Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

El vestido maldito (o el maldito vestido)

Mientras todos cocíais pan, hacíais yoga en casa y salíais a aplaudir a los balcones, yo me pasé el confinamiento en una pequeña  aldea de la montaña lucense.
No es por dar envidia…
Como mientras cuando todo el mundo se dedicaba a hacer la súperhipermega limpieza general  de sus vidas yo andaba paseando por el monte, desbrozando y teniendo un par de confesiones/revelaciones/epifanías/yoquésécómollamarlas*, no tuve tiempo a arreglar este caos al que llamo hogar, por lo que ahora que ya hemos vuelto a la normaJAJAJAJAJAJAJAlidad me he puesto a ello.
Ayer, tras una mañana entera de “esto para donar”, “esto para trapos”,  esto no me cabe”, “esto qué coño es”, “esto tampoco me cabe”, “esto es de hace tres tallas (lloros)” por fin hice sitio en el armario para Mis Espectaculares Vestidos de Verano ©.
Que conste que yo no me sé vestir. Es decir, sé que los pantalones van en las piernas, que “rosa y rojo, patada en el ojo”, normalmente me abrocho bien y en el orden correcto los botones de las camisas y soy capaz de salir de casa con los dos zapatos haciendo juego.
Y fin. Ahí se acaba todo mi conocimiento y preocupación para con la moda. Si está limpio y me cabe, bien vale. Ni tengo gusto, ni maña, ni el más mínimo interés en ropa y combinaciones. Sin embargo, tengo un don para encontrar los vestidos veraniegos más bonitos del mundo. En serio, todos los que tengo son una preciosidad, me quedan fetén** y todo el mundo se sorprende cuando me ve con ellos.
Lástima que viviendo en el norte
apenas los pueda llevar un par de veces al año
sin hacer méritos para coger una pulmonía,
que si no les iba a dar sopas con hondas
a las influencers del barrio.
Colocando Mis Espectaculares Vestidos de Verano © en su sitio encontré uno hecho una bola en una esquina que llevaba mucho tiempo sin ver y sin usar.
Me lo probé y, la verdad, es que me encanta.
[33 añitos y sigo sin saber hacerme selfies...]
No me digáis que no me queda monísimo
y que no es ideal
(por mucho que mi padre se empeñe en decir
que parece un vestido de alivio de luto
como los que llevaba su abuela).
Me lo dejé puesto, me puse las sandalias, me pinté los morros de rojo y salí a comerme el mundo.
Fue una mañana bien bonita.
La tarde, como no, se torció de la forma más tonta.
Ayer Alguien me dijo (aparentemente citando la serie How I Met Your Mother) que nunca se debe investigar a una persona a la que estás conociendo por las redes porque siempre corres el riesgo de descubrir algo que no te gusta .
Lección aprendida.
Lástima que llegase tarde.
O, más bien, que llegase tras uno de mis momentos de OhMaiGodQuéDramaTodo.
Últimamente no se me está dando bien lo de procesar información nueva y tomar decisiones coherentes. Ayer recibí información nueva inesperada y tenía que tomar una decisión sobre qué hacer con ella. Pensé en la opción más lógica, racional y adulta que pude, y fue la que escogí.
Y, como no, a los dos minutos ya me estaba arrepintiendo de ella.
Porque a mis treinta y tres añazos parece que lo de pensar se me da un poco regular. Y me encanta complicarme la vida.
Así, tras una conversación triste, mientras lidiaba con la sensación de ser imbécil (algo a lo que ya debería estar acostumbrada, pero parece que no), recordé porqué había escondido ese vestido. Era el mismo que llevé puesto aquella noche de marras.
Así que si estos días veis este vestido a la venta por Wallapop, Segunda Mano o algo así, que sepáis que lo podéis comprar con toda confianza, que va desinfectado a conciencia…
…y, seguramente, un poco gafado.
Mensaje para Alguien (aka. Momento salto mortal para atrás con doble tirabuzón y sin red): estoy dispuesta a tirar esa baraja de cartas marcadas y usar otra, a ver en qué acaba la cosa. Tú dirás.

* En serio, si algún día escribo lo que me pasó, Isaac Asimov pasa a ser considerado un escritor costumbrista. Mi vida me supera.
** No, por desgracia no tengo abuelas :(


This post first appeared on Blogger, please read the originial post: here

Share the post

El vestido maldito (o el maldito vestido)

×

Subscribe to Blogger

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×