Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

El Asteroide Ceres / Ceres en las casas


Ceres es el primer asteroide descubierto por Giuseppe Piázzi el 1 de enero de 1801.

Tarda alrededor de 4,6 años en dar una vuelta completa por su eclíptica.

Ceres, como la diosa de la agricultura, se encargaba, mediante sus doce dioses menores, desde transformar la tierra en barbecho hasta almacenar y distribuir la cosecha. Vervactos, que transforma la tierra en barbecho; Reparatos, que la prepara; Imporcitor que la ara en anchos surcos; Insitor, que siembra; Obarator, que ara la superficie; Occator, que la escarifa; Sarritor, que la escarda; Subruncinator, que la clarea; Messor, que cosecha, Conuector, que transporta lo cosechado; Conditor, que lo almacena; y Promitor, que lo distribuye.

De ahí que este punto astrológico se relacione con aquellas actividades que requieren de un proceso de elaboración que va desde el estado primigenio del material a su distribución como alimento. Y esto, desde mi punto de vista, hace alusión a la elaboración necesaria para realizar cosas o actos que sean nutritivos. Un pensador elabora sus pensamientos hasta formar teorías nutritivas, que otros podrán adoptar y reelaborar, repitiéndose el ciclo una y otra vez.

Pero también incluye al profesional o a las profesiones con un aspecto importante en la elaboración de sus contenidos para poder “distribuirlos” en nutrición para otros, sea esta material o intelectual, o incluso emocional.
Haciendo este análisis, nos vamos a dar cuenta que todas las profesiones responden a esta mecánica de elaboración y distribución. Desde un actor que elabora un personaje para luego distribuirlo a través de su actuación al público, hasta la cosecha, elaboración y distribución de alimentos de todo tipo.

Como podemos ver Ceres parece ser una diosa con bastante sentido del orden, ya que sus dioses menores están dedicados cada uno a un Trabajo específico que realizan lo que globalmente se entiende por Ceres. La producción del alimento. Es evidente que este asteroide va a tener afinidad en este sentido con Virgo, y hay astrólogos, como el caso de Liliana Cosentino, que lo vinculan estrechamente con Virgo. Otros, como Fabio Rodriguez, lo asocia a Tauro y le da su lugar de exaltación en Cáncer. Lo cual tampoco estaría mal, ya que el alimento tiene una relación fundamental con Tauro, y la digestión, en tanto una especie de elaboración del alimento que saca de él los elementos nutritivos y necesarios para el cuerpo es Cancer.

Yo creo que las dos posiciones son igualmente ciertas en relación a la articulación del arquetipo Ceres con los signos mencionados.

En relación a los asteroides a mí me gusta pensar no tan clásicamente, y pensar más bien con que signos va a tener afinidad y con cuales no tanto. Es obvio que Ceres en Escorpio no va a ser un buen lugar para residir como lo puede ser en Tauro o Virgo que seguramente va a sentirse mucho más cómoda.

Volviendo al tema de su interpretación en la carta natal. Tal vez, peque de simplista, pero me gusta pensar de forma simple a los asteroides. De Ceres digo: nos va a marcar la forma que tenemos de realizar aquellas acciones que implican recolectar, elaborar y distribuir. Y sin perder esta sencillez paso a la interpretación de Ceres en las casas.

Otro aspecto importante de Ceres es que es hija de Saturno, y me parece interesante remarcarlo, en el sentido de que Saturno simboliza el trabajo, y Ceres el trabajo de elaboración. Tiendo a considerar las relaciones entre Saturno y Ceres.

Un último dato que quisiera destacar es que la palabra cereal deriva del nombre de esta diosa, y el cereal es un icono de la elaboración de la tierra para producir un alimento altamente nutritivo para todas las Personas.

Casa I.

La casa uno es como nos enteramos nosotros que somos a través de cómo nos ven los demás. O más específicamente, como nos expresamos sin tener una imagen interna clara de esta expresión hacia el afuera, el afuera nos devuelve una imagen de nuestra expresión, algo así como un reflejo y decimos: “¡aaahh, no sos la primera persona que me dice esto de mi. Debes tener razón!”.
Ceres en esta casa le dice al nativo que es preciso elaborar al personaje (raíz etimológica de la palabra personalidad) que nos identifica frente a los demás.
Algunos se identificarán de lleno con su trabajo, elaborando así una personalidad estereotipada, pero elaborada y bien preparada para la vida desde su lugar.
Otros, más introspectivos, bucearán en su psicología con el fin de elaborar sus contenidos internos para poder ser expresados de una forma armónica hacia el afuera.
Sea el caso que fuera, vemos que profundamente la persona siente que tiene que “formarse”, sean sus modales, sean la expresión de sus emociones hacia los demás, o sea su apariencia física que es la que causa la primera impresión que el entorno tendrá de nosotros.

Casa II.

Ceres tiene una manera particular de actuar donde alguien ve un hermoso pastizal donde recostarse a tomar sol, Ceres ve alimento en estado bruto, alimento que será distribuido y llegará en esa forma a muchas personas.
Los valores (Casa II) serán visto de la misma manera, habrá que realizar una elaboración de los valores que la persona hereda naturalmente de la cultura y, principalmente, los padres. He notado que la mayoría de las personas cuyos horóscopos muestran este emplazamiento, aparece una gran escisión en los valores, representados unos por el padre y otros por la madre. Curiosamente son hijos de una conjunción de valores que percibirá muy distintos unos de otros. Los valores de mamá son muy diferentes a los de papá. El destino aquí no le deja al nativo optar por uno y hacer caso omiso del otro.
La casa dos está también asociada al dinero, y “elaborar” el dinero es un sinónimo de generar ingresos mediante las inversiones. Estas Personas poseen un sentido especial para manejarse con el dinero, en general no les cuesta obtenerlo. Y si pasan por un momento de escasez tienen una gran habilidad para manejarse bien con pocos recursos.
Terminan siendo muy buenos economistas de lo cotidiano, son capaces de hacer grandes cosas con pocos recursos.

Casa III.

Se dice que la dispersión propiamente geminana no es una buena combinación con Ceres. Es verdad en un sentido, ya que elaborar implica paciencia, persistencia, orden, visión de conjunto y cierta rutina en la acción, elementos que suelen ser aspectos difíciles para lo geminiano o la casa III. Pero en otro sentido, la casa tres es la forma en que comunicamos, y creo que es posible elaborar un modo de comunicación que sea efectivo y de resultados. Y he notado que muchas personas con este aspecto tienen una habilidad genial para producir frases en sus discursos muy originales, y que tienen la función de diseminarse por su entorno rápidamente, uno se termina contagiando de ciertas “formas expresivas” que utilizan Estas personas, y así pasan de ella a otras personas nuevas maneras de expresar.
Naturalmente elaboran el discurso marcando en el su impronta personal. Puede también pasar lo contrario, puede aparecer el aspecto saturnino de Ceres, y sentir la persona que “habla mal”, o que a su expresión le falta magnetismo o claridad. Cuando pasa esto es cuestión de ponerse a leer, y a elaborar el discurso, ponerse a pensar en las palabras que usan comúnmente y reelaborarlas en frases distintas. Estas personas encuentran genial este ejercicio que las del primer caso hacen casi sin pensarlo, y de esta forma liberan una peculiar personalidad en sus discursos, que las más de las veces nos atrapa por original.

Casa IV.

La casa cuatro es la base que nos sostiene, de donde sale mucha de nuestra fuerza para enfrentar la vida. Ceres nos obliga a elaborar por nosotros mismos esta base. Y es así que en la mayoría de los horóscopos con este emplazamiento vemos que el nativo surge de una familia que posee ciertos problemas en torno a lo laboral, o bien problemas de escasez económica. En el primer caso la persona siente que tiene que elaborar por sí mismo una manera propia de encarar la profesión, sintiendo que no hay referente que sirva salvo su propia experimentación. En el segundo caso, el individuo suele sentir que no hay otra forma de vida sino conformándose con construir con lo que hay, y lo que hay es poco. Esta o es una posición fácil, también puede pasar que el basamento que se recibe de los padres para encarar el mundo de nada le sirve al nativo, teniendo que el mismo construir su propia base desde cero. En este caso, como en el caso anterior, habrá que buscar en Saturno una respuesta, porque será la relación del nativo con saturno la que especificará hacia qué lado de esta posición se orientará el nativo.

Casa V.

Ceres en esta posición nos impulsa a dar a conocer nuestro trabajo, a que nuestras elaboraciones trasciendan más allá de nosotros. Es por eso que la persona con esta posición suele imponer fuertemente sus creencias a sus hijos, aunque en el fondo, el trabajo de elaboración de Ceres en esta posición se refiere a elaborar la transmisión, nuestra capacidad para educar. Ceres nos dice que educar no es imponer nuestras creencias sino realizar un trabajo de síntesis entre las creencias del otro y las nuestras, que implique ir más allá de lo que cada uno cree de las cosas, y que a la vez incluya la creencia individual.
Esta posición impulsa a querer distribuir nuestra manera de ser y de considerar, como medio para afirmarnos a nosotros mismos. De ahí que es una posición que en algún punto va a implicar aislamiento, ya que muchas crisis tendrán que ver con el alejamiento de los demás debido a nuestra tozudez.
Independizarse de los demás para afirmar nuestras elaboraciones es el desafío de Ceres en esta casa.

Casa VI.

Ceres y la Casa VI es una buena combinación. Son personas muy eficientes, responsables, comprometidos y perfeccionistas con lo que hacen. Poseen una conducta admirable y seria para con lo que hacen. Llegan a tener un manejo del tiempo que hace que puedan sacar mucho provecho del mismo.
Es muy importante para estas personas trabajar, cuando dejan de hacerlo suele empeorarles la salud.

Casa VII.

Ceres en esta posición obliga a la persona a trabajar en conjunto con otros o con un socio/a. Es un desafío aprender a trabajar con otro porque tendemos a ser los dueños individuales de nuestros progresos, para estas personas con esta posición la tendencia citada será más fuerte, así como sus progresos entorno a lo laboral y profesional siempre serán mediante la ayuda de un compañero/a, el destino obliga a estas personas a reconocer tarde o temprano la importancia del vínculo para una mejor calidad en sus realizaciones, sean estas intelectuales, materiales o comerciales.

Casa VIII.

Estas personas elaboran de una forma ingeniosa y astuta. Con el tiempo se convierten en buenos estrategas. De ahí que los temas relacionados con lo oculto les llame muchísimo la atención, ya que siempre hay un fondo que no se ve. Para entender a fondo una situación es necesario indagar más profundo dice este aspecto. Suelen tener en cuenta para analizar cualquier cuestión o para tomar decisiones importantes los elementos que no están a simple vista. La elaboración se vuelve profunda, y busca en un orden metafísico la “explicación” o posible causa de todas las cosas. Muchos psicólogos poseen esta posición de Ceres, como sus fundadores: Freud y Lacan.

Casa IX.

La naturaleza crítica se hace presente con esta posición, tanto en su sentido positivo como en su negativo chismorreo. Suele en esta posición estar el trabajo hipervalorado, todo lo que conlleve elaboración y producción de todo tipo. Estas personas se cuestionan a sí mismas seriamente cuando sienten que no están produciendo lo que quisieran, o no se sienten útiles. Hay toda una filosofía del trabajo en estas personas, incluso las personas que sean religiosas priorizan el ritual religioso seriamente en su acercamiento a lo divino.

Casa X.

Aunque parezca lo contrario Capricornio y la Casa X no parece ser una posición fácil para Ceres. Si bien son personas muy trabajadoras, tienden a asumir todos los “lugares” posibles dentro de su profesión hasta llegar al agotamiento. Pueden ser muy exigentes consigo mismos o ser exactamente el opuesto de esto: conformarse con lo mínimo y preferir no estresarse por el trabajo. Sea un polo o el otro lo común es que el destino se las ingeniará para hacer que el trabajo sea un aspecto esencial de la vida de la persona.

Casa XI.

Esta posición nos habla de la importancia del grupo humano para producir logros y generar prosperidad. Y esto incluye por supuesto al grupo familiar en tanto sea unido por fines comunes como el ámbito laboral, una sociedad, o cualquier grupo que sea necesario para un bienestar común a partir de la elaboración de cualquier tipo.

Casa XII.

Aquí Ceres aparece en su trabajo arduo de separar la paja del trigo. Estas personas son capaces de pensar con claridad teniendo en cuenta una enorme cantidad de elementos sin marearse o perderse. Aunque muchas veces corren el riesgo de perder contacto con el plano concreto y volverse demasiado abstracto en sus consideraciones. Estas personas también tienen una clara tendencia a re-elaborar su pasado muchas veces; “es necesario trabajar el pasado personal y afectivo, y especialmente afectivo”, dicen estos nativos, que vuelven muchas veces hacia él para sintetizarlo más y más como si supieran que el pasado suele re-editarse en el presente. 


This post first appeared on Rafael Barrio, please read the originial post: here

Share the post

El Asteroide Ceres / Ceres en las casas

×

Subscribe to Rafael Barrio

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×