Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Se acabó la fiesta




Si después de la navidades tu Hermana ya no te habla por culpa de tu cuñado, mata a tu cuñado. Es la solución más limpia, apenas indolora. A él nadie le va a echar de menos, como tú bien sabes.
Si con eso no se resuelve el problema y tu hermana sigue sin dirigirte la palabra, mata a tu hermana. Qué remedio. Es un poco más incómodo, pero suele funcionar.
Si aún así, de modo incomprensible, tu hermana persiste en guardar silencio, entonces te toca a ti. Mátate. Hazlo rápido, sin pensarlo mucho. No prolongues más ese desatino. Suicídate. Se acabó la fiesta.
Ahora bien, procura seguir la secuencia de modo riguroso, que aquí el orden de los factores sí que importa.
© Enrique Páez



This post first appeared on Blog De Enrique Páez, please read the originial post: here

Share the post

Se acabó la fiesta

×

Subscribe to Blog De Enrique Páez

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×