Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Casa en Calle Traslaviña












Teresa está prisionera.
Ese hecho de estrellas sigue brotando en el  barrio.
En los numerosos acuarios es el murmullo de peces.
Lo cantan aves de vivos colores.
Tristemente encerradas junto a las mesas de  comida china.

Pero el espíritu siempre fluye.
Los peldaños suben hacia la luz
y en el techo crece un jardín.
Allí las flores abrazan el tiempo
y las horas se unen
formando un lazo de alegría.

Dejé que mi ser pasara entre los muros.
Rozara la energía  de otro tiempo.
Edad de libertades ocultas.
Fuego al interior de la tierra.
La Gran Luz siempre encendida.





La tradición de nuestros maestros refiere que en los años veinte, Abnegación,  la primera Logia viñamarina, realizó sus trabajo en el lugar donde ahora funciona un  restaurant de comida cantonesa.

Estuve allí como  único comensal,  observé  aves y peces encerrados y al fondo de una escala,
los colores generosos del jardín trabando amistad con el cielo.

Al salir una placa me  llamó la  atención . El bronce  en el Hotel recuerda la residencia en ese lugar de la poeta francmasona  Teresa Wilms Montt.



This post first appeared on Crecer En Unión, please read the originial post: here

Share the post

Casa en Calle Traslaviña

×

Subscribe to Crecer En Unión

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×