Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Me dijeron que escriba sobre algo que haya perdido en mi infancia - | RSS Feed

1936770a6b4dfe98d38c
Tiempo de Lectura: 2 Minuto(s)

Me dijeron que Escriba Sobre Algo que haya perdido en mi infancia
y que haya sido valioso para mí. Pero la verdad es que no sé si lo que recuerdo lo perdí o si me quitaron de la mano y lo echaron al fuego. Pero ahí es donde terminó.
Yo no recuerdo mucho las edades de mi infancia. Creo que desde que empecé a tener consciencia y hasta que aprendí que la consciencia, para sobrevivir, debe ser selectiva, tuve una sola edad. La edad en la que era niño y podía ver las cosas profundas sin ser conscientemente afectado por ellas. Como jugar con el fuego cuando el viento es tan fuerte que no lo deja crecer.
Mis hermanos todos tienen fotografías y álbumes de cuando eran pequeños, yo no. La única fotografía sobreviviente y más antigua de mi vida está en manos de mi tía, que se fue del país hace más de veinte años. En la imagen estoy recostado sobre una sábana blanca, boca arriba, con los pies elevados, zapatos blancos, mediecitas de marfil y un azabache en la mano derecha. Rojo como el carmesí, y una piedrecita negra tumbada al lado izquierdo, como si se apoyara en la gravedad de mi mano. Tengo la misma mano. Es increíble que hay cosas en mi que no han cambiado desde entonces. Mi mano es robusta, por dentro suave y nunca, nunca se arruga.
La mirada de siempre, no feliz, no un niño sonriente, pero vivo, muy intenso. Tampoco cambié eso. Pesaba al cargarme, no solo por mi robustez si no porque también apretaba los músculos para no sentir la intensidad de la gente cuando intentaban agarrarme con las manos frías, sudadas, cálidas. Todo podía sentirlo. Y lo sé porque todavía, cuando le doy la mano a alguien sigo respondiendo de la misma manera.
Yo recuerdo haber visto otra fotografía. La que mi tía conserva está destruida en algunos trazos, y no pueden distinguirse mis ojos negros que resultaron ser cafés, mas grandes entonces que ahora. Un día tomé la fotografía del álbum. No recuerdo mucho la razón, pero mi memoria no se cansa de gritarme Starlin. Y lo grita y lo grita. Y tengo que escuchar el nombre. Ha de ser un vecino, quizás 10, yo quizás 6. Por ahí andaban las edades. Estaba Starlin frente al fuego y yo detrás. El frente de fuego era hacia donde el viento lo intentaba llevar. Starlin era oscuro y yo era rechoncho y blanco. Pero el mío era un blanco ofensivo, porque mi padre era negro. Y mi mamá era blanca. Y yo tenía los codos negros y el pecho como un pastel de vainilla.
Ofendido estaba Starlin y yo. Yo estaba más ofendido que él, porque yo fui quien sacó la foto del álbum. Y porque yo tenía odio de verme en la única foto que tenía. Y era la única evidencia de mi. Y Starlin me gritaba, entre fuego y viento, y me decía cosas que odiaba tanto como a la foto. Cuando todos los vientos y todo el fuego, y los gritos de Starlin y mi mano sudada de los nervios, del odio y del calor unieron a la foto y a mi recuerdo, perdí una memoria de mi vida que siempre me hace arder…….

La entrada Me dijeron que Escriba Sobre algo que haya perdido en mi infancia aparece primero en Café de Papel.



This post first appeared on Café De Papel - Historias Que Vale La Pena Compar, please read the originial post: here

Share the post

Me dijeron que escriba sobre algo que haya perdido en mi infancia - | RSS Feed

×

Subscribe to Café De Papel - Historias Que Vale La Pena Compar

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×