Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

¡Una victoria bien merecida!

Foto: Susan Ruggles

Desde que se originó en 2012, el Programa de Acción Diferida para los Llegados a la Infancia; DACA (Prefered Action for Childhood Arrivals) por sus siglas en inglés, 800 jóvenes indocumentados estaban protegidos ante la amenaza de la deportación.

DACA, una iniciativa del ex presidente Barack Obama, le permitió a inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos antes de cumplir los 16 años, que pudieran aplicar para no ser deportados. 

Luego de un cotejo profundo por parte de las autoridades federales, los recipientes de este permiso podían renovarlo por dos años siempre y cuando estuviesen trabajando o estudiando.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (Homeland Security - DHS) por sus siglas en inglés lo puso en vigor a partir de 2012.

La administración del presidente Donald Trump se pronunció en contra de esta de medida social y continuó presionando en las cortes siendo bloqueado en repetidas ocasiones.

Argumentos republicanos de índole racial expresaron desde 2016 que se premiaba la inmigración ilegal y que según ellos la pasada presidencia no tenía el poder para ejecutar una iniciativa social de esta índole mediante orden ejecutiva.

El Departamento de Seguridad Nacional en 2018, comenzó por establecer parámetros para aceptar permisos aprobados por dicha Ley p
oniendo en riesgo a por lo menos 20 mil recipientes de dicho programa, elegibles para renovarse.

Aun cuando intentaran pagar costos y penalidades no serían elegibles para obtener el permiso y así evitar la deportación.

Vale recordar que esta administración le negó rotundamente a inmigrantes haitianos cualquier tipo de elegibilidad. Sin olvidar que el presidente norteamericano se refirió Haití y África como países de mierda.

La administración intentó además consolidar cualquier tipo de medida social parecida haciendo cada vez más restrictivo los procesos con requisitos extremadamente difíciles de cumplir para los inmigrantes que intentaban legalizar su condición provisional en los estados.

En uno de los controvertibles tuits del presidente, este expresó: DACA está muerto.

Celebridades y personas de alto calibre como el Principal Oficial Ejecutivo de Apple, Tim Cook, se expresó consternado en contra de un presidente que insistía en eliminar la política pública de DACA.

En una entrevista con Chris Hayes por la Cadena MSNBC, en aquel momento el propio Tim Cook se manifestó ofendido y consternado por la amenaza a dicho programa por parte del Presidente de la nación norteamericana.

Se manifestó sumamente preocupado por esta ola de expresiones y acciones del Presidente Trump y manifestó todo su apoyo incondicional a los "Dreamers" y recipientes de DACA, quiénes sumaban aproximadamente 250 empleados en Apple.

En conclusión, en los estados totalitarios a través de su historia, la filosofía de clase y superioridad se basa en favorecer una raza.

Disimulado o no, desde el 2016 hemos sido testigos de un discurso inflamatorio que intenta equivocadamente devolverle los Estados Unidos a los norteamericanos. 

Ha querido sacar a los inmigrantes y destruir las Leyes que le han servido bien y han fortalecido a millones de familias que trabajan y estudian en una nación fundada por inmigrantes. 

Esa retórica ha socavado los cimientos de una sociedad que había superado por mucho los preceptos racistas y que vivía sosegadamente hasta que dio inicio esta presidencia.

Sin embargo, el pasado jueves, 18 de junio de 2020, el Tribunal Supremo de Estados Unidos revocó los intentos de esta administración para destruir a DACA.

En una decisión 5 a 4 cuyo voto decisivo fue el del conservador juez presidente John Roberts se destruyó finalmente los intentos de un presidente que desde 2016 ha probado ser racista.

En un marco histórico donde el asesinato de George Floyd ha creado un malestar mundial, este hecho en particular puso en entredicho a un presidente que no condena las aptitudes raciales. 

Aparte de ello poco antes de la decisión de DACA, el Tribunal Supremo validó los derechos civiles de personas y parejas del mismo sexo que viven angustiadas por su condición de género en un cuadro político que los estigmatiza y los discrimina desde la oficialidad más alta en la Casa Blanca.

A todos los recipientes del programa y los soñadores valga mi más sincero aprecio y felicitaciones.


This post first appeared on La Otra Cara, please read the originial post: here

Share the post

¡Una victoria bien merecida!

×

Subscribe to La Otra Cara

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×