se les oye. Ojo con los peques!
El teleférico, llamado Matterhorn Express les flipó. sus caras de emoción y miedo y adrenalina y de vivir algo nuevo fueron increibles. Nos lo pasamos bomba durante el trayecto. Primero hace una parada en Furi, aunque nosotros nos paramos a la bajada porque queríamos empezar la excursión en el lago. 

Schwarzsee

Schwarzsee es una pequeño lago a los pies del Matterhorn, a 2583m de altura.. Un precioso y bello rincón con una pequeña capilla que construyeron dos alpinistas que se perdieron por las montañas y decidieron que si les encontraban, la construirían. Además es el punto de ascensión de los montañeros experimentados  y donde al regresar, hacen parada como símbolo de agradecimiento.
El lugar nos gustó tanto que decidimos comer allí. llevábamos todo lo necesario en la bolsa así que nos hicimos un picnic en el lago, mientras jugábamos con la nieve. Fue un momentazo puesto que era la primera vez para los peques que la tocaban y mas en manga corta y ropa de verano. Una estampa maravillosa. 
 
 


Ya de vuelta paramos en el mirador que hay justo al lado de donde te deja el teleférico y desde alli hay una vista espectacular del monte Cervino (o Matterhorn). Si observas a la izquierda también se puede ver Gornegrat y sus glaciares.
 

Furi 

A la bajada, como os decía antes, hicimos parada en Furi, un puebo idílico, con casitas de madera, banderas de suiza y praderas verdes llenas de flores. Una estampa talmente sacada de Heidi. Allí hicimos una pequeña excursión andando unos 20 minutos hasta llegar al puente colgante de 100m de largo de Furi que pasa sobre el rio Gornera. Es una ruta circular y si lo cruzas llegas al pueblo por el otro lado. Nosotros no lo hicimos porque una servidora sufre de vértigo y ni en mis peores pesadilla me imagino cruzando un puente de semejante altura. Ellos si que se atrevieron, los valientes, y cruzaron hasta la mitad para ver las vistas pero regresaron donde estaba yo con el corazón encogido. 
 

Sea como sea fue una excursión muy bonita de hacer con los peques puesto que nos pudimos mojar los pies en un pequeño riachuelo que bajaba del glaciar, recogimos alguna piedra de recuerdo y disfrutamos del paraje de cuento de la zona. 

Hay muchas mas excursiones que hacer por la zona. Nosotros escogimos estas pero tenéis infinidad de rutas, ya sea andando o en teleférico. Sin duda es una zona de película, y para nosotros es un día que se va directo a la saca de los mejores recuerdos del viaje, donde los peques disfrutaron de la nieve por primera vez, cogieron su primer teleférico, y vimos la montaña mas bonita del mundo en familia.
 



Me pongo ya mismo con el siguiente post, el de otra gran excursión que hicimos a Interlaken y alrededores. Ya veis que el viaje fue de ensueño, y verdaderamente algo que no hubiéramos podido hacer si no hubiéramos intercambiado casa. En el primer post os cuento todo lo del intercambio más detallado pero si queréis ganar vuestros primeros 100 puntos extra en Homeexchange solo teneis que hacer clic AQUI. No os arrepentiréis :)

Muchas gracias por leerme! 





Image and video hosting by TinyPic


This post first appeared on Galiana Street, please read the originial post: here

Share the post

Zermatt y la montaña Matterhorn con niños. Diario II

×

Subscribe to Galiana Street

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×