Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Viviendo en la pandemia: El implacable – e innecesario – yugo del control


Si algo nos ha enseñado la pandemia es que, salvo nuestra actitud, no podemos controlar nada. Las circunstancias que nos rodean son lo que son. La incertidumbre de convivir con un microorganismo potencialmente letal ha sido un ejercicio que ha hecho que cada uno active sus recursos internos más recónditos con la finalidad de, no sólo mantenerse a salvo, sino de optimizar la vida en el presente, de apreciar cada instante en la práctica, de hacer más de cada día, con lo que hay y donde estamos.

¿Dónde quedaron nuestros planes? En alguna parte de nuestro cerebro o en una agenda. La vida pasó, parafraseando a John Lennon, mientras los hacíamos y de qué manera. Pero la tendencia de tener la vida bajo control para ganar espacios de seguridad sigue estando instaurada en nuestra psique como un chip.

La vida perfecta no existe, y nunca ha existido (¿qué es la perfección?). Crecemos, nos hacemos adultos, en el proceso nos convencemos de que tenemos que ser lo menos particulares posibles para encajar y ser aceptados por otros que están el mismo proceso de ajuste que nosotros, hacemos todo lo que se esperaba – y más – para ser normales y anodinos, para hacer que nuestros talentos se adapten a lo que necesita la sociedad sin descollar en exceso, así vamos transitando lidiando con los juicios de otros y los propios, y así se nos pasan los días, los años, los lustros y las décadas, mientras sólo encontramos solaz en esa libertad que nos da disfrutar de pequeños placeres, atesorar momentos en compañía de quienes nos conocen de verdad, todo esto mientras danzamos entre las convenciones sociales impuestas por el deber ser.

Entonces llega un día donde lo que parecía más estable se derrumba, donde comienzas a vivir una distopia, donde no hay lugar seguro en el mundo, y empiezas a pensar sobre la muerte, lo que has hecho con tu vida hasta ahora, y todo lo que te falta por hacer, lo mucho o poco que has disfrutado del camino, y con terror descubres que, bajo la égida de esa sensación de estabilidad y control que has construido a pulso, lo único que hay es una tensión que no cesa, un sufrimiento innecesario, y un vacío…porque todo es impermanente.

En ese proceso, obnubilados por la ilusión de que controlamos algo, hemos comenzado a tenerle pánico a sentir, cualquier emoción pareciera ser peligrosa, y nos devanamos los sesos en argumentos pseudoracionales que justifiquen el por qué no es bueno rendirnos a sentir lo bueno sin juzgarnos, y resistiendo a ese torrente caudaloso e indetenible de humanidad que mora en Nuestro Ser, comenzamos a sentir miedo, dolor, ansiedad por un futuro que no ha llegado.

Ayer tuve la oportunidad de ver Synechdoche, New York (Charlie Kaufman, 2008) , una película extraordinaria de Charlie Kaufman, el mismo director / guionista de Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004), donde a través de la historia de Caden (Phillip Seymour Hoffman), un exitoso director de teatro, explora esa necesidad de control, con tanta obsesión que la vida se le va de las manos, los afectos se van yendo o muriendo mientras él se interna en un laberínto mental oscuro, sólo iluminado por momentos de ternura, que termina, como era de esperarse, con su muerte; y luego vi Anomalisa (Charlie Kaufman, 2015) un tratado sobre el extrañamiento del yo en ese proceso de querer encajar, el ubicuo y tan actual síndrome del impostor, el tedio de la uniformidad y la necesidad de reconectarse con el propio yo y con el otro desde nuestra propia naturaleza única.

La buena noticia es que estamos vivos (hoy lo estamos). Dejemos de ser los esbirros de nosotros mismos, de darnos con el látigo del control, soltemos ese yugo innecesario, volvamos a nuestro ser de nuevo y no salgamos de ahí más nunca. La única tarea urgente es crear espacios de felicidad en medio del caos, fluyendo con él, es necesario e imperativo, sólo así estaremos bien…mucho mejor de lo que nunca nos hubiéramos imaginado.



This post first appeared on Ysabel Velásquez, please read the originial post: here

Share the post

Viviendo en la pandemia: El implacable – e innecesario – yugo del control

×

Subscribe to Ysabel Velásquez

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×