Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

LAS SABINAS VAN A BUÑOL



"Pese a la brutalidad de la garra que la sujetaba, Hersilia trataba de levantar la cabeza. Otros hombres, llevando consigo a muchachas que pateaban al aire, llegaban al pie de la escalera de Caco que unía el valle con la cumbre donde se ubicaba Roma. Oía la respiración jadeante de su raptor, sentía su manaza apretarle las muñecas. De una manera vaga la alcanzaban las súplicas infructuosas de las demás jóvenes, sus quejidos. Escuchaba también unas voces enérgicas que, desde lo alto, impartían instrucciones y animaban a los ladrones de Mujeres a subir más deprisa los escalones tallados en la roca. Sintió náuseas y vértigo. Alcanzada la cima y el poblado, Hersilia vio pasar a un gigantón llevando bajo el brazo a una de sus primas, la más frágil, la más bella. Su propio captor le gritó a ese hombre: “¿Dónde vas? ¿A quién la llevas?”  El hombre contestó: “¡A la casa del noble Thalasso!”
De "Mujeres de Roma. Heroísmo, intrigas y pasiones". 

Queridos amigos: esta tarde, en la Biblioteca Pública de Buñol, hablaremos de estas y de otras mujeres cuyas experiencias aún nos interesa conocer. Os esperamos.



This post first appeared on Mujeres De Roma, please read the originial post: here

Share the post

LAS SABINAS VAN A BUÑOL

×

Subscribe to Mujeres De Roma

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×