Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Un buen Alcasser de vez en cuando para los medios sensacionalistas


Puede escuchar el texto  al final del artículo.

Se trata de vender. De conseguir visitas y recolectar clicks. De tener un buen ranking con el que impresionar a los posibles clientes para que contraten publicidad. Siempre la publicidad, que en los medios de comunicación crea silencios y mentiras para conseguir una cuenta de resultados desahogada que, como consecuencia inmediata, desenmascara la supuesta libertad de expresión y de información y muestra un servilismo que en más ocasiones de los que los forofos de tales medios suponen, deriva hacia una esclavitud que castra la libertad y engaña a lectores y espectadores.


En el mundo de la información y el entretenimiento la fauna de depredadores y carroñeros es verdaderamente variada y abundante. Gente sin escrúpulos que no ofrece una sola disculpa cuando la información que ha publicado resulta ser falsa y ha hundido la reputación de cualquiera, y que acude al olor de la sangre cuando un asesinato, una violación, o una trama pergeñada por un degenerado tiene posibilidades de vender portadas y abrir programas e informativos que levanten un share, eleven las visitas a una web, o vacíen el stand de tal o cual periódico en su lugar de venta.

En los pasados días se ha dado una acumulación de informaciones que, por su tratamiento, han removido hasta la indignación el ánimo de muchos. La noticia de la desaparición y muerte de Blanca Fernández Ochoa bien pronto se vio perfilada por suposiciones que, si bien es necesario que hagan los miembros de los equipos de búsqueda para tratar de prevenir en lo posible una situación con un probable desenlace fatal, no resulta tan claro que ciertos informadores las utilicen con la excusa de que están haciendo exclusivamente una labor periodística; porque en ocasiones como ésta, el rebuscar en el pasado de la persona desaparecida y lanzar al aire supuestas informaciones que crean confusión y morbo en la opinión pública solo beneficia a quienes venden recreándose en la tragedia y facturan esparciendo basura.

No es de extrañar que el padre de la asesinada Diana Quer reprochase recientemente a Ana Rosa Quintana que ésta anunciase en su programa-basura de las mañanas de Telecirco la “impactante exclusiva” de la reconstrucción de las últimas horas en la vida de Diana. Recordemos que cuando sucedió el asesinato de la joven y la posterior detención de su asesino, hasta los programas llamados del corazón se convirtieron en expertos criminalistas, cualificados fiscales y severos jueces, lo que no les impidió llegar a asegurar una serie de supuestas informaciones de “fuentes fiables” que solo contribuyeron a enlodar aún más el sufrimiento de la familia de Diana.


Ahora, lo que vende es el juicio por el asesinato del niño Gabriel a manos de Ana Julia Quezada. Lo que se ha llegado a publicar desde la muerte del pequeño hasta hoy excede en algunos medios del simple mal gusto y poco tiene que ver con el esfuerzo periodístico por informar a la opinión pública. De nuevo el morbo factura, y hasta los famosillos que lo son por haberse acostado con alguien o haber ganado un reality para públicos carentes de autoestima son ahora expertos en la materia. La diferencia entre lo que ocurre con estos casos en la actualidad y lo sucedido en 1993 con el caso Alcasser y la muerte de aquellas tres pobre muchachas es que hoy se puede arrojar el estiércol de la falacia en todas direcciones, y no pasa nada, pero en aquél año, el haber pretendido comerciar con la desaparición y muerte de tres jovencitas y el dolor y la desesperación de sus atribuladas familias provocó el hundimiento de una periodista y presentadora de éxito que se dejó llevar y que en no pocas ocasiones, durante estas casi tres décadas pasadas, ha declarado estar profundamente arrepentida de la emisión en Antena3 TV de aquél vergonzoso programa que no sirvió absolutamente para nada y que la apartó a ella de los medios nacionales hasta el día de hoy.

No nos engañemos. Por mucho asco que dé, tenemos que reconocer que, a la inmensa mayoría de los medios, un buen Alcasser les viene de perlas. No importan las vidas arruinadas. Lo que importa es hacer caja. Y, tristemente, hay una buena parte de público que desea recibir este tipo de contenidos.




Login en para comentar bajo su responsabilidad

- Redes Sociales -

      MIKE SALA EN FACEBOOK       MIKE SALA EN YOUTUBE      MIKE SALA EN TWITTER       MIKE SALA EN VK - LA ALTERNATIVA A FACEBOOK SIN CENSURA


This post first appeared on EL REPUBLICANO DIGITAL, please read the originial post: here

Share the post

Un buen Alcasser de vez en cuando para los medios sensacionalistas

×

Subscribe to El Republicano Digital

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×