Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

7 tips para conseguir un sueño plácido en tu dormitorio ideal

Conseguir un sueño plácido

En España dormimos una media de algo más de siete horas diarias, esto es, pasamos casi una tercera parte de nuestras vidas metidos en la Cama. Sabiendo los problemas de salud que acarrea un mal descanso, resultará imprescindible acondicionar nuestra habitación para convertirla en un lugar óptimo para dormir.

Son varios los aspectos que influyen directamente sobre la comodidad y la facilidad de conciliación del sueño en una habitación, enumeramos los más importantes.

Formada por varios elementos, la selección de la cama es crucial en la calidad del sueño. La mayoría de los expertos coinciden en la recomendación de orientar el cabecero al norte y el pie de la cama al sur. La cama debe ser rígida, pero no dura y el colchón y la Almohada deben tener un peso apropiado y estar compuestos de un material adecuado.

Unique Homes, unique sensations

Más información

El dormitorio ideal para un sueño plácido

  1. El colchón, protagonista del descanso.
  • La elección del colchón debe basarse en estos criterios:
  • Reparte el peso del cuerpo de manera adecuada y se adapta a la anatomía, respetando la curvatura de la columna vertebral boca arriba y en línea en caso de dormir de lado.
  • Evita la dispersión de calor, absorbe la transpiración y es higiénico.
  • Número de personas. Es aconsejable en el caso de la compra del colchón para una sola persona que al menos llegue a los 90 cm. En el caso de colchones para dos personas, se recomienda una medida mínima de 150 cm y al menos 10 cm por encima de la estatura del durmiente más alto.
  • Peso de los usuarios. En el caso de personas con elevado peso, es recomendable el uso de colchones firmes que ofrezcan una buena sujeción para evitar el hundimiento del cuerpo. Por el contrario, para las personas más ligeras, se recomienda un colchón con alta flexibilidad que se adapte a la forma del cuerpo para lograr un mejor reparto del peso.
  • Enfermedades de los usuarios. Si existe alguna patología de espalda, alergias, trastornos del sueño, etc. deberá elegirse un colchón adaptado a la problemática de los usuarios.
  • Según su funcionalidad y materiales, podemos distinguir cinco tipos de colchones:

  • De muelles. Ofrecen una gran firmeza y soporte y variable adaptabilidad. Ideales para los calurosos porque cuentan con una mayor ventilación.
  • Viscolásticos. Indicados para aquellos con dolores de espalda por su gran adaptabilidad al cuerpo y la firmeza adecuada que proporcionan. También son indicados para las personas más frioleras ya que, junto a los de látex, los viscolásticos son los colchones que mejor guardan el calor.
  • De bultex. Se trata de un material celular que forma pequeñas celdas y que cuenta con una firmeza variable, fácil manejo. Resulta un buen aislante de las altas temperaturas.
  • De látex. Idóneos para los durmientes más movidos, éstos se caracterizan por su buena adaptación al contorno corporal y su distribución uniforme de la presión, favoreciendo un descanso suave. También están indicados en los casos de alergias respiratorias.
  • Ortopédicos. No son apropiados para una persona sana, por ser incómodo moverse en ellos. Se recomienda su uso, bajo prescripción médica, limitado a personas que deben estar mucho tiempo en la cama.

 

  1. La almohada, una aliada indispensable.
  • La funda del colchón, la ropa de cama y la almohada también son elementos clave para un descanso óptimo. Mientras dormimos, la cabeza debe posarse en posición natural sobre una almohada para evitar la inclinación brusca de la nuca y la opresión de las vértebras cervicales.
  • Una almohada excesivamente blanda impedirá el mantenimiento de la cabeza en línea con el cuello y una almohada demasiado gruesa nos hará inclinar la cabeza hacia delante y estirar en exceso las vértebras. Por tanto, lo ideal es usar una almohada más bien baja y no demasiado blanda que nos permita mantener la cabeza en línea con el cuello para dormir mejor.
  • Otra variable a considerar, además de su grosor y dureza, será el material del que esté compuesta y los cuidados para mantenerla correctamente higienizada y en buenas condiciones de uso. Se recomienda el lavado semanal de las fundas y cambiar de almohada cada tres o cuatro años por la pérdida de propiedades.
  1. La temperatura, confort o suplicio a la hora de conciliar el sueño.
  • Un correcto aislamiento térmico del hogar será básico en el momento de dormir, mediante el uso de persianas y cortinas, ventanas aislantes, aparatos de aire acondicionado u otras alternativas reguladoras del frío y el calor en el hogar.
  • La temperatura ideal para el sueño se encuentra entre los 18º C y los 22º C. Más frío o más calor podrían provocar “microdespertares” que alterarían el normal ritmo y ciclo del sueño, provocando sofocos y malestar.
  1. La ventilación, esencial para regenerar el aire.
  • El mejor momento del día para realizar la ventilación es la mañana y se recomienda ventilar diariamente entre cinco y diez minutos, evitando las corrientes de aire fuertes y directas.
  1. La humedad, una clave invisible.
  • La humedad ideal para un sueño reparador está entre el 50% y el 70%. Estos niveles adecuados evitarán la sequedad que dificulta la respiración. Para lograr el punto idóneo de humedad, resulta útil contar con un humidificador y ayuda evitar tejidos sintéticos en alfombras y moquetas, que absorben el polvo; así como las plantas, ya que absorben el oxígeno.
  1. La luz y los dispositivos electrónicos, nocivos para conciliar el sueño.
  • Es bien conocido que la oscuridad favorece el sueño. La luz artificial interfiere especialmente en el sueño convirtiéndolo en más ligero y provocando más “microdespertares”. Las lámparas, el cableado y los enchufes cerca de la cama podrían generar campos electromagnéticos que producen alteraciones en el sueño. Es recomendable mantener los aparatos electrónicos alejados de la cama y desconectarlos.
  1. El ruido, molesto enemigo, sobre todo en las grandes ciudades.
  • El ruido excesivo dificulta la conciliación del sueño y empeora la calidad del mismo, resultando nocivo al emitir estresores que son recibidos por el cerebro mientras dormimos y dificultándonos alcanzar las fases más profundas del sueño. Las ventanas del dormitorio resultarán claves a la hora del aislamiento acústico.

Teniendo estos siete aspectos en cuenta y poniendo especial interés en el aislamiento térmico y acústico de la habitación, con soluciones como la cobertura de lana de roca en techos y suelos, la instalación de ventanas tipo climalit o de vidrios laminados, etc. podremos optar a un mejor descanso.

Sin duda, será de ayuda a la hora de dormir bien, evitar hábitos nocivos como ver la televisión en la cama o utilizar dispositivos electrónicos justo antes de dormir. La adopción de rutinas saludables como la incorporación del ejercicio físico, una alimentación equilibrada, etc. nos ayudarán también a rendir mejor en la jornada y a disfrutar más del día.

¿Cuántos de nuestros 7 tips estabas teniendo en cuenta en tu día a día? ¿Se te ocurre algún otro aspecto clave para conseguir un sueño plácido? ¡Déjanos tu comentario!

El Articulo 7 tips para conseguir un sueño plácido en tu dormitorio ideal fue publicado originamente en Mar & Golf Blog. Luxury Homes · Inmobiliaria en Alicante



This post first appeared on Mar & Golf, please read the originial post: here

Share the post

7 tips para conseguir un sueño plácido en tu dormitorio ideal

×

Subscribe to Mar & Golf

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×