Get Even More Visitors To Your Blog, Upgrade To A Business Listing >>

Repaso a una parte de la historia

Ernesto, estuvo en el sindicato vertical, ya saben aquel que Nada más era uno, y solo uno, muy unido. Tan unido que, no se dejaba que existiera otro. La realidad, es que la única unidad era la de los trabajadores en contra del sindicato.

Allí, en las catacumbas del sindicato, Ernesto, fue lo que se llamaba, enlace sindical, lo que hoy es representante de los trabajadores. Mucho más obvio la denominación actual.

Ernesto, se dedicaba a repartir panfletos a la entrada y salida de los trabajadores de las grandes empresas. En la Seat, Telefónica, y algunas otras que estaban ubicadas en la Zona Franca y en el cinturón industrial de la ciudad de Barcelona, lo que se conoció, más tarde, como cinturón rojo.

Entre corrida y corrida más de un palo, y de dos, se llevó Ernesto. El otro día me enseñó algunas de las señales que le han quedado.

Junto a otros enlaces sindicales, negociaban estrategias para defender propuestas de mejoras económicas, a través de los convenios colectivos, para los trabajadores del país. Eso si, las reuniones se debían llevar en la más oscura clandestinidad.

A Ernesto, todavía hoy, se le ponen los pelos de punta –los pocos que ya le quedan- cuando recuerda aquellos momentos.

Explica un caso que pasó en una de esas reuniones, en la que algún desalmado dio el chivatazo a las fuerzas del orden público, véase a los grises, de que había una reunión. Les dio tiempo a salir corriendo del lugar donde proyectaban manifestaciones y una huelga en apoyo a las deliberaciones del convenio colectivo.

La policía no logró darles caza a la banda terrorista de comunistas, marxistas, troskistas y otras lindezas a los que se denominaban a trabajadores que intentaban defender sus derechos laborales.

Ernesto fue uno de los pocos afortunados al que nunca llegaron a prender. No porque fuera más listo, sino quizás porque no se involucro tanto como otros, o simplemente porque no le toco. Como la lotería, nunca te toca, pero siempre hay alguien al que le toca.

Algunos compañeros de Ernesto, visitaron las dependencias de la Vía Layetana, en Barcelona, que era la Jefatura Superior de la Policía, incluso la Cárcel Modelo. Por cierto ahora la han cerrado. Lo hicieron como simples delincuentes.

Eran los años, del 1968 al 1975. Cantando una canción de Raimon, el broquel se estaba pudriendo. Aquel tiempo en que dando la dictadura los últimos coletazos el aparato del gobierno asesino a Puig Antich. Los responsables, puede que no directos ¿o sí? no lo se, ya en la democracia montaron un partido político, ustedes ya me entienden.

Por entonces se tenía que saber leer y leer entre líneas. Se debía saber interpretar lo que se quería decir, o decirnos.

Fue un periodo en que todos los trabajadores con mayor o menor intensidad ponían su granito de arena.

Eso sí, habían algunos, que se creían más listo que el resto y no paraban de decir, que lo que se hacía no valía para nada. Que nada cambiaría nada, que todo estaba atado y bien atado.

Ya ven, la cosa si cambio. Cierto que para ello tuvo que morir, por ley de vida, el dictador, pero cambio. A pesar de los entendidos que no se cansaban de declarar que, nunca nada cambiaría.

¿A que viene el qué, a estas alturas les suelte el recuerdo de batallitas, puede que de abuelo chocho? Pues les diré que viene a cuento a la moción de censura que se ha presentado contra el gobierno de un partido presunto corrupto, cuyo presidente de la nación lo es también presidente del partido presuntamente corrupto y que, no gobierna porque lo único que hace es intentar salvar el culo, ya que se lo van a poner colorado como el de alguna especie de monos.

Y también viene a cuento de esa clase de gente que les vota sin obtener nada a cambio y como los de antaño, no paran de decir que nada cambiará, que todos los políticos son iguales, que no vale la pena perder el tiempo, etc., etc.

Si que vale la pena, y si que cambiará. Si no es hoy, será mañana, pero cambiará. Se irán, unos a la cárcel y los más afortunados a su casa, todos con el culo colorado como alguna especie de monos.

Y no lo olviden, España, será Republicana, o no será. No lo digo yo, lo dice la historia. Léanla y verán como llegan a la misma conclusión.




This post first appeared on Mi Boina, please read the originial post: here

Share the post

Repaso a una parte de la historia

×

Subscribe to Mi Boina

Get updates delivered right to your inbox!

Thank you for your subscription

×