Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

La gente estaba asombrada

Jesús dijo: “Cuídense de los falsos profetas, que vienen a ustedes con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces. Por sus frutos los conocerán. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los cardos? Así, todo árbol bueno da frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado al fuego. Así que, por sus frutos los conocerán.

“No todo el que Me dice: ‘Señor, Señor,’ entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de Mi Padre que está en los cielos. Muchos Me dirán en aquel día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en Tu nombre, y en Tu nombre echamos fuera demonios, y en Tu nombre hicimos muchos milagros?’ Entonces les declararé: ‘Jamás los conocí; apartense de Mi, los que practican la iniquidad.’

“Por tanto, cualquiera que Oye Estas Palabras Mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y Azotaron Aquella Casa; pero no se cayó, porque había sido fundada sobre la roca.

Todo el que oye estas palabras Mías y no las pone en práctica, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayó, y grande fue su destrucción.”

Cuando Jesús terminó estas palabras, las multitudes se admiraban de Su enseñanza; porque les enseñaba como Uno que tiene autoridad, y no como sus escribas.

Mateo



This post first appeared on Canción De Amor | Una Meditación Diaria, please read the originial post: here

Share the post

La gente estaba asombrada

×

Subscribe to Canción De Amor | Una Meditación Diaria

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×