Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Por qué nos gusta el morbo más que antes? - | RSS Feed

Por Qué Nos Gusta El Morbo Más Que Antes? -  | RSS Feed
Tiempo de Lectura: 4 Minuto(s)

Por qué nos Gusta el morbo más que antes?
Esta es una serie de tres días que se estará publicando en Café de Papel para entender porqué experimentamos una mayor satisfacción al leer noticias negativas y cómo nuestra percepción de la realidad es afectada, por ejemplo, cuando respondemos a publicaciones provocativas de periódicos, críticos sociales, “artistas” y otros.

Parte 1.

En 1924 el psicólogo Carney Landis dibujó unas líneas en la cara de personas a las que posteriormente fotografió en varios escenarios, para estudiar sus expresiones faciales. El psicólogo no utilizó actores para sus experimentos y no les dijo a los participantes que fingieran las emociones, si no que los sugestionó a responder al drama real creado por la situación. Les pidió que hicieran Cosas como oler amoniaco, ver imágenes pornográficas o incluso meter las manos en cubos llenos de ranas mojadas y babosas.

Uno de sus más intensivos ensayos involucraba el pedirle a los participantes que tomaran un cuchillo y le cortaran la cabeza a una rata viviente, mientras eran fotografiados. La mayoría de los participantes se resistió a cortar la cabeza de la rata, pero eventualmente dos terceras partes del grupo hizo lo que se le pidió, incluyendo un niño de 13 años , que había sido referido a la oficina del psicólogo por un doctor que le identificó presión cardíaca alta a causa de su inestabilidad emocional.

Algunos piensan que la inclusión del niño en los experimentos Carney Landis fue un accidente. Y sí esos experimentos fueran realizados hoy, el psicólogo podría ser arrestado. Pero lo que es más psicológicamente cautivante de las fotografías de Carney es que el nivel de miedo, disgusto e incomodidad que presentan es real. Disturban pero al mismo tiempo fascinan a cualquier espectador.

Paradójicamente nosotros nos Sentimos atraídos hacía ciertas cosas repulsivas: accidentes automovilísticos, carreras ilegales entre automóviles, la posibilidad de un choque o una pelea, un desastre natural; no ésos que le hagan daño a nadie, claro, pero ésas situaciones que son excitantes. Escándalo de celebridades, drama, desfiguración, crimen verdadero, guerra, las macabridades, las cosas oscuras. Como por ejemplo el Kangling, que es una trompeta usada por un grupo de budistas del Himalaya, para hacer rituales, que está hecha de huesos de la pierna humana.

Normalmente sentimos culpa por el interés que nos causan ese tipo de cosas, después de todo no son placenteras, pero no podemos evitar mirar a otro lado. Por qué? No hay una sola razón, si no varias. Pero todas estas razones pueden ser agrupadas como si fuesen un acorde armónico.

Nos gustan las cosas que disturban nuestra mente porque nos gusta gritar. Porque nos dan fuerzas, catarsis, realidad, nos permiten explorar, aceptar y a través de ellas conseguimos significado. Ver a alguien comiendo algo grosero, o a alguien intentando inhalar polvo de canela por las narices, o básicamente ver a alguien que sufre, son cosas extrañas que otras personas les gusta hacer, pero al mismo tiempo, ésas cosas son parte de lo que nos mantiene vivos.

Somos curiosos, incluso si el resultado termina siendo negativo. Con frecuencia encontramos las cosas que no sabemos menos placenteras que las que sí sabemos y que no son placenteras. Como si el hecho de ver las cosas nos permitiera entenderlas y eso nos provocara satisfacción.

Hay una base neurológica para nuestra respuesta en el caso de enfrentar un peligro. Nos volvemos más atentos y alertas cuando somos amenazados, lo cual hace sentido. Neurotransmisores tales como la epinefrina y la dopamina son liberados en nuestro organismo cuando nos sentimos amenazados para prepararnos física y mentalmente para enfrentar el peligro o para escapar de él. La dopamina es una parte muy popular del sistema de nuestro sistema de recompensa. La dopamina se libera en respuesta a cosas placenteras, como el sexo y la comida, pero eso no significa que nuestro cerebro encuentra las cosas que causan distorsión más placentera que ésas dos. Es aún más interesante que eso.

Cuando el sistema que libera la dopamina fue inhibido en ensayos de laboratorio hecho con animales, éstos dejaban de buscar comida y literalmente morían de hambre; Quizás no sentían que buscar comida les producía ningún tipo de placer? No. Sí la comida se colocaba en sus bocas, ellos la consumían y expresaban señales de satisfacción. Y ese tipo de evidencias sugiere que el cerebro contiene sistemas que motivan la búsqueda, la exploración y la curiosidad por su propia vía, independientemente del sentido de supervivencia.

Eso tiene implicaciones en el estudio del comportamiento compulsivo. Solo porque uno quiere hacer algo, no significa que eso produce placer, ni que a uno le gusta. Así que el flujo de químicos en nuestros cerebros y cuerpos cuando sentimos miedo, nos ayudan a controlarnos. Cuando los miedos son las amenazas son reales. Pero si las amenazas no son reales, o sí estamos distantes de ellas y seguros, y simplemente somos espectadores, los mismos químicos aparecen en nuestro cuerpo, haciéndonos sentir más atentos, más curiosos, y por eso se nos dificulta dejar de prestar atención.

En los años 1900, Euguene-Lous Doyen publicó una nota increíble mostrando imágenes de cadáveres cortados en rodajas. Las imágenes eran macabras pero en cierto sentido fascinantes, porque mostraban la manera compleja en la que estamos constituidos en el interior del cuerpo. A veces sentimos como que necesitamos una excusa como Halloween, o un curso de anatomía para ver cosas como esas, sin llegar a ser vistos como gente rara o extraña.

La culpa que sentimos por ser parte de ésas cosas puede bien ser el mismo motivo por el cual elegimos verlas. A veces la presión de no hacer algo puede hacer que la gente lo haga con más determinación, en contra de sus propias voluntades.

Continuará…
#amet #fiscal #policia #noticias #republicadomininicana #morbo #manipulacion #periodicos #elpoetacallejero

La entrada Por qué nos gusta el morbo más que antes? aparece primero en Café de Papel.



This post first appeared on Café De Papel - Historias Que Vale La Pena Compar, please read the originial post: here

Share the post

Por qué nos gusta el morbo más que antes? - | RSS Feed

×

Subscribe to Café De Papel - Historias Que Vale La Pena Compar

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×